Como dice la canción, sin embargo la verdad es que cuando se trata de obligaciones y responsabilidades, lo mejor es no hacerle el quite, por el contrario, afrontar tus deberes con entusiasmo y alegría, es mucho mejor y más satisfactorio que andar deprimido, maldiciendo y esperando que todo desaparezca con un rayo 😉
Felipe

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.