En el mes de agosto me he ido con Danilo y Lina a visitar el Castro de Baroña, uno de mis lugares favoritos de Galicia.
He querido compartir con ustedes el buen momento que pasamos, pero sobre todo lo que la naturaleza nos regala cada día y a veces no sabemos disfrutar y aprovechar por el afán en el que vivimos.

Castro de Baroña
Con Lina llegando al Castro de Baroña

Llegamos a eso de las 12 del medio día. Era un día precioso. Cielo completamente azul, mucho viento, poca gente. Un día increíble.
1. Viviendas de planta circular u oval
Castro de Baroña
Como pueden ver, aunque sea parcialmente, el lugar es increíble. El mar de fondo, las montañas, la playa y esas construcciones en piedra, que poco se ven son donde estaban ubicadas las viviendas de las personas que estuvieron allí, más o menos en el Siglo I a.C. Es todo un espectáculo.
2. Piedras Tortuga
Castro de Baroña
Hay muchas cosas (piedras) allí a las que se les puede tomar fotos. Estas rocas, se nos asemejó mucho a una tortuga, no sé si a ti se te parece, pero a nosotros sí que lo hizo. Aunque lo que quiero resaltar es el cielo completamente azul que teníamos. Una belleza.
3. Al fondo El Castro de Baroña
Castro de Baroña
Pasamos mucho tiempo sentados en las rocas, hablando y disfrutando del momento.
Tuvimos la fortuna de ver un grupo de orcas (o algo parecido) nadando cerca. Una hora y media después empezamos a ver nubes en el firmamento y nosotros ni cuenta que nos dábamos pues estábamos muy entretenidos en lo nuestro.
4. Vista a la playa desde el Castro
Castro de Baroña
Aunque aún el cielo era azul y el mar se veía de un color intenso. Las nubes lo empezaron a cubrir todo. Esta playa la atravesamos cuando llegamos al Castro.
5. Castro de Baroña
Castro de Baroña
Aquí se puede ver como al fondo las nubes empiezan a cubrir las montañas. Porque sí, al fondo de todo hay montañas.
6. Montañas del fondo
Castro de Baroña
Mirásemos dónde mirásemos las nubes estaban llegando aun sitio que, un momento antes, estaba completamente azul, se fue tornando muy lentamente en gris…
7. El mar pasa de azul intenso a azul claro
Castro de Baroña
Y ver esto, debo decir que fue alucinante… Porque era como si algo moviera la nubes y las juntara para cubrirlo todo…
8. Encerrona de las nubes
Castro de Baroña
El hecho de que las nubes poco a poco cubrían las montañas y se cerraban en torno a nosotros, era como en una película de terror. Fue un gran momento. Aunque nosotros igual de relajados comimos tranquilos, mientras divagábamos historias de terror y nos reíamos, porque a pesar del viento y la «oscuridad» no se sentía frío.
9. Nubes y más nubes
Castro de Baroña
Al frente nuestro ya no podíamos ver nada y lo mejor es ver el cambio en el color del mar. A mi eso, particularmente me gusta mucho.
10. Blancura
Castro de Baroña
Aquí ya puedes ver lo qué ha pasado. Dos horas después de llegar al Castro de Baroña, con un día precioso, mucho sol, cielo azul, mar de un color intenso. Todo estaba gris y no veíamos nada al fondo…
11. Camino de regreso
Castro de Baroña
Y cuando digo nada, es nada, porque la niebla lo ha cubierto todo. A pesar de eso, era una vista preciosa.
12. Castro de Baroña nublado
Castro de Baroña
Y así nos despedimos del Castro a las 2:50pm un día de agosto. Con mucho calor, sin lluvia, sin sol. Pero felices por el espectáculo que este lugar nos ha dado. Nos hubiésemos quedado más tiempo, pero el íbamos en bus y no queríamos perderlo, era domingo, por lo cual el transporte es más de morado y termina más rápido.
[su_divider text=»Subir» divider_color=»#aa38b5″]
Gracias a Mario Carvajal por su nota “Cómo retoqué esta foto sin Photoshop” que te recomiendo, me ha dado la idea de mostrarles cómo un lugar pude cambiar en un par de minutos y pasar de maravilloso a alucinante.
Para terminar, les dejo esta reflexión que hace Mario en su nota:

¿Por qué un turista anda con el ojo pegado al visor y no se detiene primero a observar el paisaje, las nubes, el cielo y el Sol? No lo sé, tal vez sea el vértigo de estos días, el afán de nuestro tiempo y una forma de vivir la vida así: rápido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.