Recuerdan haber visto alguien en la calle con un letrero en su pecho, una especie de pin que decía: «Quieres adelgazar, pregúntame cómo«. Pues bien de eso va mi nota de hoy. Lo mismo pero mejor jajaja 🙂
Hoy quiero hacer una reflexión y para ello quiero saber si: ¿Alguna vez te has preguntado si te consideras una persona triste, alegre, optimista, pesimista, oscura, gris o de colores?
Leo muchos blogs, creo que ya lo he mencionado más de una vez. Muchos de ellos son personales y algunos la verdad es que son bastante oscuros o pesimistas en sus mensajes. A veces pienso que es la «generación» en que han nacido, pero que va, muchas de esas personas son de mi época y yo la verdad no veo la vida de la misma manera. Así que ¿En qué momento se volvieron tan oscuras? ¿Será cosa de la educación o de la familia?

Quieres Ser Feliz
Es muy triste ver a muchas personas sonrientes, aparentemente alegres y felices, pero cuando hablan, cuando escriben son pesimistas, amargadas, agrias y bastante negativas en su vida y en la vida en general. ¿A qué se deberá eso? ¿Por qué nos inclinamos por un lado del camino y no el otro?
Por eso mi pregunta de hoy es ¿Quieres ser feliz? mi respuesta a ello es, yo siempre quiero ser feliz.
Lucho cada día por serlo. Intento ser feliz, optimista, alegre, positiva, cada día de mi vida en cada situación que vivo.
Es verdad que a veces estoy triste, baja de ánimo, con ganas de que el mundo pare o se acabe ya!!!. Es normal sentirse así de vez en cuando, pero no todos los días y a cada momento.
Si quieres ser feliz, debes cambiar el chip que tienes en tu mente. Debes cambiar de actitud. Debes dejar de hacer muchas cosas que haces habitualmente y que pueden ser complicadas de dejar al principio.
Imagina este contexto:
– Estas con tus amigas reunidas y una empieza a hablar de su nuevo novio, de cómo es de maravilloso, atento, guapo y detallista y tú la escuchas sonríes, pero por dentro piensas:
«pero si estás como un rejo, cómo tienes un novio guapo, le estas haciendo brujería. ¿Por qué yo no puedo conseguir un hombre así si soy más bonita, tengo mejor estatus y soy más inteligente?»
Muchas veces pueden llegar a tu mente cosas peores en ese pequeño momento, cuando alguien te cuenta algo positivo que le pasa.
Puede que no se lo digas de frente, puede que te lo guardes. Pero esa envidia, esa codicia por querer tener lo que ella tiene a pesar de que «no es mejor que tú», es algo que no ayuda a tu felicidad.
Si intentas cambiar ese pensamiento por «Hay esperanza en el mundo, yo también puedo tener ese tipo de relación.» sin resentimientos, sin envidias, sin degradar a tu amiga o a su situación para que tú te siéntase mejor.
No es fácil, para nada. Al principio no lo conseguirás y despotricarás del asunto, pero cada día has el esfuerzo, trabaja en pensamientos más positivos y con el tiempo, será algo natural y ya no sentirás esa envidia y codicia que hoy puedes sentir.
[pullquote][piopialo text=»Twitéalo»]La felicidad no mira de dónde nace, sino a dónde puede llegar. Séneca[/piopialo][/pullquote]
– Otra situación puede ser cuando ves a personas tener éxito y tú te llenas de envidia, de codicia, de mala vibra porque tienen lo que tú deberías tener.
Cambiar esos sentimientos no es una tarea sencilla, pero simplemente es preguntar ¿Cómo lo han hecho? y pensar si tu puedes hacerlo también y conseguirlo. No lo que él o ellos tienen, sino algo mejor.
– Hay otra situación que es aún más difícil, cuando ya sabes que debes cambiar, cuando tienes en mente el objetivo, pero las personas que están a tu alrededor te dicen que dejes las cosas como están, que tu no eres bueno sino para ser un empleado, para tener a esa pareja o para vivir en ese lugar en el que vives.
¿Para qué te vas a complicar la vida buscando algo mejor?
Esas personas no ayudan en la búsqueda de tu felicidad. Se entrometen, te estropean los momentos que tengas de ambición sana.
Esas personas son tóxicas y no son una buena fuente de inspiración o de ayuda en tu vida. Así que lo mejor es evitarlas, porque tu necesitas gente optimista, no pesimista, envidiosa y que no quiere que tu triunfes.
Puede que te digan que son realistas. Eso no es realismo, eso es envidia, es ganas de que fracases, de que te vaya mal en la vida para tener con quien llorar y con quien quejarse.
Así, pues si quieres ser feliz, lo que debes hacer es buscar lo que más te gusta, seguir el camino y dejar de tener una mentalidad pesimista, envidiosa, gris, negativa.
También deberás alejarte de personas tóxicas, envidiosas y con la misma mentalidad que tú tenías.
Deberás rodearte de gente alegre, optimista, feliz y positiva. Esas que al principio pueden parecerte chocantes por tanto amor y alegría que irradian, pero que a la final es a dónde quieres llegar: sentir esa paz contigo mismo y dejar de pensar en los demás y de compararte.
Buscar tu camino no es una tarea sencilla que se haga de la noche a la mañana. Es un proceso continuo de cambio que va desde la actitud, a los pensamientos y posteriormente a los actos.
Así que piensa en ello. Elige un camino, pero sobre todo elige ser feliz.

¿Te ha gustado la foto?¿Qué te ha parecido mi reflexión del día? ¿Estoy algo chalada cierto? Lo sé, pero soy feliz ¿Y tú?

12 comentarios

  1. Eso que comentas de las personas que por fuera sonríe y por dentro son amargadas, lo he visto mucho en Facebook. Por eso ya no entro mucho a esos sitios, al parecer lo único que importa en esas redes sociales son las apariencias.

  2. Completamente de acuerdo con José, yo también era una persona gris, que todo me salia mal y el mundo estaba en mi contra. ¡Nada de eso! Fue cambiar el chip y madre mía, soy la chica más suertuda de la vida y encima el universo me ama..porqué? Porqué yo lo amo más a él!!jajajajaja
    Eres la sensei de la felicidad!! <3
    Chu!!

    1. jajaja tan bella, ya quisiera yo… Y me pongo a imaginarte gris y es que no puedo ¿cómo eras entonces?… Dios que triste tú siendo gris… Noooo eso no puede ser si eres luz y alegría amiga. Espero nunca vuelvas a caer en ese triste mucho, te necesitamos aquí y ahora 😀

  3. Que razon tienes Diana!!! Por mi experiencia yo creo que eso depende de muchos factores como el momento en que te encuentres en tu vida o la gente con la que te rodees.
    Si le preguntas a la gente la mayoría te dirá que han tenido momentos oscuros, esos momentos son parte del aprendizaje de la vida. Lo importante es no estancarse en ellos y seguir para adelante, aunque a veces no sea fácil estar contento o ser feliz, hay que luchar por ello porque es necesario y es una obligación.
    Un abrazo!!!

    1. Gracias Marcos es completamente cierto lo de los «momentos oscuros», yo no recuerdo haber pasado por uno «fuerte», pero estoy segura que si me pongo a hacer el ejercicio de recordar, encontraré el momento 🙁 Aunque mi madre siempre ha estado ahí y ella es muy buena levantando el ánimo. Así que seguro fue una época cortisisima 😉
      Como conclusión creo que siempre es importante tener a alguien que te ayude a salir y te apoye en esa búsqueda de la felicidad 🙂
      Un abrazo 🙂

  4. Yo fui durante mucho tiempo una persona gris y pesimista. Pero hay una enorme diferencia entre ver el mundo con optimismo o verlo con pesimismo. El pesimista se resigna y baja los brazos, con lo cual queda estancado en el universo. El optimista lucha por conseguir sus objetivos y nunca baja los brazos, y a este tipo de personas el universo les acompaña en su camino, porque generan una fuerza gravitatoria que consigue que sucedan cosas positivas a su alrededor.
    Saludos 🙂

    1. Jose qué bonito eso que dices… Es completamente cierto. Te pregunto ¿no te has encontrado con personas demasiado pesimistas, que ven el mundo demasiado oscuro? Yo sí, gente que hasta han querido irse de este mundo rapidito porque es demasiado malo… Muy triste. Pero como bien dices hay una gran diferencia y es genial cuando salen de ese lugar oscuro y cambian de actitud y de forma de ver la vida, buscando esa felicidad o ese algo que los complemente 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.