Hoy en día existen muchas terapias que te ayudan y orientan sobre cómo manejar y procesar las emociones. De hecho, es genial saber que cada día son más las personas que poco a poco van descubriendo estas opciones que tienen a su alcance.
¿Sabías que puedes empezar a sanar tu cuerpo de dolencias si aprendes el manejo de las emociones? Sanarte a ti mismo es mucho más que un ideal o un sueño, es una realidad ¿Lo has experimentado? ¿Te gustaría saber cómo hacerlo?

El manejo de las emociones
Foto con Jaime en Santander, España. 2011

Los tiempos van cambiado

Hasta hace poco, se decía a los niños, no solamente del género masculino, sino también a las mujeres, que no había que mostrar debilidad. Que si nos mostrábamos débiles, manifestando nuestras emociones no era bueno, ya que los otros se iban a aprovechar de nuestra situación ¡Qué gran tontería!
¿A quién se le ocurrió decir tal cosa? ¿Quién nos vendió esa idea y lo peor, quién fue el que la compró? Porque gracias a esa persona hoy en día muchos creen en esa teoría.
Un hombre llorando – !Qué horror! eso no es de hombres
Una mujer débil – Bonita, indefensa, pero demasiado quejica
Un hombre sensible – Marica
Una mujer demasiado fuerte – Insensible y hasta despiadada o marimacha, como se decía en mi época.
Las emociones hacen parte de nuestra historia, de lo que tenemos en nuestros genes, de las experiencias que pasamos y lamentablemente de lo que hemos vivido y visto siempre a nuestro alrededor.
Te pregunto ¿Te has salido de lo estipulado? ¿Lloras cuando quieres llorar? ¿Eres sensible si así lo sientes? ¿Expresas tu rabia, frustración, mal humor en el momento justo o sigues guardando todas esas emociones para «otro momento, porque ahora no puedo ser débil»?
Cuando empiezas a meterte en el mundo de las terapias alternativas, empiezas a descubrir muchas teorías e ideas con las cuales sientes que compaginas, al igual que otras con las que no comulgas. Eso está bien, es la ley de la vida y la discrepancia, y es lo que te llevará a encontrar tu propio camino y tu propia verdad.
Porque una cosa es clara, nadie puede decirte cuál es la verdad absoluta de nada. Tú debes irla buscando y encontrando las respuestas en la medida de tus capacidades y de lo que estés preparado para vivir.

Cómo afectan las emociones a nuestro cuerpo

Según muchas teorías, las enfermedades son somatizaciones de emociones. El exceso de miedo puede generar problemas en los riñones y la vejiga. El hígado se puede ver afectado por un exceso de ira mal gestionada. El dolor abdominal, en las articulaciones y en otras partes de nuestro cuerpo se genera, muchas veces, por un mal manejo de las emociones.
De hecho, más que terapias alternativas, que hay un montón donde te pueden ayudar con este tema, también puedes encontrar información en libros y vídeos donde se habla abierta y profundamente sobre estas teorías.
Puedes encontrar casos de éxito, pero sobre todo, puedes encontrar explicación a muchas de tus reacciones y males.
Por ejemplo, muchas mujeres padecemos de los famosos y conocidos cólicos menstruales, sin embargo, pocas saben que estos «problemas menstruales», se deben a un rechazo de la femineidad, culpabilidad, miedo o creencia de que los genitales son pecaminosos o sucios.
Sí, ya sé que estás pensando que este seguro no es tu caso, que tú nunca has sentido nada de eso y así y todo cada mes la pasas re-mal con tu periodo. ¿Si te dijera que esto puede ser gracias a una herencia genética? Siii lo sé, me mandarías con un loquero, porque se me ha corrido la olla. Pero es así, yo creo en esa teoría.
Por eso es importante, cada que te duela una parte del cuerpo, buscar la emoción que eso te genera e identificar el porqué de esa sensación. No te diré que es una tarea sencilla, pues es normal durante el día sentir rabia, frustración, depresión, alegría, amor, odio, tristeza… Eso hace que no sea fácil identificar si el dolor que sentimos es porque no manifestamos dicha emoción.
Y cuando digo manifestar no es andar gritando tu frustración para sacarla de tu sistema. Es aprender a procesarla sin que afecte a otros. No porque tienes rabia le vas a andar pegando a tu mujer o hijos. La violencia contra la mujer es una realidad y tiene que ver, a veces, con rabias mal gestionas. Por eso es importante, intentar en la medida de lo posible manifestar tus emociones de tal manera que te ayude a continuar con tu día y a no tener esa molestia en ti.

Muchos males o emociones que padeces no son tuyos, son heredados

Esta es otra teoría que circula por ahí y que me parece fascinante, se puede descubrir en la Biodescodificación, las constelaciones familiares, con el EFT o también con una regresión.
Puede que no creas en nada de esto, que para ti esta es la única vida y solamente hay un Dios que todo lo puede y todo lo sabe. Sin embargo, así sea esa tu creencia, estarás de acuerdo conmigo en el tema de los genes y el ADN, en que nuestros padres nos han transmitido algo y a ellos sus propios padres y así.
Esto, aunque no seamos conscientes y no queramos, a la final nos afecta de muchas manera. Por ese razón tenemos patrones repetitivos en nuestra vida, por eso nos pasan cosas que no entendemos y luego descubrimos que a alguien de nuestra familia, en esta generación o en otras, le pasó exactamente igual.
Y es que a veces ese rencor incomprensible viene en la sangre, así como ese amor por el peligro, ese miedo al agua o a los animales, ese fracaso constante, ese no lograr hacer las cosas o ese éxito que muchas veces parece más suerte que mérito.
Puedes creer o no. No seré yo la más indicada para transformarte y obligarte a creer en algo. Simplemente te invito a que abras tu mente a otras posibilidades a que creas en algo: Dios (según cualquier religión), la ciencia, la tecnología, la vida, el universo… Enraízate con tu creencia y busca respuestas a esas dolencias o emociones no procesadas o mal manejadas.
[piopialo vcboxed=»1″]Porque es el momento en que asumas tu vida y la forma en que quieres manejar tus emociones[/piopialo]

Recomendaciones para el manejo de las emociones

No soy una experta en el tema. Cada día ando trabajando en manejar mis propias emociones, pero sí puedo decirte que cada vez comprendo más mi cuerpo, lo acepto y suelto más fácil y mejor lo que siento, pienso y quiero decir.
En ocasiones atino a hacerlo bien, sin ofender a nadie. Otras veces soy tosca, grosera, imprudente y mal educada… porque aún sigo trabajando en ello y estoy en mi camino.
Y como es un camino donde seguiré aprendiendo, pero que a su vez, me ha funcionado bastante bien, te voy a compartir lo que he ido experimentando y cómo lo he ido haciendo.
Si sientes una emoción, y antes de sentir cualquier molestia en tu cuerpo, te sugiero:
Hablar con la persona que te ha hecho sentir dicha emoción. Si es amor: manifestarlo o decirlo. Si es rabia, decirlo también. Siempre con respeto y desde el corazón. Eso quiere decir sin mala intención y entendiendo que todos somos diferentes y pensamos y sentimos según nuestras propias experiencias, así que no juzgues.
Si la emoción te la ha generado una situación. Intenta respirar despacio, con calma. Hasta que llegues al punto de aclarar tu mente y relajarte. Luego analiza el porqué dicha situación te ha causado esa emoción. Trata de conciliar tus sentimientos y emociones y en caso de que a la final sea alguien el que te ha hecho sentir dicha emoción, habla con esa persona.
En cualquier situación respira profundamente: con calma y concentrate en cada inhalación y exhalación. Hasta que sientas que la emoción va bajando. Si no puedes concentrarte en cómo estás respirando porque estás aún muy ofuscada, lo mejor es que mientras respiras, repitas una frase que te guste, algo que místicamente llaman: mantra. Que no es más que una palabra o frase que te hace sentir bien y tranquila.

Si no tienes ninguna, puede decir simplemente: «Estoy tranquila» – «Esto también pasará» – «No dejaré que me afecte» – «Soy feliz» – «Soy amor»….

Hazlo tantas veces como sea necesario y hasta que creas que estás lo suficientemente calmada para hablar y expresar tus sentimientos y emociones.
Si pasa una situación que te recuerda una emoción que sentiste hace X cantidad de tiempo, te recomiendo que empieces a procesar dicha emoción, antes de que se convierta en una dolencia física y muy real.
Para ello, y aunque puede parecerte doloroso, intenta recordar qué fue exactamente lo que pasó, el por qué te duele tanto, por qué sientes la emoción que sientes.
Cuando estés con esa emoción y ese recuerdo vivo. Haz el ejercicio. Hazlo cuantas veces creas necesario, hasta que encuentres el equilibrio y pienses en ese suceso sin sentir esa emoción hasta el punto del dolor.
No quiero decirte que sentir emociones por cosas del pasado sea algo malo. No es así, simplemente debes procesar la emoción para que no te domine y sobre todo, para que te ayude a gestionar cosas del presente, para que no interfiera con tu vida y tus relaciones con las personas.
Si crees que no eres capaz de procesar la emoción sola, por favor no dudes en consultar con un especialista. Hablar con un Psicólogo o profesional de Terapias Alternativas, que pueda ayudarte en tu proceso, no te hace débil. Por el contrario te hace una persona responsable y consciente de que necesitas ayuda y sobre todo, que estás comprometida contigo misma para mejorar.

Las emociones son necesarias

Todos las sentimos de diferentes maneras y de ellas depende que nosotros vivamos una vida tranquila, feliz y en armonía con otros. Por eso es importante gestionarlas bien y aprender de cada una de ellas lo que tienen que enseñarnos en nuestro propio proceso en esta vida.
Cómo dicen por ahí: «la solución a tus problemas está en tus manos», yo agregaría a tus emociones mal gestionadas, enfermedades, padecimientos, dolencias, mal genio, etc…
Por eso, es importante tomar el control de tu vida, de tus emociones y enfermedades. No será una tarea sencilla, pero es una que deberás ejercer si quieres tener una vida más saludable, más satisfactoria y sobre todo mucho más feliz.
Si necesitas orientación sobre dónde encontrar información, te invito a dar clic en el más y ver algunos vídeos sobre las terapias que menciono arriba y que pronto te contaré en futuros artículos. Además, te recomiendo algunos libros que pueden serte de ayuda, si quieres empezar a andar un camino diferente:
[su_spoiler title=»Para encontrar más información da clic en el +»]
Louise L. Hay tiene dos libros maravillosos que te pueden ser de mucha ayuda, ellos son: Sana tu cuerpo y Usted puede sanar su vida En ambos se reconoce el poder de la mente, la necesidad de identificar las causas de la enfermedad física y descubrir las formas metafísicas de superarlas.
Un gran estudioso de la Biodescodificación es Enric Corbera, tiene numerosos libros y vídeos que tratan el tema, aquí te presento uno que al parecer es un buen abrebocas para lo que esta teoría tiene para entregarnos.
Su nombre es: Curación a través de un curso de Milagros y nos invita a iniciar un cambio de mentalidad y empezar nuestra propia sanación.
Si hablamos de Constelaciones familiares, tenemos como representante a Bert Hellinger quien tiene un libro ideal para aquellos que estamos incursionando en el tema: su nombre es: Didáctica De Constelaciones Familiares
En cuanto a vídeos te dejo el siguiente donde habla Alvaro Hernán González Director del Instituto Delphi, quien nos dice la importancia de aprender lo que el cuerpo nos transmite en cada una de las enfermedades que padecemos.

Si quieres saber en qué está trabajando Jaime ahora y porqué le gusta tanto lo que hace, te recomiendo ver este vídeo sobre el EFT, o Tapping como también es conocida está técnica, para liberar emociones y armonizar nuestro cuerpo. Una excelente herramienta que nos ayuda con los miedos, dolencias y otros problemas físicos.

En este vídeo podemos ver a Enric Corbera hablando sobre la Biodescodificación. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber.

Nota: Ten en cuenta que al dar clic en los enlaces de los libros, si compras alguno, yo me llevaré una pequeña comisión por parte de Amazon, lo cual te agradeceré un montón 🙂
[/su_spoiler]
Si tienes alguna pregunta, duda, sugerencia o testimonio para compartir, por favor no dudes en escribir en los comentarios o enviarme un mensaje desde el formulario de contáctenos del blog.
[su_box title=»Participa >.<» box_color=»#dec6f8″ radius=»5″]¿Cómo manejas tú tus emociones? ¿Crees que es conveniente ocultarlas? ¿Te has enfermado y con el tiempo has descubierto que es por una emoción mal gestionada? ¿Te gustaría saber las causas de tus males y emociones o prefieres ignorarlos?[/su_box]

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.