Tailandia fue el país que nos motivo a realizar este periplo. Nuestra idea era llegar allí y que fuera nuestro «centro de operaciones». Sin embargo [piopialo]una cosa es la que piensas antes de… y otra la que pasa cuando estás en el terreno. [/piopialo]
Eso nos pasó con Tailandia. Que tras 5 meses de viaje a la final hemos llegado y aunque es el destino que cientos de personas prefieren, te diré que para mí es un lugar para conocer, pero poca cosa más 🙂

Pasar migración en Bangkok

Tras nuestra estadía en Camboya, hemos llegado a Bangkok. Lo primero pasar el control de migración. No es muy claro el tema. Mucha gente se pierde y termina haciendo la cola que no es y vuelva a empezar de cero.
Pues las divisiones son bastante confusas. Nosotros por cosas del azar, hemos hecho la fila donde es. Entramos sin problema, sin preguntas. Al no tener visado, nuestro tiempo permitido fue de 30 días (más que suficiente) 😀
Luego al salir hemos buscado el lugar para comprar una SIM. Tras la experiencia en Camboya hemos decidido que definitivamente, así salga más costoso eso es mejor comprarlo en el aeropuerto. Algo bueno, te regalan una SIM en «información» (completamente gratis).
Eso sí, no tiene Internet, pero te ahorras lo que cuesta la tarjeta. Luego fuimos a buscar el sitio donde pudiéramos cargarla con datos. Allí las personas hablan poco inglés, así que a punta de señas hemos podido hacernos entender y lograr que nos vendiera lo que necesitábamos.
Al menos una carga de 24 horas, la cual nos serviría para comunicarnos con el chico del apartamento donde nos íbamos a quedar.

Taxi desde el aeropuerto de Bangkok

Otra cosa que pasamos fue tomar el taxi para salir, vaya faena. Resulta que haces una cola y te asignan un taxi. Imaginas (que como en todas partes) hay una tarifa fija. Pues no, el taxista cobra lo que le da la gana. Nos habían dicho que por 300 Baht nos llevarían. Pero no pudimos conseguir un taxi por ese precio, nos tocó pagar 500 Baht. Ahí empezamos a ver cómo era la movida en Tailandia.
La gente abusa del turista, porque se supone que tienes dinero para gastar. La personas allí son mucho más cerradas que en Camboya, en este último al menos podías negociar con otros, en Tailandia se cierran en banda todos y no te queda otra que aceptar o aceptar 🙁
Pues bien, sin más, nos hemos montado en el taxi y hemos llegado tras 50 minutos a nuestro edificio. Donde íbamos a pasar la siguiente semana (que se convirtió en dos). El apartamento lo conseguimos por Airbnbcomo lo estaban terminando, nos lo dejaron muy económico.
El lugar era una pasada. Tenía cocineta (o bueno, la tendría en tres días) y  el Internet iba bastante bien, además contaba con piscina y era muy cómodo, en el piso 31, con unas vistas impresionantes. En definitiva estuvimos muy bien allí. Lo malo es que quedaba lejos de todo, así que salir a buscar comida y hasta hacer turismo fue una aventura.

Descansamos bastante, nos aclimatamos al lugar, al barrio. Probamos la comida local, fuimos a mercar y tras varios días de descanso llego el momento de hacer turismo.

Movilizarse en Bangkok

Como estábamos en la periferia, movilizarse fue toda una aventura. Resulta que debíamos tomar dos buses para llegar cerca a Hua lamphong station. La estación de tren más cercana a la parte turística. Porque lo dicho, lamentablemente a la parte turística no llega el tren.
Aunque lo otro era tomar el tren y el metro, eso significaba 3 medios de transporte en vez de dos. Un poco más costoso, aunque más rápido. Lo bueno de no tener afán es que puedes elegir y nos hemos ido a la aventura.

Bus en Bangkok

Ten en cuenta que el bus se paga de acuerdo a dónde vayas. Así que cuando te montas, la ayudante del conductor, te pregunta para dónde vas y de acuerdo a eso te cobra. Muy fácil ¿cierto? Sin embargo, te enfrentarás a los siguientes problemas:
1) No hablan inglés
2) Deberás decir para dónde vas en su idioma (lo más acertado posible). Recomendación apúntalo en un papel o copia una foto del lugar en el iPod, móvil o lo que sea que utilices, para así mostrarle a la persona para dónde vas.
3) No hay forma de saber dónde bajarse, pues es tu primera vez. Así que te toca dos cosas:
a) Estar pendiente del tiempo, si te han dicho más o menos cuánto demora el trayecto. En caso de que no te lo hayan dicho te recomiendo mires en Google Maps que te dice el tiempo en transporte público. Eso te dará una idea.
b) Seguir el recorrido por Google Maps y estar pendiente cuando creas te acercas al lugar de destino. La mejor opción, pero si no tienes Internet móvil, pues el punto (a) te sacará del apuro.
Lo dicho. Montar en bus allí es una aventura, pero una aventura que a mí, particularmente, me encantó y que disfruté en 6 o 7 ocasiones. A lo último le coges el truquito al asunto y lo disfrutas muchísimo. De hecho me gustó más que el tren 🙂

Metro o tren en Bangkok

El metro y el tren funcionan bastante bien. Son servicios rápidos, seguros y tranquilos. Aunque con muchas personas a bordo.
Aquí también te cobran de acuerdo al destino y es todo un paseo ya que el tren llega hasta cierto lugar y el metro hasta otros puntos, por lo que normalmente te tocará hacer transbordo y por más que digas que vas al barrio chino, ellos te dirán que llegan hasta Hua lamphong station y de ahí defiéndete como puedas. Aunque los ayudantes sí que hablan un poquito más de inglés y te pueden brindar bastante información.

Qué ver y qué hacer en Bangkok

Todo dependerá del tiempo y de lo que te guste. Allí hay mucho para hacer. Desde ver templos, ir a parques, caminar por el «Puerto», hacer recorrido en barcas, montar en Tuk Tuk, en taxi, moto, bus, ir a centros comerciales, el barrio chino, a grandes mercados, algunos en el lago…
En fin, hay para todos los gustos. Aquí te resumo los que nosotros íbamos a hacer y lo que a la final hicimos:

Gran Palacio

El Palacio fue el lugar de residencia oficial del Rey de Tailandia desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. Todo un complejo de edificios.
Dentro también hay varios templos que te permiten conocer la arquitectura del lugar (según dicen), porque la verdad el país no es así salvo los templos, el resto vive de otra manera, así que yo no lo llamaría la arquitectura del país, pero bueno, qué puedo decir yo si no sé nada de nada, cuando los que saben así lo llaman. ¿Debe ser por algo, no?

Wat Phra Kaew

Este templo se encuentra dentro del gran palacio y alberga al Buda Esmeralda que data del siglo XIV. Al parecer no es que se pueda ver realmente, pues según me dijeron cuando fui, que en ese momento no se podía ver, salvo los alrededores, ya que el único que puede verlo, tocarlo y hasta cambiarle el vestido es el Rey, el resto solamente pueden verlo desde lejos y bien lejos, así qué, en fin…

Wat Pho

Un templo que se encuentra en la parte de atrás del gran palacio, hay que darse una buena caminada por puesticos de comida, de artesanías y demás (que es bastante agradable), para llegar a él.
Este templo contiene un buda acostado, de color amarillo o dorado, que puede ser oro. El lugar es más bien pequeño, ancho o alargado, según como se mire. Aunque parece que el sitio para orar es bastante interesante, yo me lo imagino tranquilo (porque no entramos).

Wat Arun

Es un templo que se encuentra al otro lado del río, por lo que hay que pasarlo en barca. Este lo puedes ver desde un parquecito que hay cerca al gran palacio y al Wat Pho o por las callejuelas. La gente recomienda ir a ver el atardecer o amanecer porque dicen que al subir se ven unas vistas espectaculares.
Aunque el amigo que conocimos (que fue) dice que no le pareció la gran cosa y que la subida no es para tanto. Ya saben, para gustos colores. Nosotros no fuimos, así que ni idea 🙂 Información en Wikipedia

¿Qué hicimos entonces?

Estuvimos en la zona, recorrimos las calles, los templos (la parte que se puede sin pagar), estuvimos a punto de entrar en el del Buda acostado, hicimos la cola y todo, pero a la final nos arrepentimos, porque 1) conocimos un español majísimo con el que decidimos quedarnos hablando toda la tarde, así que nos fuimos a buscar un lugar tranquilo para estar y hablar…
Y por allí lo encontramos, si señor 🙂 y 2) porque no nos dio la gana. Así de simple, así de sencillo. Tras 15 días en Bangkok visitar sus templos no era algo que nos apetecía realmente, así que ¿Para qué gastar dinero en algo solamente porque es lo que toca hacer? 🙂

Barrio chino

El barrio chino sí que lo recorrimos. Nos perdimos por sus templos, que descubrimos sin querer queriendo. Casi entramos a una clase (de algo), me sonó a catequesis, pero ve tú a saber qué decían ahí 😀 y nos perdimos por sus callejuelas hasta que nos agarro la noche. Vimos a personas hacer aeróbicos en un parqueadero, los puesticos de las comidas listos para hacer su agosto.
No es que sea una cosa del otro mundo, de hecho no lo fue, pero a mí estos sitios sí que me gustan y terminé disfrutándolo un montón.
En Bangkok hay mucho más por hacer, disfrutar y conocer. Los centros comerciales son geniales, grandes y todo un centro de diversiones, tiene muchas cosas para hacer: desde cine, plazoleta de comidas, juegos, almacenes de marca para comprar ropa, accesorios, electrodomésticos, karaokes, discotecas, bares, hasta mercados (como cualquier centro comercial que conozcas. Tampoco es que sea cosa del otro mundo, pero no deja de ser interesante para observar a la gente).

Ir a cine en Bangkok

Para nosotros ir a cine es un gran hobbie, es algo que hacemos y disfrutamos mucho. Así que estando en Bangkok y teniendo en cuenta que teníamos un centro comercial cerca al apartamento, una noche aprovechamos para ir a cine y ver 300: El nacimiento de un imperio. Allí nos pasó algo muy gracioso. Nosotros nos hicimos adelante de todo el mundo. No había nadie delante de nosotros.
Estábamos viendo los cortos, comentando riendo y comiendo, como siempre. Cuando de un momento a otro la imagen cambió y había una leyenda en tailandés, luego sonó una música y empezó a mostrar imágenes del Rey desde pequeño. Yo empiezo a decirle a Jaime lo curioso del asunto cuando noto que todo el mundo atrás se ha parado.
Así que como todos nos paramos y por dos o tres minutos, mientras dura la música y las imágenes, todo el mundo está en silencio y de pie.
Fue muy gracioso, curioso y sobre todo interesante. Qué te puedo decir. No sabía que esto iba a pasar y me tomó completamente fuera de base. Genial!!!
Luego a disfrutar de la película y de las ricas palomitas (crispetas) 😀 Allí las películas te las dan en tailandés o en VOS. Los subtítulos, obviamente, eran en tailandés únicamente a diferencia de Kuala Lumpur que los ponen en malayo y chino 🙂

Conclusiones

[su_pullquote]Yo siempre que visito y dejo un lugar me hago dos preguntas: ¿Viviría aquí? ya sabes mi respuesta con respecto a Bangkok. Lo otro es: ¿Volvería aquí? sí, volvería. Le daría otra oportunidad, aunque tal vez no en un futuro cercano :)[/su_pullquote]
Bangkok es una ciudad en crecimiento, con muchas cosas interesantes y muchas actividades para hacer. Sin embargo, tras haber estado casi tres meses en Kuala Lumpur, si es de escoger una ciudad para vivir, sería esta última. Bangkok no me cautivó como para decir «yo viviría aquí«.
La contaminación es impresionante, el transporte aún le falta mucho, los atascos son monumentales, el tema del «país de la sonrisa» no me convenció.
Al menos en Bangkok no vimos mucho de ello, además que eso de no poder confiar en los que se te arriman me pareció desgastante y una lástima. Allí todo el mundo quiere sacar partido de ti por ser turista. Todos te ofrecen algo, y mira que hemos estado ya en países donde hay mucho turismo: Camboya, Indonesia, pero Tailandia se lleva la palma en este sentido y no para bien, para mí de las cosas negativas del país.
El turismo es tal que tiene corrupta la ciudad. Hay mucha demanda y aunque es un país «barato», no es una ciudad tranquila. Si buscas escapar, allí no escaparías de nada. Polución, contaminación, turismo, comida que no me convenció. En fin… Bangkok (y tal vez Tailandia) no es lo mío y no con ello quiero decir que no volvería. Claro que sí, hay mucho que no conocí y que tal vez me animaría a conocer. Pero no es mi país, al menos la primera impresión que me deja es esa, tal vez con una segunda o tercera las cosas cambien, puede pasar, ha pasado antes 🙂
Nota: aclaro que las ciudades grandes y caóticas me gustan: New York, México D.F., Madrid, Barcelona, Roma, Paris, Sídney, Kuala Lumpur y ahora Hong Kong… pero Bangkok no ha pasado la prueba 😀
[su_box title=»Participa >.<» style=»noise» box_color=»#f6bec1″ radius=»10″]Te ha pasado eso que tengas muchas expectativas de un lugar por lo que te cuenten y cuando llegas no se acerca a lo que esperabas ¿Cuándo, en dónde te ha pasado? ¿Qué has hecho? ¿Le has dado otra oportunidad o para ti con una es suficiente?[/su_box]

5 comentarios

  1. Hola Señorita!!! Pues sí, me pasó cuando vine a Edimburgo, todo el mundo decía que era preciosa, que me encantaria bla bla. Yo llegué cansadísima del viaje, no cogí los autobuses apropiados al principio y tuve que caminar muchísimo con todas las pendientes que hay aquí por estar construida en una montaña. El casco antiguo era bonito pero me lo esperaba más, nosé. Al día siguiente, más descansada, bien desayunada y con la mente despejada, cogimos los autobuses apropiados, visitamos zonas que no eran las típicas de la guía, y mi percepción fue cambiando.
    Hoy en día, sigo descubriendo la ciudad, y la ciudad no tiene nada que ver con lo que yo pensé, pero es muchísimo mejor y totalmente diferente.
    A veces es mejor descubrir el lugar en lugar de tenerlo «muy trillado» antes de ir, siempre hay algo que te sorprende y adquieres tu propias conclusiones, y no las de las personas que escriben sobre el lugar.
    Dale una nueva oportunidad a Bangkok, visita sitios que no conozcas en absoluto, aunque creo que Tailandia no debe de ser todo Bangkok, es como si España fuera solo Madrid, Oh no! jeje Un besitooooo

    1. Elisa completamente de acuerdo contigo, creo que si le daría otra y tal vez muchas más oportunidades a la ciudad y hasta el país. Sin embargo, creo que lo han trillado tanto, que da hasta pesar.
      Es un lugar demasiado turístico, a mi eso me aburre. No por los turistas, si no por los locales que quieren abusar de uno. Eso no me gustó y no quiero generalizar, porque no todo el mundo es así. La cosa es que es un choque. Ni siquiera en Camboya que también es bastante turístico me sentí de esa manera.
      De hecho, me esperaba más acoso en Camboya, porque la mayoría de gente que he leído dice que te bombardean, que no te dejan andar, que te siguen (yo eso no lo viví). En ningún momento me sentí acosada. En Bangkok me sentí mareada con la contaminación (recordé cuando llegué a ciudad de México, abres la ventana y es que no puedes, la polución es tanta que contamina todo)… Triste porque teníamos unas vistas preciosas 🙁
      En Phuket me sentí mejor, pero las chicas son tan «acozonas» que era jarto, no por mí, Jaime se sentía violado cada rato jajaja Algo que es bueno porque así también se da cuenta en primera persona cómo se sienten las mujeres…
      Estos son ejemplos, no todo fue malo, de hecho creo que todo fue muy bueno. Simplemente que comparando, yo antes de ir a Tailandia, iría a Indonesia, por ejemplo y de repetir, volvería a Malasia y desde luego a Camboya, en ese orden sería mi top (de momento, porque Hong Kong a desbancado a más de una) 😀
      Un abrazo señorita y sigue descubriendo ese nuevo país en el que estás, seguro te sorprenderá un montón 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.