Esta es una anécdota de mi experiencia en el censo del 2005 que viví por primera vez siendo independiente en la ciudad de Bogotá. Ha sido tal la experiencia que he querido compartirla hoy, pero sobre todo me ha hecho recordar mi primera vez, hace ya tanto, tanto tiempo.

Mi primer censo

Mi primer censo fue en el año 1985. Tan solo tenia 5 añitos, así que no recuerdo muchas cosas de él realmente. El segundo fue en 1993, ahí ya tenía 13 años, por lo cual tengo mucho más recuerdos. Fue un domingo, al empezar sonó la sirena del pueblo donde vivía (Sevilla), era el anuncio de que todo iba a empezar.
Nadie podía salir de casa hasta que la sirena sonara nuevamente. Indicando la finalización de la labor. En casa, alquilamos muchas películas para ver ese día. Recuerdo que fueron como tres personas a censar a toda la familia. Como era la primera vez, fue muy interesante y llevábamos semanas en el colegio hablando de esto. Era nuestra primera vez, era lógico 🙂
En esa época se utilizaba encuestas en papel, algo engorroso realmente, pero efectivo también, o al menos eso creo. Porque al fin y al cabo así lo hicieron durante muchos muchos años y algo de información y datos sacaban para tener todo controlado.
Debo decir que la experiencia fue bastante positiva, yo estaba ahí con mis padres pendiente de lo que preguntaban los encuestadores, además, porque ellos tenían que ver cuántos éramos y si estábamos todos allí reunidos. Era gracioso.
Recuerdo hasta las películas que vimos, al menos dos de ellas: El guardaspaldas con Kevin Costner yWhitney Houston, y el pasajero 57 con Wesley Snipes. Cada que las veo me acuerdo de ese día, para que veas que las películas sí que lo marcan a uno 😀

Mi primer censo fuera de casa

El pasado sábado a las 9:30 a.m. de la madrugada tuve mi primer censo lejos de mi casa, Sevilla, en mi nuevo hogar, un pequeño apartamento en el norte de Bogotá.
Fue muy interesante esta vez, ya que el censo es muy diferente ahora. Primero, te llega una carta de citación, tres días antes. Te recomiendan no salir de casa y esperar a los encuestadores. El motivo es que lo están haciendo por sectores, durará mas tiempo, pero se piensa recoger mayor información.
Además, están utilizando tecnología de punta (muy modernizados). Los encuestadores tienen un Dispositivo Móvil de Captura (DMC),  una especie de agenda portátil en la cual digitan los datos de la encuesta y luego cuando terminan la entregan a una central que se actualiza luego al computador principal del DANE de manera automática. Ya no tienen que esperar un resto de tiempo a que alguien o digite la información papel por papel.
Es algo muy bueno porque las famosas encuestas de papel, pasaban por muchas manos: el que escribe, el que interpreta, el que digital y el que saca las estadísticas. Creo que está vez será más fiel y exacto la información que se recoge.
Que bien por ellos, la tecnología es una gran herramienta que bien utilizada puede dar muchas gratificaciones y agilizar el tiempo y la mano de obra haciendo que nuestra vida sea mas sencilla.
Como dato curioso, nos han elegido para hacer una encuesta sobre gastos. Durante dos semanas tuvimos que llevar un registro de lo que comprábamos y del valor que invertíamos en ello. Con esto querían medir el consumo de las familias y eligieron diferentes muestras para ello.
En definitiva, el censo me ha parecido una experiencia enriquecedora en las ocasiones que he tenido la fortuna de disfrutar. No diré que es algo agradable ni la mejor forma de censar al país, pero es un proceso que dura poco, no duele y ayuda a tener una cantidad de información que a la final, nos beneficia a todos.

Y tú, qué opinas de los censos ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿En tú país los censos no existen? ¿Cómo hacen entonces?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.