Cuando pensamos en ir a China, la verdad no teníamos planeado resultar en Beijing. Lo cierto es que queríamos ir a a Shenzhen y Yangshuo pero pegarnos ese viaje hasta la capital, no nos apetecía mucho. Sin embargo, cuando buscamos la forma de llegar por tierra al lugar que queríamos no habían pasajes hasta el 3 de mayo y como era fiestas la cosa se complicaba (En China celebran 3 días de fiesta, tras el 1 de mayo), así que ni modos. Buscando y buscando qué hacer, encontramos que podíamos irnos desde HK a Beijing por tren bastante económico, así que nos animamos y eso fue lo hicimos.
Hemos tomado un tren de Hong Kong con destino Beijing. El viaje es de 24 horas más o menos. Salimos un sábado a las 3:15pm y llegaremos a eso de las 3:30pm del día siguiente (domingo). Hace una parada de 45 minutos en un pequeño pueblo en China y luego, cuando se aproxima más a Beijing, hace otro par de paradas más. En ninguna de ellas se baja gente, algunos se suben en otros bajones pero no en los que tienen camarotes (al menos no en el nuestro).

Puestos en el tren

Ubicándonos en el trenExisten, como en cualquier tren, asientos rígidos para viajar sentado (durante todas esas horas). No debe ser muy cómodo, pero mucha, mucha gente viaja de esta manera. Porque obviamente también es más económico y en épocas de fiesta puede haber tanta gente que hay personas en los pasillos y en todos los corredores, no quiero ni vivirlo (si te digo la verdad).

Habitaciones privadas: un camarote, con camas un poquito más amplias y cómodas para dos personas. No creo que quepan 4, pero una pareja con hijos pequeños, bien podría ser.
Literas para 4 personas (camarotes) en habitación privada. Tiene puerta, además de que las camas, son un tris más «amplias» y la altura de las literas es más separada. Los baños son más «bonitos», pero igual puedes usarlos estando en el vagón que estés, ya que estos son compartidos.
Literas duras para 6 personas: no es privado, cualquiera que pase puede verte. Eso quiere decir que no tiene puerta, pero no es nada intrusivo, ni se siente uno incomodo. Al menos no nos pareció así. Son camarotes de tres y son bastante estrechos, pero para un flaquito como Jaime y una chiquita como yo, es a penas ideal.
Hemos comprado puestos, en las literas «duras» que llaman y sí son duras, pero muy cómodas. No son una tabla completamente y se siente uno muy a gusto, ya que las almohadas y la cobija son bastantes cómodas. Tenemos dos compañeros de «habitación» chinos que no hablan ni papa de inglés y mucho menos español, así que poco hablamos con ellos, pero no son mala gente, de hecho muy formales nos han ofrecido sentarnos en sus literas, para estar más cómodos. Porque eso sí, el espacio entre las literas es muy estrecho, por lo que no es posible estar sentado completamente en la segunda y tercera fila.
Traviajando en tren de Hong Kong a Beijing
En definitiva, nos hemos sentido tan a gusto que hemos dejado nuestro equipaje allí (a cargo de ellos, sin saberlo) y nos hemos ido por más de una hora a comer fuera (si ir 5 bajones más arriba es irse fuera) 😀 Y resalto esto, porque muchas recomendaciones que leí en los blogs de viajes es que no debes dejar tu equipaje solo, sobre todo en estos camarotes compartidos. Creo que a la final, dependerá de los compañeros de «cuarto» que tengas.
Como ya les dije, en este «cuarto» caben en total 6 personas, pero solamente lo estamos ocupando 4. En todo el vagón caben un total de 48 personas. Hay dos baños y 3 lavados (para las manos), además cuanta con un lugar que te da agua caliente. Hemos encontrado personas muy amables que nos han ayudado mucho. Desde el señor que recibía nuestro tiquete, que nos ha dicho que como no había nadie más en el compartimiento podríamos bajar del tercero (que fue el que compramos) al segundo y la verdad, aunque el tercero es cómodo, el segundo me pareció mucho mejor, ya que el aire no te queda de frente y es más abrigadito 🙂

Comida en el tren

Comida en el tren de HK a BeijingAl viaje ser tan largo, la gente acostumbra a llevar la comida, o cosas para hacer de comer de manera rápida y fácil en el tren. Por aquí la comida instantánea es muy común y fácil de hacer. Nosotros llevamos cositas, sobre todo para picar y desayunar, pero la comida pensamos disfrutarla en el restaurante. Es una buena forma de ver cómo sería el tema de la alimentación en China 🙂
Es así como en la tarde, cuando empezó el hambre, nos hemos ido a buscar el compartimiento del restaurante y terminamos comiendo en el tren. Una comida sencilla pero rica, que nos ha costado 93 Yuans 10€ para los dos. Además, nos tocó un compañero de mesa muy simpático, que tampoco hablaba mucho inglés, pero que con su sonrisa nos acompañó un buen rato.
Luego al volver a nuestra litera, encontramos un par de chicas muy divertidas, con quienes hablamos como 3 horas. Al parecer nos van a ayudar mañana cuando lleguemos a Beijing (ya veremos). Ellas vienen de un viaje que hicieron a Tailandia y han resultado una muy buena compañía.

Curiosidades

Primeras ciudades en ChinaAlgo curioso que nos ha pasado, es que cuando compramos los tiquetes, nos dice la chica que cuesta 574 dólares de HK y que debemos pagar en efectivo. Así que nos hemos ido a sacar más dinero y cuando volvimos, nos atendió otra persona y nos ha cobrado 514 dólares de HK. No sabemos por qué, pero nos ha hecho un descuento, de hecho el tíquet dice el valor real y una pegatina con el dato del descuento 🙂
Luego, cuando subimos al tren, nuestras literas eran las de más arriba, pero el «guardia» nos dijo que podemos usar las del medio porque ya no subirá nadie más al tren hasta llegar a nuestro destino. Muy querido, porque aunque arriba está bastante bien, en el medio es más «abrigadito», además para mí genial, porque puedo usar más almohadas 😀

Ten en cuenta

En el restaurante solamente aceptan moneda local, así que debes tener moneda de China.Sector de fumadores en el tren
En la estación de tren de Hong Kong hay donde cambiar dólares de Hong por yuanes, así como otras denominaciones. Igualmente, algunos cajeros te pueden dar dinero de China.
Sí se puede fumar en el tren. No es que esté prohibido, como algunos creen. Nada de eso, hay lugares donde se puede fumar y sí es terrible ese tema 🙁
Para terminar, te cuento que el viaje aunque largo es bastante cómodo, confortable y muy agradable. Nos gustó mucho, al fin y al cabo recorrimos más de 2.500 kms y no hubo un momento de aburrimiento.

3 comentarios

    1. Lo compré el mismo día que viajé. Si recuerdo bien, eso sí lo compré súper temprano. De hecho recuerdo haber tenido que dejar los morrales en taquilla para pasear por la ciudad y no quedarme todo el día en la estación 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *