Hace algún tiempo escribí una nota que titulé: “Qué tan difícil es decir que no”  y hoy la recuerdo porque para ser productivo y sobre todo no quedar mal con nadie es importante aprender a decir que no y no sentirnos mal por hacerlo. Cuando uno se encuentra traviajando, como es mi caso, todo el mundo cree que uno anda de vacaciones, que tiene todo el tiempo libre y que prácticamente te levantas y quedas desocupado.

Decir que no para ser productivoNada más lejos de la realidad y qué difícil es hacer entender a la gente que el hecho de que trabaje en casa, de que este viajando, de que este en pijama toda la mañana, de que duerma hasta el medio día y me acueste a las 2 o 3am no significa que me la paso en el Facebook todo el tiempo o me dedico a chatear con mis amigos por Skype y no hago nada más durante “mi tiempo libre”.
Si pudiera hacerles entender que traviajar no es ir de turismo de un sitio a otro y que aunque este conectada a Internet, no significa que no este haciendo nada, la vida sería más sencilla y evitaría cantidad de solicitudes absurdas que a veces me llegan, precisamente porque mis conocidos piensan que ando haciendo nada.
[piopialo vcboxed=»1″]Aunque no estés Traviajando, seguro que igual te pasa. Porque normalmente es así.[/piopialo]
Durante el día recibimos cantidad de mensajes, llamadas y chats de amigos, compañeros de trabajo, familiares, conocidos y a veces no conocidos pidiéndote algo. Ya sea un consejo, un favor, una sugerencia, una idea… en fin. Sin embargo, tu tienes el plato lleno, pero te cuesta decir que no puedes ayudarle o que no puedes hacer lo que te solicitan, y es ahí donde empieza la productividad a fallar. Decir que no para ser productivo
Porque, si a tu día a día le metes trabajo extra (no pago, la mayoría de las veces) por complacer a un amigo, conocido o extraño, lo realmente importante de tu trabajo se irá aplazando, porque vas sacando lo que no es importante, al menos no para ti.
Así que mi invitación es que aprendas a decir “no”. Esto no es lo mismo que  ser negativo. No es ver la vida con tristeza o de manera pesimista.
Este “no” del que hablo es más bien a no permitir que abusen de ti, de tu tiempo, de tu descanso, de tu trabajo.
[piopialo vcboxed=»1″]Decir no para ser productivo, significa aprender a decir “No” cuando alguien te pone más trabajo[/piopialo]
Otros ejemplos:
un compañero de trabajo o tu jefe, te llama un fin de semana o después de las 8pm a casa, tras una dura jornada laboral, a pedirte que hagas algo “rapidito en el computador”.
cuando un familiar te pide que le ayudes con algo que «no te costará nada» y termina ocupando todo tu tiempo libre y hasta tiempo de trabajo
cuando un amigo te interrumpe constantemente para contarte sus problemas, sin respetar el hecho de que estás trabajando
El tema de ser positivo está muy bien, pero ser estúpido por quedar bien creo que es hacernos un mal a largo plazo. Así que si quieres aprender a decir no maquillado con algo positivo, lo puedes hacer, si eso te hace sentir mejor.
Lo realmente importante es que aprendas a decirlo y que quede claro. Te pongo aquí unos ejemplos:

  • “Lo siento, debes hacerlo tu mismo” (en vez de: “no puedo”),
  • “En este momento me encuentro haciendo un proyecto” (en vez de: “no tengo tiempo”),
  • Decir que no para ser productivo“Muchas gracias, pero quiero hacer otras cosas” (en vez de: “no quiero”),
  • “Gracias por el ofrecimiento, en este momento ando metido en otros proyectos” (en vez de: “no me apetece)”
  • Interesante propuesta, sin embargo ahora estoy contenta haciendo lo que hago (en vez de: “no me interesa”)

Es necesario, es saludable y en muchas ocasiones es lo que se necesita. Esto no debes verlo como algo malo, como ser egoísta o como que no te interesa lo que le pasa a un amigo o compañero de trabajo.
Es indispensable separar las cosas. No por amistad debes meterte en camisa de 8 varas, en hacer mil cosas al día, en trasnochar, en posponer tu tiempo de ocio, de descanso o aquel tiempo que deberías dedicar a ti mismo, a tu salud mental y física, todo por el simple hecho de hacer algo que tu amigo perfectamente puede hacer solo. Salvo que le da pereza porque tú siempre estás ahí para hacerlo.
No fomentes la decidía de la gente, la vagancia y sobre todo no dejes que abusen de ti, porque eso a la final hace que no seas productivo y que termines postergando cosas realmente importantes de tu vida, de tus proyectos y de aquello que realmente quieres hacer.
Como te dije en el artículo que cito al principio, no es una tarea sencilla o fácil de llevar a cabo. Puede costarte mucho y más si estás acostumbrada a ayudar. Sin embargo, debes pensar primero en ti, en tu salud, en tu tiempo, en lo que quieres y necesitas. [piopialo]Recuerda que no por hacer mucho harás las cosas bien[/piopialo] y tal vez estés perdiendo tiempo importante que podrías estar invirtiendo en tus propios proyectos.
[piopialo vcboxed=»1″]Así que ojo con lo que aceptas y sobre todo aprende a decir que “no”.[/piopialo]
Te diré por qué para mí es importante y productivo decir que “no”:
Decir que no para ser productivo
 Al hacerlo puedo dedicar más tiempo a mis tareas importantes. Haciéndolas a conciencia y de manera organizada.
 Al hacerlo puedo disfrutar mucho más de mí y de mi familia y puedo enfocarme en mis prioridades a nivel personal y profesional
 Al hacerlo cuento con más tiempo para iniciar muchas cosas que siempre quise hacer y que siempre me veía en la necesidad de postergar.
 Al hacerlo me siento libre ya que soy yo la que elige qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo.
 Al hacerlo he dejado de ser un títere de las circunstancias
 Al hacerlo he dejado de sentirme siempre saturada y sin tiempo para nada
Sé lo que piensas: «que no es fácil, que mi situación es diferente porque ahora no tengo un jefe, ni que responder ante nadie»... Lamento decirte que  te equivocas. Tengo un jefe mucho más estricto que el que tenía antes y tengo que responder ante alguien mucho más importante: Yo.
[su_heading size=»17″]Ser tu propio jefe es una gran responsabilidad y tener que dar cuentas ante ti mismo es aún más tedioso que tener que hacerlo ante otra persona. [/su_heading]
Decir que no para ser productivo
Así que sí, tengo una situación diferente a la tuya (tal vez) pero tengo un jefe y tengo que discernir con él todo el tiempo y también tengo que decirle que no, porque a ese jefe le encantaría hacer mil cosas, comprometerse con mil personas y llegar a la luna si uno se descuida, pero hay que parar el carro, hay que aprender a decir que no y yo me encuentro todos los días en esa tarea.
 Ya me contarás cómo te va si decides aceptar el reto. Me encantaría saber si a medida que vayas aprendiendo y diciendo “no” te sientes más productivo o por el contrario la carga es más pesada de lo que era antes.

19 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo! Yo aún estoy aprendiendo a decir «no» a algunas propuestas que no me aportan nada, que por mi trabajo llevaría mucho tiempo, y que en realidad son caprichos o exigencias de algunas personas a las que les interesa mi trabajo, pero gratis. Por todo ello estoy aprendiendo a priorizar las propuestas que me llegan, analizando lo bueno que me puedan aportar, y valorando el esfuerzo en recursos y tiempo que en ello tengo que invertir. Y a veces he de reconocer que salgo perdiendo y acabo cediendo. Desde que me di con varias situaciones en las que por decir «no» he tenido que hacer trabajo extra no remunerado, y para colmo ni si quiera agradecido, me he propuesto esta meta: Ser más eficaz, y esto pasa por saber declinar ofertas que son en muchas ocasiones simples caprichos. Gran artículo, muy util y liberador. Gracias!
    Un beso grande y enhorabuena por tu trabajo!

    1. Nolee gracias por compartirnos tu experiencia, la verdad es que decir que no, parece muy sencillo pero tiene su complejidad y requiere mucho de nosotros hacerlo bien y cuando debe ser dicho. Gracias por tus palabras, espero que de verdad te sirva esta reflexión, pero sobre todo que sigas con el mismo impulso de seguir diciendo no cuando así lo sientas. Un abrazo 🙂

  2. ¡Hola!
    Que necesario es decir que no en esta vida.
    Reconozco que soy , o más bien era, de esas personas que le costaba hacerlo. Pero el día que decidí que «hasta aquí había llegado», fue una gran liberación. Pero no solo por el hecho de pronunciar ese NO, sino por ser sincera haciéndolo. Quiero decir, dando las explicaciones y argumentos de mi no.
    Admito que en ciertas ocasiones aún me cuesta algo… Pero con el tiempo estoy aprendiendo a valorar mi tiempo, a valorar mis conocimientos, en definitiva, a valorarme en todos los aspectos, por lo que creo que en parte es una gran terapia para mejorar nuestra autoestima.
    Genial artículo guapa.
    Besos

  3. Hace muy poco fui a la presentación de un libro, y el escritor decía; no tengas miedo al decir que NO, nunca tengas miedo decir NO SE, y la verdad si muchos aplicarán ello, en vez de ceder tanto por no quedar mal o no estar siempre complaciendo , las cosas cambiarían ^.^ quitemos los miedo y decir No con una sonrisa.

  4. Me pone enferma cuando me llegan propuestas absurdas para realizar en los blogs por nada o por un detalle y un vale para que gaste en su tienda online donde venden cosas que ni necesito ni me interesan. Si quieren de verdad que se les realice un trabajo que hagan una oferta seria y dejen de creer que se lo van a hacer por el morro o por muy poco. Encima te ponen la coletilla de «Por supuesto te vamos a dar un vale para gastar en la tienda» y cuando te dicen de cuanto es el vale te meas de la risa y encima se ofenden cuando les dices que por ese precio si no trabaja el tu tampoco…

    1. Guapa, decir que no a ofertas de trabajo en tu propio blog no siempre es sencillo, pero sí que es necesario hacerlo, sobre todo cuando no estás de acuerdo con la oferta que te hacen, es que no hay de otra, toca decir que no y listo 🙂

  5. Recuerdo haberte comentado en el otro Post que escribiste sobre la importancia de decir que no, que fue una de las lecciones más difíciles y productivas que he tomado, merece la pena a hacerlo. Yo soy mi propia jefa y a veces es más difícil decirse que no a uno mismo jajaja, bss

    1. jajaja Penny eso si que es verdad, porque llega un momento en que decirle que no a los otros se hace con facilidad, pero negarnos cosas a nosotras mismas cuesta un poco más ¿Cosas raras no? Tenemos que seguir trabajando en ello. Un abrazo guapa 🙂

  6. Realmente gracias a Dios tengo suficiente carácter para saber cuando decir que no tengo suficiente tiempo o cuando llega a mi ese tipo de personas que a costa de favores siempre quieres que le hagas todo. Yo no tengo miedo a decir no. Buen post ♥

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.