Este medio de transporte urbano (el trasmilenio) da para encontrarse con cada personaje. Algunos te sacan una sonrisa o también te pueden llegar a molestar mucho.
Las emociones que generan son diferentes, pero lo cierto es que siempre un viaje en el transporte público de Bogotá es una aventura total.

Personas con las que te puedes encontrar en el transporte público de Bogotá

Les contaré un poco sobre algunas de las personas con las que me he topado en un bus. La lista puede ser más larga, pero estas son las que casi nunca falta y más me llaman la atención:
 Siempre vas a encontrarte los bebés que lloran y lloran y los padres que no saben qué hacer para calmarlos. Angustiados y penosos sin saber qué hacer para tranquilizarlos.
El señor, la señora o los jóvenes y niños con su tamal o empanada en pleno bus comiendo y dejando el ambiente lleno de grasa y con ese olor a guiso.
El que está escuchando música y canta o escucha un programa y esta totiado de la risa. Solo, obviamente.
La parejita de jovencitos besuqueándose a cada momento como si fuera el último día de su vida. Algo desagradable, Bus llenodéjenme decirles, porque en los espacios públicos esto es de muy mal gusto, ¿Qué les enseñaran en casa a esta juventud?
Los viejitos enamorados y cogidos de la mano, después de tanto tiempo, como si fuera la primera vez ¡¡Divinos!!
Los que rajan y rajan del país, de la ciudad, de la gente, de la vida y no hacen nada por mejorarlo. No dan ideas constructivas, ni nada de interés, solo quejas.
 El que va cargado de bolsas, maletas y cosas hasta los dientes, no puede ni sostenerse por todo lo que lleva.
Los que llevan coches o 2 niños de los brazos y uno de la mano y el bus a reventar.
 Los que estorban en la puerta y no se inmutan cuando uno sube o baja.
 Los que no ayudan a los demás, ni cargando y mucho menos dándole la silla.
 Los que huelen a mico, cigarrillo, viejito, alcohol o «cachupe», hasta los que son del otro extremo, se bañan en perfume hasta dejarlo a uno mariado.
 El que esta durmiendo y roncando de una manera que tu nunca podrás hacerlo, o si estas al lado la cabeza se te viene al lado del hombro, sin explicación alguna.
 El poeta y el que te habla al lado sin conocerte y te hace reír por sus comentarios.
En fin el transporte público puede ser un buen lugar para conocer a alguien, pues este territorio se vuelve día a día en tu compañía donde la gente muestra lo mejor o lo peor de si.
Sin embargo, este tipo de transporte no se alcanza a dimensionar en pueblos como Sevilla (donde nací), toca vivir en una ciudad como Cali, Medellín o Bogotá, llenas de congestión y caos por el transporte, para darse cuenta de la magnitud de lo que se esta hablando.

Otras actividades que puedes hacer en el transporte público

Fuera de observar a las personas, estando en un medio de transporte también puedes pensar, meditar, estudiar, escuchar música y porque no, mejor observar y reírse de la gente que esta a tu alrededor.
Hay que aprender a disfrutar de estas experiencias porque muchos[piopialo]pasamos demasiado tiempo en un bus y si no nos la gozamos será muy deprimente el tiempo que pases allí[/piopialo]
Por último te recomiendo, para hacerte un viaje mas o menos agradable ,observa a la gente a tu alrededor, búrlate de algunos, porque muchos se estarán burlando de ti.
Disfruta tu camino y las personas que hay en el bus, te aseguro que no sentirás el viaje con tanto personaje loco que anda suelto y de seguro la lista que tengo arriba crecerá más y más si ponemos mucha más atención a las personas que están a nuestro alrededor. ¿Te animas a ayudarme a aumentar este listado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.