Hoy me he preguntado que tanta falta hacen los amigos (fisicamente hablando) en la vida…. Tengo una relación con Jaime que pronto cumplirá diez años, llevamos cinco viviendo juntos y es mi mejor amigo, es con el que comparto los mejores momentos de mi vida adulta. Pero tambien es cierto que en mi vida he tenido grandes aliados, sobre todos aquellos que hicieron parte de mi adolescencia y hoy en día, aún, puedo llamar amigos. Esos son los que extraño en estos momentos, aquellos con los que la pasaba de rumba en rumba, cuando no me preocupaba por trabajar o estudiar, sino por pasarla rico y por que mis amigos estuvieran bien.

Ahhhh si que vivimos buenos momentos, el primer amor, el primer beso, la primera borrachera, la primera transnochada estudiando o rumbeando… en fin, tantas primeras cosas que pasan en la vida, ellos son los que saben los oscuros secretos de la juventud que hasta ya ni recuerdo, quienes estuvieron en las buenas y en las malas, en los cambios de gustos, en las embarradas y aciertos y que hoy en día a pesar de la distancia siguen allí conmigo y yo con ellas y ellos.
Los tiempos han cambiado un poco, todos hemos evolucionado de alguna manera, pues hemos “crecido”, tal vez no en estatura, pero si en edad, madurez y sobre todo en familia. Algunos ya tienen hijos, esposa (o), y otros se han casado con su trabajo y su vida, pero lo cierto es que esos momentos no volverán o al menos no de la misma manera y eso es bueno, pero también es malo.
Aquí en Santiago no tengo amigos, sí, puede parecer increible que yo, que solía ser tan amiguera y me he caracterizado por conocer gente hasta en los lugares más extraños, debo confesarles que aquí ha sido un poco más dificil y después de cinco meses no tengo un solo amigo, al menos alguien que diga voy a llamar para ir a la playa o lo voy a invitar a comer o a tomar una cerveza. Nada de eso, estoy sola, con mi flaco, claro que tengo a mis amigos virtuales con los que hablo cada día, pero que fisicamente es tan dificil verlos o tocarlos…
Con SandraEs verdad que aunque fui muy amiguera en mi infancia, soy más bien de pocos “amigos”, desde que me fui de casa, puedo decir que son contados los amigos que he dejado en los lugares que he vivido. En Cali los amigos que deje son parceros desde hace ya 14 años por lo menos, y eso que viví allí cuatro años y medio, así que no cuentan, igual pasa en Bogota tres años y medio y pocos amigos hay en esta lugar.
Las personas con las que puedo contar son tan pocas y hoy siento que sería genial estar con ellas compartiendo esta alegria que siento, porque soy tan feliz, pero a la vez estoy tan sola y creo que aquí no llegare a tener los amigos que alguna vez tuve, estoy casí segura de eso. Pero eso no me pone triste, no me motiva nisiquiera a buscar amigos, seguro que con el pasar del tiempo, llegaré a tener conocidos y algunas personas con las cuales pasar rico, pero amigos creo que serán los viejos de mi infancia y Jaime. Con ellos me siento más que satisfecha, porque a pesar de la distancia, el tiempo y lo que sea de nuestras vidas, siempre podré contar con ellos y ellos saben que siempre podrán contar conmigo, para eso a la final son los amigos.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.