¿Agüeros el 31 de diciembre? ya lo he dicho antes, soy más de 31 de diciembre que de 24 y es que me encanta celebrar el final de un año y el inicio de otro.
No es que la Navidad no sea especial, lo que pasa es que los 31 me trae buenos recuerdos.
Para mi, el 31 no es solamente la «fiesta» o estar con los amigos esa tarde en el desfile de años viejos, tirarnos agua y maicena hasta más no poder y quedarnos hasta las 7 de la mañana del día siguiente, seguir la rumba yendo a un lago o haciendo un asado. Nada más lejos de la realidad, ya eso es historia pasada y muy buena, por cierto.
Para mí la magia del 31 radica en todos esos buenos deseos que surgen ese día, en los rituales o agüeros de fin de año, que llaman. En despedir un maravilloso año y darle una buena entrada a otro.
Porque por más difícil que haya estado el año, por más personas que hayamos perdido, por más tristezas que nos haya dado el año que acaba, seguramente algo bueno hemos aprendido y en ese momento, ese 31 de diciembre, uno lo que hace es llorar por las cosas malas, recordar las buenas y celebrar tener la oportunidad de seguir aprendido.

Cómo se vive el 31 de diciembre en mi casa

Tradiciones de fin de añoEn mi casa se celebra más el 31 que el 24.
Debe ser porque ya no hay niños. Así que desde que mis hermanos crecieron, el 31 es para estar con mis padres y en especial, es para hacer rituales con mi madre.
Todos aquellos agüeros, de los que seguro has escuchado hablar, nosotras los hemos hecho.
Se convirtió el 31 en un momento mágico sin pensarlo y cada año buscábamos qué hacer para despedirlo.
Les diré que me he bañado a media noche con champán, en Sevilla con ese frío y sin calentador en casa, ¡sí señora! Ese año me fue genial 😉
Comer las uvas es algo que hacemos sí o sí. Creo que la única vez que he logrado comerlas todas fue en Madrid, en la celebración del año nuevo con nuestros amigos mexicanos y eso porque las uvas eran diminutas y no tenían pepas. Lástima que de esas no se ven en Sevilla 😀
Nos hemos puesto ropa interior amarilla y/o roja, y no se imagina el problema que es encontrar de ese color en diciembre… Sí señoras, no hemos sigo las únicas que buscan ese color en esa época (o siendo honestas del 30 al 31 de diciembre) 😀
Comer lentejas también lo hemos hecho. En cuanto a esto, lo que aún mantenemos, no es comer las lentejas es meter lentejas crudas en los bolsillos.
Así el dinero no faltará durante el año. El problema, es que durante varios días después o meses si te digo la verdad (por más que laves la ropa) seguirán saliendo lentejas de tus prendas 😀
Para que no falte el dinero, también mantenemos un billete en el bolsillo de alta denominación o de otro país 🙂31 de diciembre Agüeros
Hemos corrido con la maleta al rededor de la manzana. Recuerdo que era mucho más joven, cuando tenía estado físico. Ahora lo hago y creo que si mucho llegaré a la esquina 😀
En mi casa siempre se hacen sahumerios ese día, es bastante común limpiar la casa por dentro y por fuera 😉
A veces hacemos una especie de altar en el comedor, con lo que se tenga. Se colocan las uvas, espigas, y a veces granos (como arroz, lentejas, frijoles) que hayan en casa.
Además, antes de media noche, por ahí a las 11:30, empezamos a escribir en un papelito los deseos para el próximo año, o que bien podrían denominarse como los sueños que queremos cumplir.
Antes de las 12 miramos el papelito del año anterior y revisamos qué hemos cumplido. Luego lo quemamos cuando el año se ha acabado.
Esto lo leímos una vez hace muchos años y es un ritual que aún mantengo y me encanta.
Mucha gente escribe sus sueños y los quema ahí mismo, nosotros quemamos los del año anterior y los del siguiente año los guardamos. Normalmente en la billetera.
Desde que vivo fuera del país cada 31 es diferente. El 31 de diciembre del 2009 y 2010 lo pasamos en Suiza con la familia de Jaime. Allí lo celebramos con una comida y en compañía de familia y amigos.
Uno de esos años, nos fuimos a bailar salsa. Fue interesante hacer ese plan en Suiza.
El 31 de diciembre del 2011 lo pasamos en Madrid, veníamos de pasar Navidad en Polonia con nuestros amigos Mario y Ewa y pasamos este día en compañía de nuestros amigos mexicanos.
El 31 de diciembre del 2012 lo pasamos nuevamente en Colombia. Como siempre, con mi familia. Hicimos una gran comida, invitamos amigos y familiares y la pasamos muy bien.
Con mi madre hicimos el típico ritual de los deseos, tomar champán y comer las uvas. Después de 3 años, volver a pasarlo en casa fue genial.
31 de diciembre AgüerosEn el 2013, estando en un lugar que es totalmente diferente. No tenemos amigos, familia, conocidos, así que no sabemos cómo lo vamos a pasar.
Actualizó, en el 2013 pasamos el fin de año en Kuala Lumpur, fue genial, estuvimos solos con la pobre perra que cuidabamos que la pasó realmente mal con tanta pólvora. Hicimos una pequeña comida y disfrutamos de nosotros 😉
En el 2014 volvimos a pasar año nuevo en casa (Colombia) fue una despedida triste por la pérdida de una prima muy joven ese año. Sin embargo, como siempre hay que celebrar la vida tratamos de hacer una gran comida, invitar familia y tratar de estar alegres a pesar de que el corazón estaba triste 🙁
En el 2015 lo pasamos solos en nuestro nuevo hogar en Cataluña, fue genial, hicimos una comida para nosotros, hicimos una meditación, un altar de la abundancia súper chulo y un ritual al fuego. Me encantó.
Este 2016 lo pasaremos nuevamente solos, al menos eso es lo que quiero. Me gusta estar en calma cuando tengo la posibilidad 🙂
¿Y tú cómo celebras el 31 de diciembre? ¿Eres más de Navidad que de Año Nuevo? o ¿Eres más de Año Nuevo que Navidad? ¿Haces algún ritual? ¿Tienes algún agüero? ¿Qué vas a pedir para el próximo año? ¿Comes lentejas, tamal o una cena mucho más elaborada?
PD: La que ves, es mi primera Infografía «Mis tituales de año nuevo». No ha quedado una maravilla, pero bueno tal vez las próximas sean más acertadas 🙂

27 comentarios

  1. Hola, wapa! Antes era más de 31, y de nunca he tomado uvas, las sustituyo por aceitunas jejeje. Un año tengo que cenar menos y comer lentejas a ver qué tal jajjaa. Besitos.

  2. Creo que lo mejor de las tradiciones es lo que con el tiempo llegamos a asociar a ellas.
    A medida que va pasando el tiempo, nos vienen a la memoria recuerdos, momentos pasados, lugares que compartimos con personas que fueron o siguen siendo importantes y eso ayuda a tomar conciencia de cuanto hemos evolucionado.
    Yo no perdono el tomar las uvas y disfrutar de mi ratito de reflexión el 31 de diciembre, son algo básico para mí!
    Por muchos agüeros más!! Un gran abrazo, guapísima!!

    1. Guapa con esos ya tienes más que suficientes, me parecen geniales. Yo lo de las uvas no lo tengo como algo tradicional, muchos años he pasado sin ellas, pero la reflexión si que no falte nunca 😀 Un abrazo guapa 🙂

  3. He terminado de leer el post y muero de la risa y a la misma vez de nostalgia. Dos años fuera de mi país ya mis 31 no son iguales de este lado, tengo como rutina ir a bailar sola y bailar hasta más no poder.
    Me quedo con esa parte que nos cuenta de que a pesar de todo lo que hemos perdido en el año, algún punto bueno se le puede sacar y eso totalmente lo creo.
    Saludos Y feliz año para este blog.

  4. A mí me gusta celebrar la Navidad en general. Es una fecha que siempre me ha gustado, cada fecha tiene su encanto y momento especial. Nochebuena la celebro con la familia. Me gusta muchísimo porque no vivo en la misma ciudad, así que es una fecha en la que estamos todos juntos, así que para mí es muy especial reunirnos.
    Nochevieja suelo celebrarla con amigos y también hago algunos de los rituales que has nombrado, y otros me los apunto para hacerlos a finales de este año.
    Y Reyes me gusta por los peques que hay en casa.

  5. Hola guapa
    La noche del 31.12 es una noche muy especial, tiene algo de mágico, de cierre y apertura de nuevas posibilidades. A mi también me encanta hacer algún ritual y una lista de deseos para el año que viene. Me gusta pensar en lo que quiero dejar ir y lo que quiero que entre en mi vida el año que empieza.
    Muy bien todos esos rituales de los que hablas
    ¡¡Feliz año nuevo guapa!!

  6. Qué curiosas todas las tradiciones que hay. Lo de la maleta no lo había oído nunca.
    Cuando aún vivía en Alemania, celebrábamos la Nochevieja toda la familia juntos en casa de los abuelos. Una de las tradiciones era coger una moneda, un trozo de pan, un anillo y un trozo de carbón. Se escondía cada pieza debajo de una taza y se hacía como los trileros. Luego elegías una taza tras otra, siendo cada una para una de las 4 estaciones del año. Es decir que cada estación te iba a traer lo que simbolizaba cada una de las piezas: la moneda significaba dinero, el trozo de pan que no ibas a pasar hambre, el anillo simbolizaba la suerte y el carbón que no ibas a pasar frío. Recuerdo con mucho cariño esas celebraciones de Nochevieja.
    Para mi Navidad y Nochevieja son igualmente importantes y también diferentes pero me sirven para repartir el tiempo entre familia y amigos.

  7. Cuando estaba en Colombia era de todos los agüeros, pero todos son TODOS, ahora la verdad que apenas hago lo de la uvas y más por lo de las campanadas, éso si lo de la limpieza general y el sahumerio no se perdona, he corrido la vuelta a la manzana, hecho lo de las patatas, lo del dinero, lo de meter joyas en la copa, lo de las lentejas, la ropa interior, vamos de todo, igual éste año empiezo la tradición de lo de la ducha de media noche, pero éso si sacaré el champagne de la nevera tal que ya para que se vaya poniendo un poco a tono, ya te contaré.
    Feliz año nuevo, un abrazo.

  8. Diana desde hace 13 años la navidad recobró sentido para mí por mi hija, claro que ahora es una adolescente así que la navidad deja de tener ese significado de sorpresas, juguetes e ilusión infantil, pero el 31 es un evento totalmente aparte, siempre la pasé en familia, aunque el año en que mi padre murió fue bastante duro para todos. Vivía en Colombia, pero viajaba a Venezuela para estar con mi madre, ahora la situación es un poco diferente, pero todos esos rituales que mencionas en este post los hice, no en un mismo año, pero desde las lentejas, hasta salir corriendo con las maletas, desde usar ropa interior amarilla o anaranjada hasta llevar un billete grueso en el bolsillo, la verdad es que el fin de año es una festividad hermosa y única, esperamos 365 días para celebrarla, así que para mí hay que seguirle dando la importancia que tiene así estemos lejos de la familia. Me encanta tu recuento de final de año, cada año ha sido distinto, eso es genial, por lo que la noche vieja nunca te resulta monótona, al contrario, es una fiesta que siempre trae sorpresas así como lo trae el año nuevo.
    Un abrazo mi querida Diana y recibe el año feliz.

  9. Hola Diana! Cuántas cosas bonitas haces el 31.
    Como bien dices, es cerrar un año, un ciclo, y dar paso al siguiente, poniendo ganas y entusiasmo.
    En mi caso suelo hacer limpieza de la casa, y decoro salón lo más bonito que pueda: tiendo siempre hacia un color, según lo que ese color me transmita y quiero recibir ese año.
    La idea de poner papelitos y escribir deseos me ha encantado, probaré este año

  10. Reconozco que ya no soy muy ritualista. Cierto que he hecho casi de todo lo que mencionas (no, bañarme en champán, no; hasta comer uvas pasas en el Ponte Vecchio de Venecia) y expresado deseos, pero luego se me han ido olvidando a lo largo del año, así que ahora prefiero colocarme en qué voy a hacer yo por él (por el año) y me funciona mucho mejor. Como que me pongo en una dirección que depende más de mí que del azar.
    ¿El único ritual que mantengo? Uvas, no. Me empezaron a generar ansiedad y decidí dejarlas. El brindis con champán debe ser el único. ¿Y llevar algo rojo? Veremos si este año lo mantengo… 😉
    Que sea dichoso y feliz, sea como sea. ¡Y que nos veamos en 2017!

  11. Qué bonito lo de los rituales!
    Uno que conozco es escribir una carta a un ser querido que ya no está y decirle todo lo que te quedó por decirle. Luego lees la carta delante de tus familiares. Yo lo hice, pero en lugar de leerla (me faltó valor) la puse en el árbol de Navidad de casa donde estábamos todos y lo dije.
    Los que mencionas todos me parecen muy lindos.
    Con mi peque de 2 años este año ha sido más de Navidad. Pero yo siempre he celebrado más fin de año.
    Un abrazo!

    1. Tere qué chévere lo que mencionas, la verdad he escuchado sobre ello, pero no en esta época y creo que sería un bonito detalle, sobre todo si el duelo es muy reciente o quedan cosas por sanar. Gracias guapa. Un abrazo y felices fiestas a disfrutar de tu peque, porque durante unos años Navidad será el día 🙂

  12. Entre más te leo, más siento que tenemos cosas en común! Ese mismo 2011 lo pasé en Madrid, y el 2012 en Colombia, también he comido lentejas, me he bañado en champagne, he corrido conla maleta, he quemado lo que no sirvió, me he puesto ropa interior amarilla, roja…., y también soy de 31, pero sin lugar a dudas, esa sensación de abrazar a ese alguien especial a las 12:00, no tiene precio. Para mi ese es el mejor ritual! Y por supuesto, el mapa de sueños 😉
    Desde Carmen de Apicalá, te mando un abrazo grande colombiano, que este 2014 nos traiga proyectos emprendedores!!

    1. Andrea yo también lo pienso cuando te leo… Por eso me encanta tu blog y te deseo toda la suerte del mundo con él. Un abrazo y espero que pronto podamos coincidir en algún sitio de este hermoso planeta 😉

  13. En este día nos reunimos en familia a hacer recocha y a recordar, eso mis hijos recuerdan el chichón que nunca vi.
    Nos gusta meternos lentejas en los bolsillos, comer las uvas aunque nunca alcanzamos, por eso será que nos queda a medias los deseos, bañarse solo una vez lo hice con Diana y eso parecíamos pollos mojados a media noche, los cucos amarillo también, salir con la maleta alguna vez lo hice y ese año viaje mucho, escribir las cosas buenas y malas no es bueno para mi, pues nunca me acuerdo donde meto el escrito anterior, así que no me sirve, limpiar y botar o regalar cosas, me parece chevere.
    Con la comida no tengo complique, lo que haga mi hermana está súper, creo que es un calendario más que se acaba, lo demás es pura bulla, pero es genial cuando está Diana porque hacemos cosas ese día, lo que se nos ocurra, a ver como pasamos este.

    1. Madre, pues espero haga muchas cosas. Mire lo del mapa de los sueños, suena bien y si necesita ayuda para hacerlo me cuenta y le ayudo. Y aunque estemos lejos, seguro podremos hacer algo a través de la distancia 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.