“La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.” Este es un proverbio Árabe y la verdad es que me encanta. Porque es tan cierto que da algo de susto ¿no te parece? Hace muchos años tuve una relación que me enseñó esto y recuerdo que él me dijo algo que nunca podré olvidar y que siempre ha vivido conmigo: “Cuando perdones, nunca mires atrás, perdona y olvida, sino sencillamente no perdones.”
Pidiendo PerdonQué gran verdad encierran esas palabras. Pero pensarán ustedes que no tiene relación con el proverbio y la verdad es que la tienen y mucha. Cuando me enamoré por primera vez, esa persona me fue infiel y a pesar de ello, vino a mi puerta pidiendo perdón y diciendo que no lo volvería hacer, que me quería, que era la mujer de su vida y bla, bla, bla. Todas aquellas palabras lindas que salen en el momento. Tras meditarlo varios días y pensando en lo que me había dicho años atrás ese personaje sobre el perdón y el proverbio sobre el engaño, decidí que no podía perdonarlo porque sencillamente lo que me hizo me dolió tanto, que nunca podría mirarlo de la misma manera que lo había hecho hasta entonces. Así que el perdón ahí no sería correcto, porque siempre desconfiaría de él y miraría atrás, esperando el momento en que él volvería a engañarme.
A pesar de que me dolió en el alma (en ese momento, creí estar enamorada) y pensé que no podría seguir, la vida y el tiempo me demostró que no era así. Más allá de esa relación yo tenía toda una vida por vivir y una juventud entera por aprovechar y así lo hice y nunca me he arrepentido de no haberle dado la oportunidad de intentarlo de nuevo. Aprendí mucho de esa experiencia y descubrí que sencillamente hay cosas que uno sabe que puede perdonar, pero hay otras que definitivamente te marcan y difícilmente podrás seguir adelante sin mirar atrás, es ahí donde el perdón se convierte en una utopía.
Así que mis queridos amigos, con esta experiencia de vida los dejo. Sé que no es muy claro todo, pero espero hayan entendido la idea principal que he querido dejar hoy. Si alguien te engaña, te traiciona o te pega, la primera vez siempre será culpa de esa persona, pero la segunda vez, la culpa siempre será tuya. Así que toma decisiones sabias y aprende a perdonar, pero sobre todo siempre debes saber a quién perdonas y qué cosa eres capaz de perdonar sin mirar atrás con reproches y odio, cuando al final la decisión la tomaste tú. Así que si tú vida es desgraciada y triste simplemente es la suma de tus malas decisiones.

5 comentarios

    1. No creo que lo sea. Cuando uno vive recordando lo que le hicieron no debe ser mucho perdón que digamos. Pues el resentimiento y la rabia estarán carcomiendo tu corazón y tu razón y eso no debe ser algo bueno y mucho menos sano, para ti, ni para nadie 🙁

  1. El tema del perdón es diferente para cada uno. Seguro que como lo ves muchas personas también lo verán. Yo tengo la filosofía de olvidar todas aquellas cosas malas que me han ocurrido y soy buena perdonando. Pero tengo claro que hay cosas que sencillamente o no merecen perdón o no podré perdonar.
    También estoy de acuerdo en aprender de cada experiencia, eso es lo que nos hace ser mejores personas cada día. Y sobre tu última pregunta solo puedo decirte: "No hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti" y así no tendrás que andar pidiendo perdón. Yo el único perdón que he tenido que pedir (hasta el momento) es cuando hablo más de la cuenta o digo cosas que ofenden a mentes sensibles… Por eso cuando alguien me pide un consejo lo primero que le digo es: "¿de verdad quieres escuchar lo que yo tengo para decir?, porque luego no quiero pedir disculpas porque mis palabras son demasiado fuertes para ti" 🙁 Siiii soy toda una bruja que te puedo decir 🙂
    Pero he aprendido que no todo el mundo está preparado para escuchar la verdad en boca de otras personas, pero eso sí, les encanta pedir consejos esperando escuchar solo cosas buenas, cuando la vida, lamentablemente no es así 🙁
    Muchas gracias por tu participación, creo que tienes mucha razón en tu analogía y que eso nos da una idea bien interesante sobre el tema del perdón.
    My recent post Tema: Armageddon

  2. Si, no está muy claro lo que quieres decir. Porque el perdonar significa que deja de ser necesaria una retribución o un desquite, no que se debe actuar como si lo que sucedió nunca hubiese ocurrido. El perdonar no implica que necesariamente debe haber una segunda oportunidad, Tampoco que se borra la memoria.
    No siempre, pero de alguna manera, se puede comparar el problema con una deuda. Si una persona te queda debiendo tú puedes seguir toda la vida esperando que te pague y renegando de haberle prestado, o puedes decirle "mira, lo que me debes, no me lo pagues y vete en paz", pero esto no tiene que significar que le prestes de nuevo ¿no?, tampoco significará que te olvides que perdiste lo prestado, pero eso debe ser al final solo un recuerdo, no un dolor eterno.
    De todos modos, el perdón es algo complejo, porque no implica solamente el perdonar al que nos ofendió sino también el perdonarnos a nosotros mismos. Esto es importante, el problema es que no solo hay que perdonar al que nos quedó debiendo ¿por qué no me pagó? sino también a nosotros mismos ¿por qué le presté?
    Lo de la segunda oportunidad es algo muy difícil, debería ser una decisión muy meditada y sujeta a muy claras condiciones.
    Perdonar no es olvidar, si así fuera no seríamos capaces de aprender de nuestros errores, perdonar es lograr ser capaces de mirar atrás sin reproches y sin odio. Pero es importante también pensar en lo siguiente: si nosotros fuésemos los que tuviéramos que pedir perdón ¿cómo nos gustaría que nos perdonaran?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.