Una costumbre muy bonita que tienen los europeos, y según he visto algunos americanos, es el envío de postales a sus seres queridos mientras viajan.
Esto me parece lo máximo y la verdad es algo que a mi sola no se me hubiese ocurrido, sino es por Eleonora, una italiana que conocimos en el mes de abril y a la cual acompañé a comprar las postales que iba a enviarle a la familia en Italia.

Ella me dijo que lo hacía cada que viaja a algún sitio, así fuera dentro del mismo país y me preguntó: “¿ustedes no hacen esto?” y yo le dije «no, en Colombia la gente compra postales cuando viaja es para coleccionar no para enviarlas». Le pareció muy chistoso y me dijo que en Europa era muy común.
Postales
Entonces empecé a pensar que era una buena idea y algo súper bonito el tema de buscar postales y enviarlas, pues no es muy costoso y es todo un detalle.
Después de sólo utilizar la tecnología para comunicarnos y todo ahora lo hacemos por medio de un ordenador, ya poco queda de los mensajes en papel. Así que me parece que esta es una forma de retomar aquello que hemos olvidado un poco: Escribir a mano un mensaje corto y bonito a aquellas personas que tanto queremos.
Así pues, he querido empezar a enviar postales en fechas especiales a aquellas personas que quiero y también durante mis viajes (que espero sean muchos).
Para mi mamá por ejemplo, ha sido genial, pues nunca había recibido una y me parece lindo que yo sea la primera persona que le envía una postal, después de tantos años.

Cuánto puede costar una postal

A mi me gustaría hacer mis propias postales, con las fotos que tomo, pero si está uno viajando y se pone a imprimirlas y hacer todo el proceso, puede ser más complicado.
Sin embargo, se pueden conseguir a muy bajo costo (dependiendo el país) y los sellos postales tampoco son costosos.
Por ejemplo en Santiago de Compostela puedes comprar postales desde 0,20 (20 céntimos) hasta 1,50 euros. Eso depende del lugar y del tipo de postal.
En Francia consigues desde 0,30 (treinta céntimos) hasta 12 por 2 euros, también depende mucho de la zona donde las compres.
En Abu Dhabi (el aeropuerto) pueden costar 5 Dirham, en Australia entre 0,30 y 0,75 (centavos de dólar australiano), más o menos.
En cuanto a los sellos en Santiago cuestan 0,75 euros para envíos a América. En Francia no lo sé, pues no alcancé a enviarla desde allí, pero me hicieron el favor mis amigos. En Abu Dhabi a pesar de tener uno de los aeropuertos más grandes e importantes de Arabia no cuentan con correos, así que sólo pude comprar la postal y el envío quedó pendiente. En Australia el sello cuesta 1,35 dólares australianos.Jaime enviando postales desde Australia
Así que después de escribir el mensaje que quieras, llenar los datos de la dirección y pegarle la estampilla, debes acercarte a un buzón y enviarla.
Así no más. Eso sí reza para que llegue, más aún cuando la envías a otro continente.
Como pueden ver no es nada costoso y es un detalle bien bonito, porque con esto demuestras que estas pensando en aquella persona en el lugar en que te encuentras y tan solo quieres compartir tu experiencia del momento con aquel ser querido y especial.
La verdad es genial. Espero me envíes muchas postales, pues yo tampoco he recibido una, pero ya he enviado unas cuantas 🙂

2 comentarios

  1. Pingback: Era digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.