Hace un tiempo me pasó algo muy curioso. Estamos en España y se supone que todos hablamos el mismo “idioma”. Sin embargo, es muy común que pasen algunos malentendidos con palabras o frases que nosotros decimos y otros no comprenden. Sucede en nuestro propio país, pero de una manera logramos pasar de ellos. Sin embargo, estando lejos de tu patria y pensando en situaciones graciosas que has vivido gracias a las diferencias del idioma, o la manera en decir las cosas, tengo esta anécdota que quiero compartir.
La primera vez que llamo a pedir una Pizza estando en España la conversación que resulta es la siguiente:
Yo: Buen día, tienen servicio a domicilio (pregunta importante, pues aquí muy difícil que exista este maravilloso invento)
Señorita: Si señora ¿Qué desea?

Yo: Una pizza (desde luego, es una pizzería) me podría decir por favor ¿Cómo vienen preparadas?
Señorita: Si señora, tenemos una que trae peperoni y albahaca con tomate, otra con Jamón, atún y pimientos, etc., etc.…. (Me dio amablemente todo un listado).
Después de preguntar por otros ingredientes más, decidí cuáles iba a pedir y le dije:
Yo: Bueno entonces deme la mediterránea ¿Qué tamaño tiene la pizza?
La señorita me dice: tenemos pequeña, mediana y grande
Yo: uhhhhhh… desde luego, pensando que tan pequeña es la pequeña,le pregunto: ¿Para cuantas personas es la pequeña?
Señorita: la pequeña es personal…
Yo: OK entonces deme dos pequeñas una mediterránea y la otra sin nombre, ya que era una mezcla toda rara que hice de ingredientes.
Señorita: Lamentablemente no tengo promoción dos por uno para la pizza pequeña (y no me dice nada más, se queda en silencio)…
Yo: uhhh No le entiendo, ¿quiere decir que no me las puede vender? – No hay respuesta y digo: “No le estoy pidiendo promoción, dígame por favor ¿Cuánto cuesta cada pizza pequeña?”
Señorita: 10 con 85 me dice.
Yo: Vale, entonces me puede enviar las dos por favor …
Señorita: Si señora, claro. No hay problema
Se hace un silencio y luego la señorita me dice (como si hubiese acabado de despertar de un sueño): Acabo de darme cuenta que hay una promoción de adición de patatas y gaseosa para la pizza pequeña
Yo: y ¿Cuánto tengo que pagar adicional?
Señorita: No hay que pagar nada adiciona. Le saldrá un poco más económico.

Yo: uhhhh Bueno, en ¿cuánto me saldría?
Señorita: En 16,20 las dos pizzas pequeñas con porción de patatas cada una y dos gaseosas…
Yo: uhhhh Perfecto, entonces que así sea…
Me toma los datos de mi casa y así termina el servicio…
Se dirán ¿Pero si esto es lo más normal del mundo? Pero lo que me causa gracia de está situación es la situación en sí. Primero me dice que no hay promoción para las pizzas pequeñas, no hay problema estaba dispuesta a pagar 21,70 por las dos. Pero luego me dice que si llevo productos adicionales (patatas y gaseosa) me sale más económico, las mismas dos pizzas en 16,20€. Qué servicio tan raro o ¿será que la rara soy yo?… Lo más seguro es que sí, ya que todos tenemos derecho a estar algo despistados en el trabajo. Pero no deja de causarme gracia cuando lo recuerdo 😀

5 comentarios

  1. Jajaja esas promos las eh visto aca en colombia tambien es apra salir de algunas cosas del inventario…. pero eso del eltargo si es raro, quien sabe en que mundo andaria la señorita que atendio la orden XD, a cualquiera le pasa, en fin…. y no has tenido problema con la palabra coger?

  2. jajajaja, yo pensé que era que la pizza pequeña era tan grande, que no podrian con ella, antes salieron ganando,seguro estaban encartados con las patatas y las gaseosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.