¿Qué tan bueno eres para relajarte, meditar, controlar tu respiración, encontrar tu centro, dejar los pensamientos a un lado y dejarte ir a veces a un mundo inexistente que no logras entender?
¿Es fácil para ti hacerlo, te llama la atención o mejor dejémonos de cuentos y sigamos con la vida acelerada que tenemos?
Pues bien, de eso va este artículo y otros que estoy realizado y que más abajo les cuento de que van. Este artículo se lo dedicaré a mi loca y nueva amiga Caro (otra Caro en mi vida, cada una tan diferente y maravillosa) que hace una semanas hizo un artículo sobre el tema llamado: «Meditation modo ON…»  y me comprometí a escribir mi experiencia.

Frase del artículo de meditación
Primero les diré la verdad, soy una mente inquieta. Constantemente llegan a mí pensamientos, sueños, ideas, locuras, palabras, canciones, imágenes, tontearías, preguntas, dudas, sugerencias, charlas conmigo mismas o con otras personas.
En fin, mis minutos dentro de mi misma, son una locura. Acallar todas esas «voces» no es sencillo, cuesta un montón.
Pero les diré otra verdad: cuando logras encontrar la «técnica» acallarlas se vuelve cada vez más sencillo, aprendes a enfocarte, a centrarte en una sola cosa.
¿Qué si lo logras a la primera o que te puedes demorar años en conseguirlo? Eso dependerá de cada persona.

¿Qué es meditar?

De esto es de lo que les hablaré en los próximos artículos, de lo que para mí es meditar. No esperes cosas técnicas, ni avanzadas.
No soy una experta. Compartiré mis experiencias contigo y si de ellas puedes sacar algo que te sirva, genial. Si solamente te deja dudas e inquietudes, mejor aún.
Pero eso sí no esperes la solución a tus problemas para meditar, porque eso no lo encontrarás aquí.
Así pues, en mis palabras (sean verdad o no, es otra cosa). Meditar es encontrar esa paz interior.
Es lograr escuchar tu voz interna (la voz del alma, que llaman algunos), aquella sabiduría que todos tenemos, pero que muchas veces ignoramos.
Es relajarse de tantas presiones, de tantos temores, del corre corre diario, de tantas locuras de la vida.
[su_heading size=»17″]Es un momento para ti, para estar contigo de una manera íntima y especial.[/su_heading]
Es permitir escucharte muy adentro y muy en el fondo. En otras palabras es conectar.

¿Cómo y cuándo llegó la meditación a mi vida?

Confieso que no he mirado qué dicen los que saben sobre qué es meditar. Sigo a muchas personas buenas en el tema que me han enseñado un montón de cosas y que te estaré recomendando en próximos artículos.
Espero no haberme equivocado mucho en mi definición. Tú seguro encontrarás definiciones en la web mucho más precisas y más acertadas, pero lo dicho, esto es para mi meditar y es lo que yo hago cuando medito.
Si quieres en los comentarios me cuentas ¿Qué es meditar para ti? y que tan equivocada ando yo con mi definición 🙂
Cuando vivíamos en Bogotá, Jaime tiene un tío al que le van todas estas cosas. Ese tío fue mi jefe durante muchos años y a veces llevaba cosas «raras» a la oficina.
Talleres de meditación, Talleres de Sanación Pránica, Relajación, en fin, cada cosa más rara que la anterior
Pues bien, yo que siempre he sido una curiosa de la vida, me meto en todo aquello que me «suena». Fue así como di mis primeros pasos en la «meditación» o al menos tuve contacto con algunas personas que la practicaban e intenté meditar.
Meditación sana
Luego, un tiempo después, entré a Clases de Shaolin Kung Fu, una técnica de defensa personal que me gustaba mucho y que enseñaba entre otras cosas su filosofía de vida, Chi Kung, Meditación, cocina vegetariana y muchas cosas más.
Era genial pasar las tardes o mañanas con ellos y aprender de su estilo de vida y su filosofía. Con ellos aprendí un montón sobre el tema de las almas, de la vida después de la muerte.
Sus pensamientos eran muy parecidos a los míos y también, desde luego, aprendí sobre meditación y relajación, además de dar algunas patadas.
Ahí fue donde me di cuenta que yo era muy mala para esto de la relajación, pues me costaba mucho concentrarme, cerrar mi mente y desconectar mi alocado y caótico mundo.
Fue muy difícil, a veces lo lograba, otras veces no podía, pero siempre seguía intentándolo.
Después de un tiempo, dejamos Bogotá, nos fuimos para Sevilla y con el cambio se dejaron de hacer cosas, yo dejé de practicar hasta el punto de olvidarlo.
Como todo en esta vida, sino practicas, te olvidas.
Un tiempo después llegamos a España, allí descubrimos personas interesantes en el mundo esotérico. Masajes, Meditación, Terapias alternativas, un sin fin de opciones maravillosas y ahí empecé de nuevo. Cursos de Reiki, Técnica metamórfica, Registros Akashicos, Conexión con tu menstruación y/o útero, yoga y podría seguir…
Muchos talleres, cursos, terapias, sobre temas muy interesantes que me enseñaron técnicas de meditación y relajación, entre otras cosas.
Cada una de esas técnicas, talleres, terapias o cursos te enseñan cosas diferentes, enseñan formas de pensamiento y vida, además de darte pautas para conectar contigo mismo.
De alguna manera cada curso ha llenado expectativas de mi vida, ha llenado vacíos y me ha enseñado bastante.

¿Cuál es la técnica perfecta para meditar?

Particularmente, hay días que me gusta estar media hora meditando, con música de fondo o una meditación guiada, que son mis favoritas y a veces duran mucho más.
Otras veces (la mayoría) no requiero música, ni sahumerio, ni estar con cierta ropa o en cierta posición. He logrado conseguir acallar mi mente concentrándome en la respiración,  dejándome ir.
Desconectándome del aquí y el ahora e ir donde tengo que ir. No requiero más de 10 o 15 minutos para ello y normalmente lo utilizo para concentrarme y cuando tengo muchas voces en mi cabeza. Esto me ayuda a focalizar y sobre todo «escucharme». Luego puedo seguir teniendo un día mucho más productivo.
No sabría decirte, yo he tenido muchas experiencias, algunas mejores que otras, pero decirte la fórmula secreta es una mentira.
Lo que funciona para mi, puede que no funcione para ti y viceversa. Somos un mundo con creencias e ideas diferentes.
Es difícil dar una receta mágica, pero te diré que aunque yo no lo practico con juicio todos los días, siempre encuentro una situación o un espacio de mi vida para hacerlo. Hay personas que se toman una hora para meditar, otras 40 minutos, otras 30, otras 20, otras 15, otras con 5 minutos tienen.
Lo dicho cada persona es un mundo.
Meditar es gratis
A veces, mientras me baño medito. ¿Quien dijo que estando en la postura de Vairochana es la única forma de meditar que existe?
Es verdad que para muchos puede ser la mejor y la más «correcta», pero no olvides que tú marcas tus pautas, tus necesidades y si te sirve más estar acostado, en la ducha, en el bus, con música de fondo, en la algarabía de un lugar público después del almuerzo, ¿Qué más da la posición que adquieras? Lo importante es conseguirlo, hacerlo y sobre todo practicarlo. 
Con esto, no quiero decir que no crea en las técnicas de meditación, ni en las posturas, ni en la música tan linda con la que puedes meditar, ni en los olores de sahumerio que puedes poner para conectar, ni en los altares, paisajes y lugares especiales.
Claro que creo y he llegado a utilizar todo eso. Me encanta. Pero también creo en el poder de la mente, en poder desconectar cuándo quieras, dónde quieras y siempre que lo necesites.
No te coacciones tu mismo a meditar siempre en la misma posición, en el mismo lugar a la misma hora, porque el día de mañana las cosas cambian y no podrás volver a meditar igual. A mi me pasó.
Cuando salí de la clases de Shaolin y nos fuimos para Sevilla ya no era lo mismo, ya no podía meditar igual y a la final lo dejé. Porque no me funcionaba. Por eso cuando llegué a España y descubrí tantas terapias y cosas para hacer, las quise hacer todas y me faltaron un montón. Porque lo que me interesa de todo esto, es encontrar mi técnica y hacerlo a mi manera.
No que alguien me diga cómo lo tengo que hacer.

¿Lo he conseguido?

A veces sí, a veces no.
Estoy trabajando en ello cada que puedo. Lo que sí es verdad es que he mezclado lo aprendido, he creado mi propio mundo en «modo on» como le dice Caro y me funciona, la mayoría de las veces. Pero lo dicho, no quiere decir que te vaya a funcionar a ti.
Tener una guía, una técnica y un ritual para meditar no es que sea algo malo o no debería existir, claro que no digo eso. Solamente que no te limites, aprende a meditar con todo ese «ritual» y luego medita en un parque, en una montaña, abrazando un árbol, sentada en el bus, con gente al rededor.
Aprende a desconectar en cada momento que puedas. Ahí es donde descubrirás que has aprendido (al menos así lo creo yo). No tienes que hacerlo en la intimidad de tu hogar, con todos los adornos necesarios para que funcione.
Puedes meditar, relajarte y desconectar en cualquier momento del día, en cualquier lugar.
Así pues, mi invitación es a que conectes contigo, con ese ser que tienes dentro y que a veces no escuchas, porque las otras voces hablan más fuerte. Si te interesa voy a realizar otros artículos contándoles mis experiencias con la meditación en las diferentes terapias que he realizado.
La idea, obviamente, es hablarles de ellas, hace tiempo he tenido ganas de hacerlo pero no había encontrado cómo enfocarlo.
Ahora creo que puedo hacerlo. Por lo que empezaré a hablar de Sanación Pránica, Chi Kung, Reiki, Técnica metamórfica, Registros Akashicos, Conexión con tu menstruación y/o útero, Meditación en luna llena, Meditación al cambio de estación (estos creo tienen un nombre más bonito, lo buscaré) Meditación con yoga… Y al final, si aún estás interesado (a) y te ha gustado lo que has leído tal vez te cuente cómo he mezclado todo esto y he hecho mi propia técnica.
El yoga no es para todos
Caro, lo siento, creo que terminé haciendo una cosa completamente distinta a lo que tenía pensado en el comentario que hice en tu blog, pero bueno.
Es lo que hay en esta mente loca que a veces dice una cosa, piensa otra, escribe una cosa diferente y, lo peor, termina haciendo algo completamente distinto 🙂

¿Qué tal si me cuentas cómo meditas?¿Te gusta meditar o no te van estos cuentos? ¿Quieres contarme alguna experiencia o quieres hacerme alguna pregunta? Ya sabes lo que tienes que hacer…

Si no sabes cómo meditar o tal vez nunca lo hayas hecho hasta ahora, te recomiendo este curso online preparado por Miriam Martín donde aprenderás sobre Mindfulness en 21 días y meditación guiada. Te aseguro que está genial.

42 comentarios

  1. A mi si me gusta la idea de la meditación, porque el cuerpo descansa y creo que si descansa la mente el cuerpo igual creo que estoy aprendiendo un poco hacerlo y cuando me sale bien lo disfruto mucho asi que despues me dare la oportunidad de probar la meditación que nos comparte.
    Saludos.

    1. Guapa, nada como cuando te sale bien algo que estás haciendo, pero como en todo, la meditación se logra con mucha práctica, así que ánimo a seguir practicando y verás que cada vez lo logras más rápido 🙂

  2. Madre mía tu post me viene al dedillo porque llevo una temporada muy estresanda!!! Y necesito relax, meditar… creo que el único momento en el que relajo un poco es cuando estoy tumbada con mi manta y con el ordenar escribiendo mi blog me da paz aunque sea solo a ratos porque ahora con el trabajo… pues poco tiempo..

  3. Ni te imaginas lo bien que me ha venido leer este post justo en una semana en la que me he propuesto tener tiempo para mí, tiempo de verdad y tiempo de calidad lo que incluye esto que propones: la meditación. Porque yo sí creo que desconectar un tiempo, el que tú te permitas, es genial para proseguir con más fuerzas así que espero poder poner esto a prueba aunque sea empezando por desconectar antes de dormir.. un besazo!

  4. Me sentí muy identificada cuando dices que eres una mente inquieta, ja ja somos dos. Meditar debería de ser una ley de vida para todos, para el desconectar y centrarme en mi tienen grandes beneficios.
    Enamorada de este post que va muy relacionado con mi estilo de vida.
    Saludos.

  5. Hola Diana
    La verdad es que nunca he hecho técnicas de relajacion, en mi caso me relaja la musica o hacer mucho deporte y despues la ducha o un baño caliente que te deja como nuevo.

  6. Llevo algún año ya que empecé con el Reiki y a partir de ahí comencé con la meditación, pero tengo que reconocer que a pesar de la falta que a mi me hace, no consigo encontrar esa técnica que me ayude a dejar mi mente en descanso, ella nunca descansa, todo el tiempo pasan mil cosas por mi cabeza y a veces me levanto de la meditación más extresada, me solía poner música, velas, incienso, pero mi casa es una casa de 8 personas y de locos jaja, asiesque terminé por dejar de hacerlo porque no he encontrado la forma de quedarme sola conmigo. Un saludo.

    1. Uhmmm guapa hay que buscar y encontrar la manera, no siempre funciona una técnica especifica, pero si realmente es algo que te gusta y que crees puede ser beneficioso para ti te animo a no desistir. Un abrazo 🙂

  7. Medito todos los santos días desde que me acuerdo. No necesito ningún lugar especial para desconectar, es natural en mí. Tanto es así, que muchas veces, me tienen que hablar en voz alta o moverme para reaccionar. Dónde voy cuando no estoy, pues a un lugar tranquilo en donde solo escucho mi voz, técnica ninguna, ni siquiera sabía que existían, solo he oído hablar del Reiki, te seguiré leyendo…

    1. Guapa qué pasada, muy bien, me encanta descubrir que hay personas que conectan tan bien y que disfrutan con ello. A seguir porque la verdad que mejora mucho nuestra vida. Así que gracias por contarnos tu experiencia preciosa. Un abrazo 🙂

  8. Yo nunca he meditado pero la verdad es algo que me llama bastante la atención y tras leer este post tan completo, siendo sincera no creo que tarde demasiado en probarlo. Un saludo.

  9. Alguna vez cierro los ojos y medito decisiones y cosas. Me quedo tan agusto, que a lo mejor a los 15 minutos caigo dormida y me levanto con el chip cambiado.

  10. La verdad es que me recomendaron el midfundes y las veces que lo he probado no puedo ir que me haya ido bien, me pongo de los nervios a mi meditar me va fatal, o me quedo dormida o acabo tirándome de los pelos por lo que admiro a la gente que lo consigue porque yo soy un desastre

    1. jajaja guapa, es una técnica que requiere mucha práctica y paciencia, no se logra a la primera, es verdad y tampoco a la segunda, se requiere mucho trabajo, así que no te desanimes y ánimo. Sigue inténtandolo, seguro lo conseguirás a la final 🙂

  11. Hola guapa!! en general me cuesta mucho desconectar así que las veces que he intentado meditar o hacer algo parecido no me ha servido para nada. Lo mismo tendría que emezar haciendo algo guiado o algún curso antes de tirarme a la piscina. Besos!!

  12. Hola Diana,
    La vida me ha llevado a la meditación sin yo saberlo. Nunca lo he hecho (¡meditar!), pero cada día tengo más interés (y -3 de idea sobre cómo hacerlo), así que seguro que me vienen de lujo estos posts.
    Me atrae bastante la idea de tu meditación DIY y ya tengo ganas de leer más.
    Un abrazo,
    Javier

    1. Javier, pues meditar es genial. No te diré que es algo fácil, a mi me costó un montón y hay días que me cuesta mucho. Pero te aseguro que vale la pena.
      Un gran abrazo y gracias por tu visita 🙂

    1. jajaja es normal, al principio siempre pasa, pero llegará un momento en que sabrás cuándo te vas a quedar dormida y podrás controlarlo. No es algo sencillo, pero se puede 🙂
      Además al final de la meditación, quedas tan relajado que a veces te dan ganas de dormir 🙂

  13. Ay! que bonica!! Me ha encantado, era justo lo que esperaba de tí, así que no te martirices pensando que no cumpliste!Lo has superado con creces.
    Yo también estoy introduciendo la técnica de acallar la mente en cualquier situación, sobretodo en el trabajo que en ocasiones se me va la pinza con tanto estrés.
    Muchísimas gracias por hacer este post! Eres genial!<3
    Chu!!

    1. Gracias a ti por la inspiración, no creo que me hubiese motivado a escribirlo (al menos pronto) si no fuera por la presión jajaja
      Un abrazo señorita y espero sigamos aprendiendo a acallar nuestra mente, porque cosas por ahí es lo único que hay para distraernos 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.