Después de 6 meses sin ir a la casita y visitar a la familia y amigos, el 11 de junio viajamos al valle, estuvimos en Cali visitando a la familia de Jaime mis amigos Sandra y Giuseppe ([email protected] e hijos) y mis tíos.
Fue interesante volver a Cali después de tanto tiempo y ver que no ha cambiado mucho sigue siendo la ciudad descuidada y abandonada que dejamos hace ya varios años, es una lástima porque Cali tiene una gente maravillosa y ahora esta convertida en un antro de malhechores con calles llenas de basura y contaminada. Ahora solo queda esperar y ver si la nueva administración hace algo mejor por la ciudad.


Despedida con mi Hermano
Después tuvimos una cena con mi hermano y su novia de despedida en Crepes

Celebramos nuevamente el cumpleaños de Jaime que fue el 9 de Junio, pero que por exámenes finales de mi universidad ese fin de semana fue imposible viajar, a pesar de ya tener la semana siguiente libre. Sin embargo en Bogota locelebramos nosotros, salimos a almorzar a crepes, ya que nos encanta el lugar, y le regalaron un postrecito de cumpleaños muy bonito y en la noche Ewita y Mario nos invitaron a comer y celebrar el cumpleaños a Jaime, la pasamos muy rico hablando y comiendo la deliciosa cena que nos preparó la monita.
En Cali la mamá de Jaime nos invito a comer postre en crepes con toda la familia y aprovechamos para celebrar el cumpleaños del suegro que también es el 9 de junio. Jaime pasó un muy feliz día, no como la crisis de los 30 que la depresión le duro como un mes, este fue mejor, sus 32 años fueron  más llevaderos, ya que contestó el teléfono y se divirtió de lo lindo, gracias a Dios.
Despedida donde la Tia Edith
El viernes pasamos a despedirnos de mi Tía Edith y compartimos una tarde llena de risas

Donde mis tíos estuvimos saludando y compartiendo dos ratitos de la semana, nos tomamos fotos y la pasamos muy rico con ellos, alcanzamos a visitar a mi tía Offir y a Beatriz mi prima, porque las otras dos niñas no estaban en casa ese día, fui donde Sandra, mi amiguita de muchos muchos años, y vi a su bebe, Juanjo, que ya no esta tan pequeño como cuando lo conocí, ahora tiene 17 meses y es grandísimo, hermoso, ella esta muy bien contenta y feliz con su nueva vida, de mujer comprometida y con un hermoso niño.
Giuseppe que no veía desde Diciembre, también esta bien, con dos hermosos hijos Mateo y Jerónimo, a Mateo no lo conocía pues en diciembre estaba de vacaciones donde los abuelos en Cartago y esta vez tuve la oportunidad de verlo, tiene 14 meses y es grandísimo y muy lindo al igual que el hijo mayor, la esposa de yupi, Johanna, esta hermosa, hace mucho tiempo no la veía delgada, pero a ambos el matrimonio les ha sentado muy bien.
Terapias Alternativas Abraza Amigos
Con mi buen amigo Giuseppe

Alcanzamos a ir a Armenia, estuvimos en la nueva casa de Ofelia, compañera de trabajo y tía de Jaime que se fue a trabajar desde la nueva sucursal de la Fundación en esta ciudad del Quindío. Salimos con mi loca y querida amiga Lina a tomar roncito a un bar muy cuco en el norte de Armenia hasta media noche, la pobre tenia que trabajar al otro día, así que tratamos de no trasnocharla mucho, igual iba a estar en Sevilla el sábado siguiente, donde teníamos planeado embriagarnos, como en los viejos tiempos.
Pacíamos mucho en Armenia y conocimos, esta si es una ciudad que ha mejorado con los años y que vio en el terremoto de hace 8 años una oportunidad de mejorar y salir adelante, esta hermosa, con unos paisajes y unas construcciones muy de ciudad, además el clima es el que a mi me gusta, frió en las noches y templado en el día.
Después de varios días de vagar llegamos a la casita en Sevilla, fue una alegría ver a mis hermanos y padres después de tanto tiempo, mis hermanitos han crecido mucho Víctor este año cumplió 18 y Andrés 17, si Dios quiere el mayor va a prestar servicio militar en el pueblo, eso sería muy bueno, pues mi madre esta preocupada de que se lo lleven pa el monte, esperar a ver que pasa, sigue entrenando balónmalo, deporte que aun no entiendo, pero del cual espero aprender pronto.
Andrés en las mismas con ganas de estudiar, pero esperando a ver cómo soluciona también su situación militar y como ahorrar para poder hacerlo, la vida es complicada en mi casa y algo dura, pero llena de amor y mucho humor.
En Sevilla nos encontramos con Sonia mi amiga de la infancia y su bebe Santiago que ya esta grandísimo, su esposo Kiko también se dejo ver. En la noche del viernes salimos al parque a chismociar de la gente y recordar viejos tiempos.
El sábado llego Lina y Giuseppe y en la noche nos fuimos de farra, la pasamos delicioso y por primera vez baile con mi hermanito, quien me persiguió toda la noche para que le prestara la cámara y tomar fotos a sus amigos, no toma y no rumbea mucho pero ahí estuvo con nosotros un rato, estuvimos con los primos de Yupi, entre ellos Paula y Andrés su hermano, con quién no salíamos a rumbear desde hace como 10 años más o menos, para variar nos embriagamos, pasada la noche, o madrugada mejor, nos encontramos con Margarita y Mariluz y fue lo peor porque nos bogamos una botella de aguardiente en media hora y nos enloquecimos, mejor dicho…. Recordando viejos tiempos y viviéndolos que es lo peor.
La pasamos muy rico, recordamos cosas, pues todos somos amigos desde hace muchos años y fue agradable estar todos reunidos de nuevo, a pesar de que llevamos una vida tan distante, donde todos hemos hecho ya nuestra familia, algunos tienen hijos, se casaron y todos tenemos nuevos hábitos y costumbres y vivimos en otras ciudades, seguimos queriéndonos y anhelando vernos para conversar, compartir y recordar, porque la amistad que construimos hace tanto tiempo seguirá creciendo cada día.
Bueno, pero sin tanta melancolía puedo decir que esta vez rumbeamos como lo hacíamos hace tiempo, hizo falta Sandra, Diana Castaño, Mauricio Quintero, Aníbal y muchas personas más, que recuerdo y quiero tanto, pero nosotros la pasamos delicioso, nos reímos y nos la gozamos bailando y tomando y riéndonos de muchas anécdotas llegamos a casa a las 4:30 de la mañana y al día siguiente, día del padre, que resaca, pero bueno esto solo se ve una vez al año, así que hay que disfrutarlo. El problema no fue tanto la resaca, sino que ese día teníamos programado viajar de nuevo a Bogotá, lo cual fue muy triste, porque fue muy poco tiempo para compartir y yo hubiese querido más días para estar con las personas que tanto quiero y tanta falta me hacen por acá.
Lo mejor de este viaje fue estar con la familia, compartir con ellos, así fuera un momentito y poder ver a mis amigos, pues estando tan lejos y a pesar de que hablamos por correo o teléfono, siempre hace falta el contacto y yo que tengo pocos amigos en esta ciudad en la cual me siento tan sola, fue alentador y motivante la corta semana de vacaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.