En nuestro quinto día, la hermana de Zimo nos ha llevado de turismo al Lama Templo, aunque ella no había ido antes, fue toda una experiencia. Debo confesar que no creo que sea un lugar de esos que «hay que ver» creo que por la compañía y lo bien que la pasamos vale la pena. Más que por los templos. Además nos hizo un día genial y eso sumado a todo hizo del paseo algo bastante agradable.

Antes de encaminarnos al Templo, compramos frutas y cosas para comer, luego tomamos el tren que nos llevaría hasta la estación que nos dejaría a un par de calles del lugar. Esta vez íbamos acompañados y fue divertido, porque Beer no habla mucho inglés y le da muchas vueltas a las cosas, es muy graciosa y tímida, así que era divertido sacarla de su zona de confort y hacerla reír por cualquier bobada.

El Lama Templo

Los árboles del Lama Templo
Los árboles del Lama Templo, preciosos

La entra al Lama Templo cuesta 25 yuanes por cada persona, te dan hasta un pequeño CD con información del lugar, obviamente hay que pasar un control de seguridad para entrar. Como el día que fuimos era festivo, había mucha gente en los alrededores y en el sitio, pero no tanta que fuera agobiante el lugar. De hecho fue un paseo tranquilo.
Cuando entras, a mano derecha se encuentran los baños públicos y se atraviesa un gran parque con árboles inmensos y muchos pájaros. Luego, antes de pasar las «puertas» para entrar ya a los establecimientos del templo, hay una mujer en una ventanilla, que te da unos palitos de madera para que quemes en los templos. Porque sí, es más de un templo Lama, son unos 20 mal contados. Todos ellos pequeñas capillitas con diferentes dioses e imágenes para adorar.
El rato que estuvimos allí fue agradable. Los patios que hay al rededor de los templos son bonitos. Además es interesante ver a la gente que reza y esta allí para rendir tributo a sus dioses. Me parecido muy bonito y muy parecido al estilo Hindú. Desde luego con ciertas variantes, pero en general, muy parecido.
Después de estar en el Lama Templo unas tres horas, hemos salido, caminado por las calles y luego regresado a casa. Donde Beer nos ha preparado una comida deliciosa y luego a descansar.

Algo de historia del Lama Templo

Los diferentes templos en el Lama Templo
Los diferentes templos en el Lama Templo

El Lama Templo o Yonghe Gong ( Templo de los Yong ) es un lugar de culto consagrado, principalmente, al budismo tibetano. Siendo uno de los centros religiosos más conocidos de Beijing. Esto es un complejo de varios edificios levantados en el año 1649 por Kangxi para su hijo Yongzhen, que destino la mitad a un templo y la otra mitad a su residencia. Esta última parte se quemó hace muchos años, pero la primera, la parte dedicada al culto, es lo que hoy conocemos como Templo de los Lamas. Fue declarado Monumento Nacional en 1949 y fue restaurado en 1979. Se dice que en la actualidad se encuentra ocupado por un grupo de monjes mongoles seguidores de la escuela de los Secretos o Mizong, culto surgido en el siglo VIII, también dedicado a la astronomía y la medicina.
Fuente: Guía de viaje

Descansando del turismo

Los días siguientes los pasamos en casa, poniéndonos al día con trabajo y cosas por hacer. Además teniendo en cuenta que era festivo en Beijing no queríamos encontrarnos con mucha gente. Nosotros disfrutamos mucho de estar en casa y donde estábamos era agradable, aunque el Internet no es que fuera una maravilla, cuando lográbamos que la VPN funcionara podíamos trabajar bien. A mí me sirvió está desconexión para adelantar trabajo, escribir, revisar archivos y ponerme al día con cosas que tenía pendientes.
Además, el barrio era agradable, en las tardes las mujeres se reunían para bailar y hacer ejercicios en una parqueadero, mientras los hombres jugaban con unos lazos que hacían bastante ruido. Habían centros comerciales cerca y hacer la compra era muy divertido. Por lo que nos sirvió bastante para reconocer y conocer el barrio. Además, justo esos días de «descanso» vinieron los vientos fuertes, era impresionante, un día salimos y sentías que el viento te elevaba. Era tal el ventarrón que los árboles se movían como si fueran a salir disparados… impresionante 🙂 y Beer nos decía que estaba «suave» ¡¡uhhhmmm!!

El Templo del Cielo

Gozando los árboles
Gozando los árboles, ya sabes hay que abrazarlos

El día ocho nos hemos ido para el Templo del Cielo. Sí, como siempre llegamos tarde y no lo pudimos ver por dentro, pero pudimos ingresar al parque Tiantan Gongyuan que es inmenso y hay mucho para hacer y ver, así que lo disfrutamos un montón. Nos tocó el atardecer que fue bellísimo y lo pasamos realmente bien viendo a la gente hacer deporte y recorriendo el lugar.
El Templo del Cielo está rodeado por dos largas y grandes murallas. La más grande, obviamente es la exterior, la interior es más pequeña, pero ahí está. Cuando el templo del Cielo se encuentra cerrado, dicha muralla tiene sus puertas cerradas y no permite el acceso a esa parte del parque. Pero en general puedes estar en el parque donde verás árboles milenarios, otros templos, rocas, espacios para disfrutar y ver desde fuera muchos de los establecimientos o templos que hay en este lugar.
Hay muchas personas que aprovechan la tarde para ir a caminar, hacer ejercicio, deporte o bailar. Así mismo hay quienes van a meditar al atardecer, hacer Yoga, Chi kung u otras prácticas.
Recorrimos el lugar, durante unas tres horas. Nos perdimos, nos encontramos y lo mejor es que siempre había a quien preguntarle y sobre todo baños públicos muy limpios. En el lugar se siente paz, tranquilidad y los árboles son impresionantes, lo mejor de todo. Me ha gustado mucho este lugar, mucho más que el Lama Templo. Si te digo la verdad, vale mucho la pena conocerlo.

Algo de historia en el Templo del Cielo

El Templo del Cielo, una belleza de lugar
El Templo del Cielo, una belleza de lugar

Este es el mayor templo de su clase en toda la República Popular de China. Construido en el año 1420 y tanto la dinastía Ming como la Qing lo utilizaron para orar por las cosechas (en primavera) y dar las gracias al cielo por los frutos obtenidos (otoño). Desde el año 1998 es considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
El Templo del Cielo es en realidad un conjunto de edificios: al norte se sitúa el Salón de Oración por la Buena Cosecha; al sur, el Altar Circular y la Bóveda Imperial del Cielo. El conjunto está rodeado de una muralla interior y otra exterior formadas por una base rectangular que significa la tierra y rematadas con formas redondeadas para simbolizar el cielo. Las murallas dividen el recinto en dos zonas: la interior y la exterior.
Fuente: Wikipedia

De compras en los mercadillos de Beijing

Centro Comercial cerca al Templo del Cielo
Centro Comercial cerca al Templo del Cielo, mucho mejor que el Mercado de la Seda

Un lugar muy conocido en Beijing es el Mercado de la Seda existen muchas webs donde te enseñan a regatear y te hablan de las maravillas del recinto. Un gran edificio (estilo centro comercial) donde venden de todo, desde ropa, tecnología, zapatos, bolsos, películas, suvenirs, etc… Un estilo «San Andresito». Sin embargo te diré que nada que ver. Tras leer mucho esperaba un lugar caótico, desorganizado, donde los vendedores te acaparaban para ofrecer sus productos, donde tendrías que pelear y me encontré un lugar organizado, aburrido y bastante común.
El Mercado de la Seda es un gran centro comercial donde en la entrada de cada puesto te avisan que no regatees que el precio que ofrecen es el que es, pero donde regatear es lo que hay que hacer. Sin embargo, no es tan divertido como ha sido en el Barrio Chino de Kuala Lumpur o ver las tiendinas en Bali o el mercadillo que hay en un centro comercial cerca al Templo del Cielo.
Estantes en el Mercado de la Seda
Estantes en el Mercado de la Seda

Esos eran divertidos, sitios para disfrutar, pelear, regatear y comprar cosas chulas. El Mercado de la Seda es demasiado pijo para mi gusto y sí compré un pantalón monísimo, por el que me pedían 850 yuanes y lo saqué por 50, pero fue mejor un buzo que Jaime compró en el otro mercado con una blusa para mí y lo sacó por 150 yuanes las dos cosas, cuando nos pedían solamente por el saco 950 yuanes.
En conclusión los mercadillos en Beijing pueden ser geniales, pero definitivamente ese de la seda es un lugar hecho para turistas, aburrido, pijo y donde si hubiese sabido que era así no habría ido. Lo mejor del lugar es que al frente hay otro centro comercial donde hay un restaurante japonés delicioso, sino hubiese sido por eso, el viaje allí no habría valido la pena 🙂

[su_box title=»Participa >.<» box_color=»#f6acac» radius=»5″]Pues bien, ya mañana terminamos mis anécdotas por Beijing y con ello mi viaje por Asia. Para la otra semana espero empezar con algunos apartados como conclusiones, aún no sé qué hacer, pero ya veremos. Si tienes alguna idea o sugerencia estaré encantada de leerla en los comentarios.[/su_box]

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.