A veces  nos exigimos mucho en nuestro trabajo, estudio, proyectos, familia, en nuestro simple día a día y olvidamos que a veces es necesario bajar el ritmo, relajarnos y dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Muchas veces nos agobiarnos por lo que no hicimos, no vimos, no dijimos, no cumplimos…
A veces está mal no cumplir con lo que se dice, pero no debería ser razón para darnos látigo y castigarnos como si fuera el fin del mundo o hubiésemos ocasionado el Apocalipsis… Y si ese fuera el caso, recomendaría relajarse y disfrutar porque lo que sea que venga durara poco 😀
Estatua en Wat PhoAsí que mi corto mensaje del día es para decirte que disfrutes, que te tomes un tiempo para ti, que no te castigues.
Baja el ritmo y aprecia las cosas que te encuentras en el camino y no esperabas, así sean malas.
Aprende de ellas y disfruta porque por algo estás viviendo lo que estás viviendo. Por ejemplo, hoy salí con la idea de hacer turismo en Bangkok.
Sí, llevamos 10 días y no hemos visto nada de los que «se supone» debemos ver  y hoy iba a ser ese día.
Sin embargo, a la final conocí a una persona muy interesante y decidí dedicar mi tiempo a compartir con él en vez de ir a ver Palacios y monumentos, porque estoy segura que no lo veré en mucho, mucho tiempo y a veces sientes que es mejor compartir con otras personas que ver cosas que son bonitas, pero que no te hablan.
Comprando las entradas al cineAsí que en vez de conocer lo que todo el que viene a Bangkok ve, me dedique a conocer otra persona y pasamos unas horas muy agradables hablando de viajes y experiencias.
Luego, de regreso a casa, me tope con un bus gratuito que iba a un centro comercial, me monté y me fui en él a ver si alcanzaba a entrar a cine, y lo logré, me vi 300 y descubrí que es verdad que los tailandeses le tienen mucho respeto a su Rey, algo que me pareció curioso y bonito.
Todo esto no era lo que tenía planeado esta mañana, pero es lo que ha salido. Me he desconectado, no he escrito nada y estoy tan fresca y contenta por lo que aprendí que me voy a dormir tranquila.
No es el fin del mundo que no tenga hoy una gran historia para contarte, espero que mañana tenga algo mejor.
Si no es así, seguro me inventaré alguna cosa, ya veremos…
Mañana cambiaré de ciudad, así que la vida nos traerá sorpresas. Mientras por favor disfruta y déjate llevar por las cosa que no planeas.
A veces puedes aprender mucho más de ellas.
Con Gustavo el chico que conocimos hoy

Con Gustavo de un mochilero de provincias

5 comentarios

  1. Te voy a confesar un secreto, shhhh, no soy nada dada a visitar monumentos y tal cuando viajo, si voy con más gente es lo que toca, pero si depende de mi prefiero perderme por la ciudad, charlar horas con alguien interesante y zampar todo lo que se me ponga delante (ya hasta sin hambre, pero es que me encanta el turismo gastronómico) así que te entiendo perfectamente, lo monumentos seguirán ahí mañana, disfruta de lo que te pida el cuerpo!
    Chu!!

    1. Eso es a la final lo que hay, disfrutar de lo que el cuerpo te pide, eso me gusta 🙂
      A mi los viajes también me abren el apetito y como mucho, como que las ganas de conocer y explorar tienen ese efecto en mi 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *