Llevo semanas hablando sobre productividad, su importancia y el porqué deberíamos tener hábitos que nos ayuden a conseguir una mejor calidad de vida. Soy una convencida de que el tener buenos hábitos, constancia y sobre todo una idea clara sobre lo importante que es ser productivo nos puede ayudar muchísimo a ser eficientes, ágiles y sobretodo tener tiempo libre para dedicarlo a algo que nos apasione.
Para poder ser productivos debemos trabajar muchas cosas, entre ellas la focalización es por ello que hoy tengo una invitada muy especial (que se presentará más abajo) quien ha realizado este artículo para ti donde te habla de hábitos saludables para encontrar foco. Espero lo disfrutes y me cuentes qué te parecen estas sugerencias.
[su_divider text=»Subir» divider_color=»#aa38b5″]
Puede que hace mucho leas Superhábitos o que esta sea la primera vez que nos leés. Así que me presento como se debe:
Yo soy Lucía, una de las 4 personas que formamos Superhábitos. Nos apasiona ayudar a jóvenes a desarrollar hábitos para emprender y disfrutar más de su vida. Mi especialidad son los hábitos para simplificar, equilibrar y comunicarse, creo que esos son los que te dan libertad y foco: permiten identificar qué es lo más importante y eliminar lo demás.
De ahí que hoy voy a compartir con ustedes 8 hábitos de foco que he ido identificando 🙂
[su_divider text=»Subir» divider_color=»#aa38b5″]
Venimos escribiendo sobre los hábitos aplicados a todas las situaciones que se te ocurran: para controlar situaciones, para despertarte temprano, para concretar los objetivos, para emprender y estudiar, para hacer ejercicio, para hablar en público, para organizarte, etc.
Pero antes de entrar en tema, y para que aproveches las herramientas de este artículo, me gustaría retomar las bases e identificar qué son los hábitos y cuáles son sus potencialidades. Después vamos a pensar por qué es importante encontrar foco y cómo los hábitos nos pueden ayudar en ese camino 🙂

¿Por qué hábitos?

Los hábitos son acciones repetidas que, luego de un tiempo, se vuelven naturales y las internalizamos. La repetición genera cambios profundos. Por lo tanto la mejor metodología para desarrollar hábitos es repetir y persistir hasta que se vuelve natural.
Creemos que lo correcto es aquello que es natural y simple, y los hábitos lo son. Por eso pensamos que son la mejor herramienta que cualquiera de nosotros, con solo decidirse y persistir, puede desarrollar.
En algún momento les hablé de que:
Se puede consolidar un hábito (y de hecho es la única forma de hacerlo) trabajando de manera constante, ejercitando un poquito todos los días.
Los hábitos que son coherentes con los principios naturales, nos hacen más libres.
Esos hábitos correctos nos permiten mantener el foco en lo importante y no dejarnos distraer por las urgencias cotidianas.
El desarrollo de los hábitos forman parte de una concepción integral de las personas: somos personas completas con diferentes dimensiones: física, emocional, mental y social. Con los hábitos correctos somos capaces de mantener el equilibrio entre esas dimensiones que nos conforman: a nivel interno entre nuestras emociones, deseos, sueños y miedos, como también entre las decisiones, actividades del día a día y nuestros objetivos a largo plazo.

Por qué es importante enfocar

Enfocar es importante siempre, para todo. Suena fundamentalista, pero creo que es aplicable a distintas situaciones:
Para tener buenos vínculos: no podemos pretender tener una relación de profunda confianza con alguien que nos importa si no le dedicamos tiempo de calidad, y cuando estamos con esa persona a su vez estamos pensando en cosas del trabajo, en lo que vamos a hacer más tarde y atendiendo el celular o los mensajes por whatsapp o redes sociales. Para tener buenos vínculos es importante enfocarnos en la otra persona, compartir e invertir tiempo de calidad, escucharla atentamente y estar ahí 100% para ella.
Para que no se nos queme la comida: ¿nunca te pasó estar haciendo tres o cuatro cosas a la vez y que una de ellas sea cocinar y que por estar a cuatro manos se te queme el almuerzo? Si haciendo las cosas así, nunca se te quemó la comida, ¡por favor escribíme y contáme tu secreto! 😉
Para hacer bien nuestro trabajo (en este nos vamos a centrar): sea cual sea la actividad que emprendemos, no podemos esperar tener los mejores resultados si no nos enfocamos en lo más importante y dejamos de prestar atención a lo que no es importante y a lo que nos distrae.

Hagas lo que hagas, necesitás foco

Las energías y concentración que requiere crear cosas (como escribir, diseñar, planear) son distintas que las que te demanda el comunicarte con otros. Por eso, los hábitos de foco que vamos a desarrollar ahora son hábitos clave para manejar las distracciones y estímulos permanentes (internos y externos) y para poder crear espacios y momentos para cada cosa.
Beneficio extra: más allá del celular y las redes sociales, el simplificar y enfocar te da una inmensa tranquilidad interior.

Los 9 hábitos de foco

[piopialo vcboxed=»1″]El foco nos sirve para ser efectivos, tener mejores resultados y estar más tranquilos y saludables[/piopialo]
Las distracciones no son malas en sí mismas, pero con estos hábitos podemos manejarlas y pasar más tiempo creando lo que nos importa y no divagando por cosas que no nos llevan a ningún lado, que no nos hacen bien (ni física ni mentalmente) y nos mantienen lejos de lo que nos importa. Conocerse a uno mismo es esencial. Saber qué cosas nos cuestan más, cuándo nos distraemos y por qué. A partir de ahí usar esos disparadores para desarrollar nuevos hábitos.

#1 Saber qué es importante y recordártelo

Para comenzar el día enfocado y mantenerlo, es importante que en ese primer momento de meditación y reflexión, te plantees qué es lo más importante que querés lograr ese día. Seguramente vas a hacer más de una actividad en todo el día, pero es importante que mantengas claro cuál es LA MÁS importante de todas.
Algo que me está sirviendo mucho a mí es la aplicación Momentum en donde podés poner qué es lo más importante de tu día y a su vez anotarte e ir tachando las pequeñas tareas del día. Es simple. Y muy efectivo.

Aplicación Momentum
Así se ve el Momentum, inspirador ¿no?

#2 Dejar ir

Aprender a dejar ir algunas cosas ayuda a encontrar foco.
Dejar ir la necesidad de estar enchufado todo el tiempo.
Muchas veces me veo tentada por revisar las redes sociales y confieso que me siento un poco importante cuando recibo mensajes o tengo muchas notificaciones. Necesitas empezar a encontrar formas de ser más productivo con las redes sociales.
Dejar ir la ansiedad por responder todo al instante.
Es muy importante dejar ir la necesidad de responder automáticamente porque eso nos genera ansiedad y nos desequilibra: tenemos que saber equilibrar el yo con los otros, esto no quiere decir aislarse o demorar una semana en contestar (esto perjudicaría los vínculos seguramente). Se trata simplemente de tener un espacio para trabajar enfocados, y luego espacios para comunicarnos con otros, ayudar y estar para otros.
No podemos ayudar si no estamos bien nosotros. No podemos disfrutar de estar para otros si sentimos que tenemos frustrados nuestros proyectos personales.
Dejar ir la necesidad de seguridad, de que todo sea perfecto.
Desprenderse de las grandes expectativas ayuda a avanzar y persistir, re-encontrar foco cuando lo perdemos y no frustrarnos.
¿No te pasó alguna vez sentir que no lográs concentrarte en algo y te frustrás tanto que es más difícil retomar la concentración, hasta que termina el día y no estás ni enfocado ni contento?
No va a ser todo perfecto todo el tiempo, no vas a estar enfocado las 24hs. del día. Lo más valioso es que te comprometas a tratar de volver todo el tiempo, en vez de lamentarte y frustrarte por haberte distraído un rato.

#3 Meditar

Meditar es fantástico para comenzar el día, para recuperar foco, para bajar la ansiedad, etc. Es el hábito más importante para cambiar otros hábitos y para simplificar y mirar la vida de manera más profunda.
Cuando estamos en medio de apuros, distracciones, muchas actividades, meditar nos ayuda a despegarnos de la sensación de urgencia y caos, observar lo que nos pasa y lo que pasa a nuestro alrededor de forma más plena.
Te recomiendo identificar un disparador (los primeros minutos cuando te levantás, cuando te sientas muy agobiado o nervioso), hacerlo unos minutos por día y en momentos clave.

#4 Tener una rutina personal

Se trata de una serie de actividades o acciones que se repiten periódicamente. Podés tener tus rituales para distintos momentos:
Para comenzar el día: meditar, un buen desayuno, un momento de reflexión y preparación para el día.
Como un as bajo la manga para re enfocar cuando te descarriles durante el día. El Momentum sirve acá, o también tener papelitos o alarmas que te recuerden algo. Salir a caminar una vuelta a la manzana para destrabar, etc.
Momentos de ejercicio diarios, el ejercicio es clave para encontrar equilibrio. Ayuda a renovar energías, a que el cerebro funcione mejor, nos sentimos mejor y nos vemos mejor. Acá podés ver cómo comenzar a hacer ejercicio (y que dure en el tiempo).
Tiempos para alimentarnos bien: hacernos tiempos para cocinar, para ser conscientes de lo que comemos, disfrutar del sentarse a la mesa y compartir con otros, y no estar a las corridas. Esto nos da equilibrio, nos ayuda a tener más energías. Comer más despacio también ayuda. Es cuestión de encontrar una manera de comer que nos haga bien y hacernos el hábito de mantenerla. Acá te dejo una alternativa interesante.
Para el final del día: escribir un diario, leer algo relajante.
Lo importante de que te generes tus rituales y les asignes momentos especiales, de esta manera podés dividir tu día y actividades de forma equilibrada: tener un momento para cada cosa (para crear, para descansar, para divertirte, para estar con otros, para trabajar duro, momentos de quietud y reflexión). Separando las actividades en distintos momentos, estos se potencian entre sí.

Amaneceres espectaculares
Uno de mis rituales más importantes y lindos es el de la mañana, entre otras cosas, disfruto de fantásticos amaneceres. Esto sólo ya es súper motivador.

#5 Desconectarte cada tanto

Desconectarte del mundo on-line te conecta con tu vida real.
El problema no es la tecnología, ni Internet (nosotros amamos Internet porque nos permite estar escribiéndote y que nos leas estés donde estés) sino los hábitos que nos mantienen enchufados permanentemente.
El hábito de desconectarte es físico y mental: apagar la computadora pero también desenchufar la mente de eso.
Además, manejar la ansiedad por revisar las redes sociales. Cómo:
Un momento de desenchufar por día, puede ser un horario para apagar Internet y la computadora, o una hora al comenzar el día.
Al menos una vez al día hacer algo afuera.
En vez de hablar por teléfono 1 hora, o chatear dos horas, invitar a un café a alguien y conversar cara a cara.
No tener todo el tiempo el celular encima (aunque tu mamá reniegue un poco porque no respondés).
Usar programas de bloqueo, como Workrave. Muchos en la Comunidad lo usan y obtienen resultados geniales porque los obliga a hacer recreos entre bloques de trabajo y sirve para manejar la conexión (el Rescue Time y StayFocused son muy buenos).
Cuando vayas en el colectivo o el tren, o estés sentado en alguna sala de espera, no estés con el celular. Buscá la mirada de alguien y conversá, o mirá el camino, el cielo.

#6 Reducir (centrarse en menos permite crear más)

Elegir qué es lo que nos importa y nos ayuda a hacer mejor las cosas y eliminar lo demás.
Hacélo simple, no necesitás estar en todas las redes sociales, ni leer todos los diarios, artículos, blogs y libros que aparecen. Elegí lo que te potencia y te sirve, lo demás descartalo. Elegí los blogs o sitios que te inspiran y te ayudan a hacer mejor tu trabajo.
Reducí también lo material, que te ayuda a no estar preocupado por cosas, por limpiar u ordenar, y te libera la mente para hacer tu trabajo de la mejor manera.

#7 Desocupáte

Descansá, dormí bien. Tené momentos para recargar las baterías. Lo que sea que te sirva pero tené momentos de tranquilidad, de no hacer.
Dejá espacios libres en tu horario. No te sientas mal por no hacer nada, o no tener nada planeado. [piopialo]No tenés que estar “haciendo cosas” todo el tiempo.[/piopialo]
Los momentos de no hacer te liberan de la necesidad de correr o llenarte de actividades y te potencian para que cuando tengas momentos de hacer funcione mejor. (*)

Desocupate y disfruta de la playa
Estar ocupado no es lo mismo que avanzar. Desocuparse es una buena forma de encontrar foco

#8 Distraéte

Qué contradictorio ¿no? Te di hasta acá 7 hábitos para no distraerte y encontrar foco, y ahora te digo que te distraigas…
En general nos enseñaron que estar muchas horas sentados estudiando es sinónimo de saber más y aprender más, o que si pasamos el día entero trabajando y no jugamos videojuegos quiere decir que somos personas responsables que van a llegar lejos en la vida. Además, aprendimos que distraerse es lo contrario a estar concentrado y hacer algo útil.
Bueno, no es tan así.
Distraerse es distinto de estar concentrado en un objetivo puntual, y te permite vagar por ideas o siguiendo tu intuición y sin un objetivo fijo. Esto no es un problema, el problema de si no logramos lo que queremos o si aprendemos más o menos está en nuestros hábitos y en el equilibrio que tengamos.
Muchas distracciones nos sirven para descansar, sacudir un poco la mente que estuvo un rato enfocada en un tema y abrir la mirada a otras cosas.
En momentos de distracción se nos ocurren las mejores ideas y nos inspiramos. Las ideas más locas y creativas para el blog se nos ocurrieron caminando, viendo algún video divertido, charlando con amigos o en la ducha.
[piopialo vcboxed=»1″]Además, si no hacemos cosas divertidas por más foco que tengamos la vamos a pasar mal[/piopialo]
Yo amo mi trabajo, amo escribir y todo lo que hago en Superhábitos, pero si no me genero momentos de diversión y distracción, si en las reuniones con los chicos no nos distraemos un rato para hacer algún chiste, por más que ame lo que hago se puede volver monótono y desmotivador.
Hay que relajarse, tener paciencia, y desarrollar los hábitos sin esperar la perfección, sino tratando de mejorar un poco cada día. Pero lo más importante es disfrutar del proceso.
Mientras hagas lo mejor que podés, nada grave puede pasar. Se trata de encontrar un equilibrio, enfocarse pero no encerrarse.
Todos necesitamos enfocar para lo que sea que emprendamos. Estos hábitos pueden hacer una diferencia enorme en tu vida como la hacen en la mía 🙂
Es simple, pero no por eso fácil. (Si fuese fácil no sería divertido 😉 ) Requiere compromiso y paciencia. Pero el crecimiento que trae a la larga lo vale.
[su_box title=»Participa >.<» box_color=»#dec6f8″ radius=»5″]¿Qué te parece? ¿Cuál de estos 8 hábitos de foco es el que más te gusta o te sirve?[/su_box]
¡Muchas gracias Diana por el espacio! Espero que estas herramientas e ideas les sirvan a todos y genere aunque sea un pequeño cambio en sus vidas 🙂
(*) Si te interesa profundizar en el tema de hábitos de organización para emprendedores, podés sumarte a esta lista y recibir toda la información del Curso que lanzaremos en un par de semanas 🙂 ¡Te esperamos por allá!
@LuciaSerranoP
[su_divider text=»Subir» divider_color=»#aa38b5″]
Espero hayas disfrutado mucho de este post tanto como yo y sobre todo que hayas sacado nota de tantos consejos e ideas que nos da Lucía para enfocarnos y ser mucho más productivos.
A mi la verdad me ha encantado y creo que me quedo con varias ideas para seguir aplicando con más «juicio» para poder llegar a convertirlos en un hábito que me ayude a ser mucho más productiva.
PD: No se asusten por los acentos, Lucía es argentina. He dejado el texto tal cual lo ha enviado porque me encanta la diferencia en la forma de hablar y de escribir que tenemos, aunque hablamos el mismo idioma. No creo que haya problema en entender algo, aunque si es el caso, por favor comentalo y te ayudaremos con el mayor de los gustos 🙂

13 comentarios

  1. Hola!! muy buenos los consejos, yo tendría que aplicar algunos porque normalmente estoy siempre enchufada a los chismicos que tienen internet y me quita mucho tiempo de otras cosas. Besos!!

  2. Me han encantado todos tus consejos, me los apunto y me quedo por aquí. Me parecen muy interesantes todos vuestros artículos 🙂
    Un besazo!

  3. Pingback: SIMPLIFICAR COMO MULTIPLICADOR PARA EMPRENDER | Dalequedale.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.