Aquí continúo mi narración sobre mi experiencia en el viaje que realizamos a Sydney con escala en Paris, este post de hecho es la continuación sobre nuestro segundo día en la ciudad luz. Una ciudad hermosa, algo ostentosa, pero que vale la pena disfrutar y conocer, porque tiene muchas calles, esculturas, lugares para visitar, realmente uno no sale decepcionado de conocerla un poco cada día.

Bueno, como les conté anteriormente fuimos a buscar a Lina, la esposa de Aníbal para almorzar, sin embargo antes de eso fuimos a conocer un poco más, Así que pasamos por la Academia Nacional de Música (Academie Nationale de Musique), también se conoce como la Ópera Garnier u Ópera de París, resulta ser uno de los edificios más característicos de esta ciudad, según los que saben su estilo es Neobarroco y fue mandado a construir por Napoleón III al arquitecto Charles Garnier. Es una construcción muy bonita y llamativa por fuera, pero su interior, dicen que es mucho mejor, con imágenes hermosas, grandes escaleras y muy dorada, lo que lo hace ostentoso y llamativo. Este lugar fuera de ser utilizado para espectáculos de baile y música, es visitado como museo arquitectónico y de arte, sin embargo su entrada debe ser cancelada por los visitantes.

Antes de continuar, quiero aclararles que todas estas visitas las hicimos por fuera, al único lugar que entramos fue a la Catedral del Sagrado Corazón, pues había “poca gente” y el resto de lugares estaban demasiado congestionados, así que no había mucho tiempo para disfrutar, pero con solo verlos, logramos hacernos una idea y al menos ya avanzamos en algo.

Bueno, seguimos nuestro recorrido, ahora estábamos llegando a uno de los lugares que más ganas tenía de conocer, el Museo de Louvre, algunos amigos me dicen que es por aquello del Código Davinci, la verdad es que sí, pero la razón real, es que quería conocer uno de los museos más importantes del mundo, un lugar que contiene historia y las mejores obras realizadas por el hombre desde varios siglos. Me parece increíble e interesante tener la oportunidad de estar allí y verlo con mis propios ojos, así sea por fuera, de momento, porque pienso hacer el ejercicio y visitarlo por dentro, así sea un poco cada visita a Paris, soy optimista…. 😉

Aquí estamos en el patio del palacio de Louvre, visibilizando la entrada principal (la pirámide), había mucha gente alrededor, tomando fotos, haciendo la cola para ingresar al museo o simplemente disfrutando de la vista tan espectacular, no solo de la pirámide, sino más bien la del palacio como tal, un lugar inmenso por fuera, como debe serlo por dentro, lleno de detalles y terminados hermosos, es un lugar para disfrutar y con el día tan hermoso que nos hizo, fue genial.
Que más les puedo decir, hay que visitar este lugar, si te gustan los museos, seguro disfrutarás este, pero sino, al menos disfrutaras la arquitectura que se puede ver por fuera, es indescriptible ver este sitio, que alguna vez fue el patio de un palacio y hoy en día es uno de los lugares más visitados por los turistas en Paris, este es otro lugar que hay que ver de noche, pues la iluminación debe ayudar para que se vea genial.

Ahora, en cuanto a lo que sale en la película, les diré que no encontré como ver desde  fuera y hacia abajo la pirámide invertida. Según me cuentan esto se ve es por dentro del museo, no busque el camino de la rosa, tampoco, pero tal vez con más tiempo hasta lo hubiese hecho ;). Pero bueno sé que muchos pensaran que es una bobada, pero la verdad es que muchos hemos soñado con conocer algunos lugares gracias a los libros o a las películas, pues son ellos los que nos ayudan a volar un poco más, al principio en nuestra imaginación y cuando al fin lo logramos queremos verlo, experimentarlo y tal vez muchas veces no es igual a la película, pero de seguro si la mayoría será mucho mejor…

Frente al museo y en el Jardín de las Tullerías se encuentra otro arco del triunfo, llamado “el Arco del Triunfo del Carrucel” mandado a hacer también por Napoleón Bonaparte, entre 1806 y 1808, de este se dice que gracias a una perfecta alineación, se puede ver desde el arco el jardín de las Tullerías, el obelisco de la plaza de la Concordia, los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo. Dando media vuelta, se observa la pirámide del Louvre y el paso a la corte interior del palacio del Louvre. Bueno será algo para corroborar cuando vuelva, porque cuando fui no lo vi, aunque no caminamos por el Jardín de las tullerías, así que pude perderme esta vista 🙁

Bueno, ya vimos algo del Museo de Louvre, ahora vamos a otro lugar famoso por una película, claro que no solamente a ella, pero se ha dado a conocer mucho más y es la Cathédrale Notre-Dame (Nuestra señora), y no vi ningún jorobado, según dicen solo aparece en épocas especiales, así que tocará volver luego a ver si se ve algo…

Esta iglesia es otra belleza arquitectónica, con detalles hermosos, mucha gente alrededor tomando fotos, guías turísticos, estudiantes, mejor dicho, es muchísima gente, la cola para ingresar por lado y lado es inmensa, pero según dicen vale la pena, porque por dentro puedes apreciar una construcción hermosa, llena de detalles y el tour incluye subir y observar de cerca el órgano, que es una de las cosas más famosas con que cuenta esta iglesia. Además hay que tener en cuenta que es un lugar que se construyo en 1245, así que tiene bastantes días y su estilo es gótico, lo cual la hace muy interesante, si por fuera se puede disfrutar tanto, por dentro debe ser genial.

Ahora sí por favor descansemos y comamos algo, el día es largo para nosotros y fuera de eso el sol estaba pegando fuertemente, era necesario comer algo y retomar el recorrido, pues faltaba visitar nuevamente la Torre Eiffel y la estatua de la libertad. Así que compramos un bocadillo y nos fuimos a comer cerca al SENA una vista espectacular, es muy común en Europa comer algo rápido, parado o sentado en cualquier lugar y a la carrera, en la noche se sientan con calman y realizan todo un protocolo para la cena, pero esta comida no es tan importante para ellos, así que la hacen en cualquier lado y con algo “ligero”.
Aún no hemos terminado, pero la verdad es que he querido detallar lo mejor que puedo, para que junto conmigo puedan disfrutar de este el recorrido y de mi experiencia, que de seguro no será igual a la que ustedes vivirán cuando vengan a conocer. Así que no se preocupen pronto llegaremos a Sydney.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.