¿A quién no le gustan los masajes? No tengo duda de que habrá más de uno que seguro no le gustan. Es normal y comprensible, ya que a veces termina uno más mal que antes de entrar o sencillamente algunos no les gusta que los toqueteen.
Particularmente me gustan, no para hacérmelos todos los días, ni una vez a la semana. En los pies seguro que sí. Pero en el cuerpo, creo que una vez al mes un buen masaje sería genial.
Como Asia es conocida por sus bellos paisajes, gente sonriente y masajes, hoy voy a hablarles de mi experiencia con el Masaje Tailandés, además les hablaré sobre terapias alternativas (al menos dos que hemos hecho en KL).
Sí, estamos algo lejos de casa, pero siempre hay algo que hacer y uno encuentra gente rayada como uno en todas partes del mundo.
Así pues, si el tema no te llama mucho la atención, espero que el próximo artículo te guste más, pero de momento de esto es de lo que voy a hablar.
Si igualmente decides quedarte y leerlo, porque crees que tal vez vas a encontrar algo que te guste, pues bienvenida eres y cualquier comentario o sugerencia estaré encantada de leerte más abajo.
Terapias alternativas KLAsí pues, empecemos con una terapia.
El sábado en la noche, tras llegar de Malacca, nos hemos ido a un concierto. Aunque este no era el típico concierto con un grupo musical, un cantante en escena o instrumentos tocando un tema preestablecido. No.
Este era una concierto de sonidos armónicos, que podía ser el gong, cantos a capela, gritos, platillos, flautas, etc… La variedad era tal que dependía de los asistentes. Dando como resultado una meditación dirigida por sonidos.
La experiencia fue genial. Ese «ruido» te transporta a lugares, que obviamente dependía del momento en el que te encuentres. Para todos no es igual. Puede que o sean muy molestos, o te tranquilicen. Aunque también pueden generarte otras emociones, como: llanto, risa, alegría, nostalgia…
Había personas que se unieron al concierto tocando instrumentos que la «guía» ponía a disposición del que así lo quisiera y lo sintiera.
Otros, como yo, nos acostamos a escuchar y a disfrutar. Mientras que algunas pesonas se sentaron en la mejor posición posible y meditaron en ese momento.
Lo único cierto es que la energía que se siente en estos encuentros, con varias personas, es algo que difícilmente se puede lograr estando sola en tu casa. Por lo que es genial aprovechar estas energías y vibraciones cuando se tiene la oportunidad.
¿Qué aprendí yo? que no es necesario saber un idioma para entender el significado de los sonidos y de aquellas cosas que no se dicen con palabras.
Que ese tipo de sonidos, en ese contexto, me hacen sentir cosas que no sabía que podía experimentar. Fue una grata experiencia y obviamente quedamos con ganas de más.
[piopialo vcboxed=»1″]La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella T. Kempi[/piopialo]
Al día siguiente, domingo, tras estar todo la mañana en un Templo Hindú, nos hemos ido a unas terapias individuales con la madre e hija que fueron las protagonistas del concierto de la noche anterior.
Cada una trabaja un tema especifico. La mamá trabaja mucho con sonidos en meditación profunda y la hija con sonidos y masajes energéticos. Yo me fui con la joven y Jaime con la mayor.
El masaje fue genial, la experiencia maravillosa. Sentí cosas muy interesantes. Además que mientras me iba haciendo el masaje por todo el cuerpo, iba cantando, haciendo sonidos y hablando, no en inglés o español sino en otros idiomas.
También hacia sonidos con el gong, lo que permitía que te elevaras mucho más.
Yo recuerdo estar muy «consciente de todo», pero la verdad es que por momentos me iba. ¿A dónde? no me preguntes, pero uno sabe cuando ya no está en el aquí y el ahora.
Confieso que yo soy muy terrenal. Creo en muchas cosas, pero soy de ver, tocar y sentir. Así y todo puedo decirles que lo que sentí compartiendo con estas dos mujeres fue increíble. Fue como un reconocimiento y al parecer ellas también lo sintieron así.
Maravillosa la experiencia. Y es otra cosa en la que no se necesita el idioma, porque aquí se habla con energía y ese es un idioma universal. Aunque claro, si manejara el ingles las cosas hubiesen sido diferentes. Sin embargo, así y todo, fue genial.
Terapias alternativas KLTras este fin de semana espiritual y energético, era necesario un pequeño descanso. Debía poner en orden cosas de la Universidad, proyectos y demás, por lo que la semana siguiente estuvimos llenos de trabajo y prácticamente recluidos.
Es lo que tiene viajar y trabajar al mismo tiempo (Traviajar como le digo yo). Así y todo estamos disfrutando un montón del viaje.

Masaje Tailandés en KL

También les quería contar lo que fue experimentar el famoso Masaje Tailandés en KL.
Cambiamos de ubicación y llegamos a un barrio muy agradable, donde viven muchos expatriados en KL.
Allí encontramos un centro de masajes donde entramos a chismosear de qué iba y a la final nos convencieron de hacernos un masaje tailandés. Realizado por tailandesas, que nada de ingles, ni de otro idioma y mucho de presiones en el cuerpo y masaje con toda gana.
Ahí sí que es complicado comunicarse, pero bueno, nada que un «ahhhhi» o un grito más contundente no pudiera frenar 😀
El masaje como tal fue genial. Se siente uno maravillosa. Le hacen de todo, eso sí. Le mueven los músculos, se los zarandean, te abren brazos, piernas y hasta te mueven la cabeza de un lado a otro sin compasión.
Eso es como ir al gimnasio, pero estas acostado y desnuda dejándote llevar.
Lo peor viene un día después cuando el cuerpo te grita a todo pulmón que le has dado mucha caña y que a duras penas puede soportar estar de pie.
Sí, somos unos sedentarios mal acostumbrados a cualquier movimiento que no sea los dedos en el teclado y eso el cuerpo lo siente con cualquier cosa «rara» que le hagas. Sin embargo, y a pesar de ese dolor, creo que fue una grata experiencia y que sería genial repetirlo. Pero en unos meses, no pronto, aún me estoy recuperando.
Ahora bien, es tu turno de contarme ¿Cómo te va con las terapias alternativas y qué tal el tema de los masajes, te gusta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.