Hablando de transportes durante los viajes, hoy te hablaré del ferry. Lo conocí por primera vez en el 2010 cuando un taxi que nos llevaba de Dubrovnik a Budva, tuvo que utilizar un ferry para pasar de una isla a otra para llegar a nuestro destino en Budva. Esa fue mi primera vez y mi primer contacto con un ferry. 15 minutos de viaje, calmado, tranquilo, económico y yo quedé encantada.
Tres días después estábamos tomando un ferry de Bar, Montenegro a Bari, Italia, que duró unas 10 horas. Unos meses después tomábamos un nuevo ferry de Portugal a España, un trayecto corto, que la verdad ahora no recuerdo de dónde a dónde fue. Posteriormente hemos tomado muchos más ferries ya sea para pasar en carro o para personas únicamente.
A continuación te voy a contar lo que ha sido estas experiencias.

En Ferry
Foto del recuerdo en nuestro primer ferry de largo recorrido (2009)

¿Por qué tomar ferry y no avión?

Muchas veces cuando viajas en carro, hay lugares a los que quieres ir, donde no hay otra que pasar en ferry. Son trayectos cortos normalmente, de unos 15 o 20 minutos y si lo haces por primera vez, la experiencia es genial, a mi me recuerda mucho a la primera vez que monté en tren, el sentimiento, la sensación, es que es indescriptible.
Sin embargo, cuando hablamos de trayectos largos como la vez que dormimos en un ferry, viene la pregunta: si un avión es más rápido y cómodo ¿por qué tomar entonces el ferry?
En nuestro caso estábamos en Montenegro en un evento al que Jaime fue invitado en representación de la empresa en la que trabajaba. De ahí teníamos que ir a Bruselas a un encuentro de la ICANN y aunque a Jaime lo enviaban del trabajo, yo iba de «pato», así que mi transporte corría por cuenta nuestra.
Te lo he dicho muchas veces, pero Jaime es un genio buscando medios de transporte y tarifas económicas. Crees que viajar es costoso, pero [piopialo]cuando tienes talento para encontrar pasajes económicos, viajar no es caro.[/piopialo]
Así que tras mucho buscar, encontró que la salida más económica para llegar de Budva a Bruselas, era pasar por el sur de Italia llegando en ferry nocturno desde Bar, pasar la noche en Bari, y luego tomar desde allí un avión a Bruselas.
Fueron muchas las rutas que evaluamos y teniendo en cuenta la época (verano), era muy difícil encontrar tiquetes económicos para hacer el viaje de Dubrovnik a Bruselas, por lo cual decidimos hacer el trayecto en ferry.
Nos salió más económico pagando la travesía nocturna en ferry entre dos países y una noche de hotel en Bari y de ahí tomar un vuelo a Bruselas, que hacerlo directo. No les miento cuando les digo que nos ahorramos casi 300€ cada uno, mientras que todo este viaje con hotel nos salió en menos de 150€ los dos.
La empresa que había invitado al evento en Montenegro nos pagó el taxi hasta Bar, una pequeña ciudad a una hora y media de Budva y desde donde salen los ferries.
Fue más demorado, más largo, pero hicimos un buen ahorro y además viajamos en ferry y conocimos una pequeña ciudad de Italia, que de otra manera no hubiésemos conocido.
[su_heading size=»17″]Lo cierto es que Jaime es todo un experto buscando las mejores opciones, ya te contaré algún día cuando hicimos nuestro primera viaje a Colombia desde España con parada en Estados Unidos dos semanas. Tiene un don el muchacho, que ni él mismo lo sabe :)[/su_heading]

Mi primera vez en ferry

Pues bien, el pequeño trayecto que hicimos en el ferry no lo contaré como «primera vez», ya que para mí, la primera vez es aquella en la que pasamos más de 10 horas, comimos, dormimos y hasta «desayunamos» a bordo.
Era un ferry grande, con varias opciones para el viajero. Una era irse en sillas (sentado), durante las horas del trayecto, otra era habitaciones compartidas, también tenían habitaciones privadas, además de que como todo ferry, podías llevar tu vehículo (aunque creo que no se puede dormir en él).
La «habitación» que adquirimos era para dos personas, pero la verdad es que cabían perfectamente dos parejas. Tenía baño privado y era bastante cómodo.

Transporte en Ferry
Mi primera vez en Ferry

Cuando llegamos ya estaba atardeciendo, así que dejamos la maleta y nos fuimos a ver «despegar» nuestro transporte. Luego caminamos por el lugar, buscamos el restaurante, comimos algo y mientras nos encaminamos mar abierto hasta llegar a nuestro destino 9 horas más tarde, nosotros nos dispusimos a disfrutar.
Como precaución, tomamos pastas para el mareo, no sabíamos si nos íbamos a marear, pero por si las moscas. Tal vez eso permitió que durmiéramos cómodamente. Recuerdo que no desperté en ningún momento (no sé si por las pastas, por lo cómodo o porque así soy yo).
Me levanté a eso de las 6am cuando escuché el «tic tic» que indicaba que ya estábamos llegando. Me paré rápidamente a bañarme, alistarme y salir, porque quería ver cómo se veía Italia desde el ferry y fue una gran experiencia. Además todo el proceso de «atracar» es genial. Aunque claro migración es algo demorado, pero no imposible, no como en India 😀

Nuevas experiencias en ferry

Tras esas primeras veces, hemos tenido muchas más: en España para ir de Vigo a las islas Cies hay que tomar un ferry que dura como una hora y algo. Para llegar de Portugal a España en coche, tomamos una ruta que nos hizo pasar un pequeño trayecto en ferry. Luego, en Malasia, tomamos un ferry que nos llevaría de Brunei a Labuan y luego de Labuan a Kota Kinabalu. Fueron un par de horas, no fue un ferry de los que tienen camarotes, ni llevan autos, era uno que transportaba solamente personas.

Italia desde el Ferry
Vista desde el ferry a Bari, Italia 2009

Eso sí, el frío que hacía adentro era peor que el que se sentía fuera. Fue impresionante 🙁 (lo malo del paseo) y lo otro que se movía tanto que en el primer viaje pensé que iba a morir. Si no fuera por mi manejo del cuerpo, la respiración y concentración, no hubiese aguantado esas 4 horas (más o menos) que duró el viaje. El segundo fue «menos movido» pero más frío aún 🙁
Y ya siento expertos en el tema de montar en ferry, en Hong Kong montamos en varios ferries de Lantau a Hong Kong city máximo 50 minutos de viaje. Habían otros ferries más cortos de 5 o 10 minutos que te llevaban de Hong Kong city a la otra isla. Son transportes muy cómodos, rápidos y seguros. Funcionan bastante puntual y ha sido una grata experiencia.
En Estados Unidos también montamos en ferry para ir de Manhattan a Staten Island, es cortito, pero la experiencia no deja de ser súper. En Escocia también disfrutamos del ferry, uno para carros y otro para personas, pues para llegar a estas islas en Mull era necesario pasar en ferry, a la más pequeña no dejan pasar coches, al menos no para los visitantes.
[piopialo vcboxed=»1″]En general, el ferry, me parece un medio de transporte maravilloso, tranquilo, sencillo y rápido.[/piopialo]
Para aquellas personas que le tienen miedo al agua puede ser un problema, ya que estás sobre ella durante varias horas (a veces) y puede ser bastante movido, dependiendo el ferry, claro. Pero en general los viajes son tranquilos, agradables y sobre todo estables. Creo que para empezar a vencer este miedo. bien puedes intentarlo.
Particularmente me gusta y ya después de haber estado en varios, no veo la hora de hacer un viaje más largo, como por ejemplo en un crucero. A qué sería una pasada!!!…
Yo la verdad lo creo así y ya lo estoy empezando a soñar. Porque ya sabes, todo siempre empieza con un sueño 🙂

Ahora cuéntame ¿Ya has montado en ferry? ¿Cómo te ha ido? ¿Te gusta? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

4 comentarios

  1. Me ha parecido interesante el conocer la experiencia que has tenido en los Ferrys, a pesar de buscar algo económico, es también experimentar algo nuevo, sensaciones de paz y tranquilidad con la pareja, en mi caso es un sueño que quiero cumplir y como tu dices todo empieza con un sueño que se, se hará realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.