Mi primera vez en una lavandería
Otra cosa que al parecer no tienen algunos apartamentos es lavadora. Pero sí cuentan con unas lujosas lavanderías de barrio, en forma de auto-servicio, que por 5,50MYR (1,3€) te lava la ropa. Si quieres utilizar la secadora, te costará 4MYR (1€) y listo. La ropa lavada y lista en una hora.
Las maquinas son súper sencillas de usar y lo recalco porque es que yo soy negada para la lavadora. Ese electrodoméstico y yo no tenemos una buena relación, así que es bueno descubrir que le echas las monedas, el jabón, suavizante (si quieres) le das “star” y listo. Eso funciona solo. Y para que la espera no sea muy aburrida, tienes Internet gratis. Así que no hay excusa para no hacer la colada 😉
Como nota curiosa. Si no tienes monedas (que parece que por aquí, aunque son necesarias para todas las maquinitas, tienden a escasear). En la lavandería hay una maquina (valga la redundancia) que te cambia los billetes por monedas. Así que no tienes escapatoria 😀

¿Una librería o un restaurante?
Tras sobrevivir a nuestro primer día. El segundo lo pasamos en casa, descansando. Yo poniéndome al día con cosas de la Universidad y Jaime reponiendo sueño. Tras el aguacero de la tarde, salimos a comer y buscando el lugar al que habíamos ido ayer. Lo encontramos cerrado, por lo que debíamos explorar otro sitio. Desde luego habían varios locales, pero muchos a penas estaban abriendo. Así que tras preguntar, nos enviaron a una «librería».
Afuera había una cocina y olía delicioso. Así que paramos y preguntamos. Lo primero si hablaban inglés. Tras una sonrisa tímida y un «sí», pasamos a las preguntas: “si tenían comida”, “si era vegetariana”, “si no era picante”, “si nos podíamos sentar”. Tras todo este interrogatorio, al fin nos ubicaron dentro de la librería. Parece un lugar dedicado al comic o tal vez una simple librería. No sabría decirles. Lo que sí sé es que mi hermanito estaría encantado viendo tantos animé que habían allí. Eso sí ninguno de esos libros se podía leer, pero a mi personalmente las librerías me encantan.
No me imagino, un sitio en Colombia o Europa donde puedas comer rodeado de libros una sopa china 😀 Aquí sí y a pesar de lo que parece el plato, no es nada comparado a lo que Lina se comió en el último restaurante asiático al que entramos 😀 La sopa con nuddles estaba exquisita. Tenía un sabor y aunque no sé qué tipo de carne me estaba comiendo, eso era lo de menos. El plato era una pasada y valió cada centavo que pagamos por él. Hablando del precio, el costo de esta comida para dos fue de: 11,3MYR (2,8€).

Conociendo un barrio en Kuala Lumpur
Calles sin andén en KLEn nuestro segundo día nos hemos sumergido, literalmente, en el barrio en el que nos estamos quedando. Hemos salido, tras una fabulosa comida en uno de los restaurantes más raros que he conocido caminamos con rumbo a un Citypark, pensando que era un centro comercial y caminamos, caminamos y caminamos. Hasta llegar a un lugar que parece algo más empresarial que comercial. La cosa fue que lo logramos, metidos entre callejuelas, casas, y negocios. Aunque no fuera lo que esperábamos la caminata y la experiencia valió la pena.
Luego de vuelta a casa. Tomamos otra ruta y nos encontramos con una autopista. La cosa es que por este sector, como ya les conté, no hay andenes, así que andar por una vía donde pasan los carros a toda, es algo peligroso, por lo que decidimos tomar un “atajo”. Sin embargo, aquí las paralelas tampoco funcionan igual y terminamos perdidos en un barrio y dando una gran vuelta para salir y volver a tomar el camino correcto. Fue toda una aventura que nos permitió conocer mejor el lugar donde nos estamos quedando y disfrutar de una tarde “fresca” y deliciosa para caminar.
 

2 comentarios

    1. La verdad es que estaba espectacular. No hemos podido encontrar una igual y ya hemos pasado como por 4, pero una igual a esa nada 🙁
      Siii el lugar era genial, todo rústico y lleno de libros. A mi me encantó 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.