Cuando viajas siempre pasan cosas raras, chistosas, algunas maravillosas y otras que rápidamente quieres olvidar.
Igualmente, cuando días o meses después haces un recuento de tu vida te llegan esos pequeños recuerdos que hacen que esa experiencia haya sido de alguna manera única.
Yo he vivido situaciones curiosas durante mis viajes y aquí comparto con ustedes algunas de ellas:

Curiosidades en mis viajes: México D.C. 2009

Mi primer viaje fuera del país fue a México en el 2009 y cuando estaba en el aeropuerto en Bogotá pensé que nos iban a revisar las maletas que llevábamos.
Al menos, eso es lo que le dicen a uno que va a pasar. Teníamos cuatro para facturar y cuatro de mano, entre los dos (Jaime y yo). Pero no pasó como lo había imaginado.
Llegamos al mostrador de la aerolínea que nos llevaba a México, pagamos los impuestos para salir del país (que tampoco esperaba que fuera allí dónde se pagaran). Pasamos las 4 maletas que embarcaron sin revisar y sin nada más. Después pasamos a la sala de espera.
Pidiendo indicaciones en Porto, Portugal
Desde luego, lo primero es pasar por el control migratorio.
Te piden el pasaporte, te pregunta para dónde vas, cuánto tiempo vas a estar fuera, algunas cosas más y listo.
Luego debes pasar por otro control. Ahí si nos revisaron el equipaje de mano, pero fue sencillo y sin problema alguno, lo cual me pareció sumamente fácil.
De hecho en el resto de viajes que hemos realizado no hemos tenido ningún problema con nuestro equipaje. Nunca nos han revisado las maletas grandes y las pequeñas tampoco, solo nos hacen sacar los equipos electrónicos y nos debemos quitar chaquetas, correas, botas (cuando viajas en invierno) y cosas de metal, pero no más.
Creo que hemos sido afortunados, hasta el momento. Confieso que me parece terrible cuando veo a la gente con la maleta desparramada por todos lados, ya luego meter las cosas como estaban no es tarea fácil.
En México la revisión de las maletas es por sorteo.
Lo que significa que debes oprimir un botón, si te sale rojo debes abrir TODAS las maletas que llevas contigo. Si te sale verde, sigues sin problema y no te revisan absolutamente nada.
Eso significa que es a la suerte, eso me pareció muy gracioso. En ninguna otra parte ha sido así.

Conectores de energía

Los conectores de energía, varían según el país o continente donde te encuentres. Así que es importante antes de viajar revisar el tema para que no te lleves un buen susto a la hora de cargar el portátil, la cámara de fotos, video, iPhone, iPod, iPad, E-book, móvil, etc.…
A veces no pensamos en esto pero cuando viajas a otro continente no sólo cambia el idioma, la cultura y la comida, sino también cosas tan sencillas como el conector dónde vas a recargar la batería de alguno de estos aparatos.
En los lugares que hemos visitado, hasta ahora, hemos visto ya varios tipos de conectores, pero el más curioso es el de Australia.
La ventaja fue que antes de viajar compramos un convertidor “universal”, sin embargo el hotel también estaba preparado para ofrecerte sus convertidores a los clientes, en caso de ser necesarios. Un detalle muy bueno.

Ver mujeres usando falda muy corta en invierno

Esto nos pasó en Australia. Cuando fuimos estaba empezando el invierno, con un frío moderado, pero frío al fin y al cabo.
En el aeropuerto de México D.C esperando el avión que nos llevaría a VillaHermosa
Sin embargo las mujeres andaban por la calle, en una noche con lluvia, muy campantes en “minifalda” (aunque creo que así no se llama lo que tenían puesto).
Por Dios no sé cómo hacen, pero me dio mucha impresión verlas y sí, puede parecer una bobada pero es bien fuerte el asunto.

Extranjeros en otros países

En cada país o ciudad que visitas puedes encontrar migrantes residentes u otros turistas.
Cuando vayas a Australia no te sorprendas si ves muchos asiáticos. Al menos en Sídney son más abundantes que los propios australianos.
Uno tiene la imagen de que allí todos son altos, rubios, de piel clara. Estilo surfistas… Pero cuando estás en el centro, lo que abundan son asiáticos y le siguen los hindúes.
Así que no te extrañes si te cuesta un poco más encontrar algún nativo. Eso sí, cuando por fin los ves, se saben que son de allí. Pues resaltan entre el montón (al menos los que yo vi ;))
En Australia las tiendas de barrio son atendidas, o sus dueños, por lo general por jordanos. Muy curioso porque en una semana que estuvimos visitamos por lo menos cuatro tiendas diferentes y todos eran de esta nacionalidad.
Eso sí, muy formales, les gusta mucho hablar y compartir experiencias. Así que fue genial.
En Paris, por ejemplo se ven muchos árabes. Mi amigo me decía que el barrio donde vive está repleto.
Son demasiados, y así lo pudimos constatar nosotros mientras paseábamos por las calles de esta hermosa ciudad.
Un mito corroborado es el que dice que en algunas ciudades andaluzas hay mucho alemán. Eso es verdad. En las ciudades que visitamos en esta región como Benalmádena o Nerja por ejemplo, vimos muchos alemanes y no era época de vacaciones. Son residentes muy amañados en España.
Encontramos varios latinos, algunos de Chile, Colombia y México como meseros en el hotel donde nos hospedamos y otros en el evento de la ICANN en Australia.
Esto fue genial. La sensación de encontrar y reconocer gente de tú lado del charco es súper cuando estás en «el culo del mundo».
Listos para salir de Colombia
Para finalizar debo decir que:
– Los hombres australianos tienen un trasero bien formado (los mejores que he visto de momento en hombres blancos) y las mujeres son extremadamente guapas.
– Los residentes son muy simpáticos y los turistas quieren hablar contigo y contarte lo que han visto en Australia. Cosa que difícilmente te pasa en otros países.
Otra cosa extraña que he notado en estos viajes es los baños públicos y sí puede sonar raro y hasta chistoso, pero la verdad es que he encontrado unos muy cómicos y me parece importante resaltarlo en esta nota de curiosidades.
Pues aunque pueden pensar que no es nada raro, para uno que está recién bajado de monte y a penas se está untando de mundo resulta bastante “extraño” tanta variedad.
Hasta aquí mis curiosidades, seguro hay muchas más por contar y tal vez luego haga una segunda, tercera y hasta décima parte. Quién sabe. Hay mucho mundo por conocer.

8 comentarios

  1. Huy Diana pero hablo mas que todo de Australia jajaja, creo que debió colocar curiosidades de mi viaje a Australia y otras ñapas, ahora con lo de los baños no dijo nada solo que son curiosos pero en que forma que hay de raro en ellos? bueno creo que fallo la redacción futura comunicadora social. Ahora frente al articulo bueno si eso de los adaptadores es bueno, apple vende todo el juego solo que acá en Colombia me cobran 90.000 pesos por todo el juego y es entrada usb XD, en fin tampoco es que vaya a salir del país por el momento sigo acá en Colombia y sin planes de salir XD, me alegra que nos comentes eso por si las fly XD

    1. Tienes razón casi todo se enfoco en Australia. No es por justificarme pero fue una nota que escribí en el 2009 y a penas me di cuenta ayer que no la había publicado. Así que bueno que le vamos a hacer 🙂
      Lo de los baños ahhh querida es que hay de todo, desde aquellos que tienen una palanca en la pared, otros que hay que hundir un botón en la pared, pasar la mano, un botón en el suelo, en fin… En Colombia lo más modernos que vi fue de esos que se vaciaban solos. Pero en algunos lugares he visto que hay de esos y otros más "antiguos" pero modernos al tiempo. No sé es chistoso. Llámalo fetiche o algo así 🙂
      Estaré pendiente de la redacción, muchas gracias por el comentario. Aunque me debes decir en que falló, porque aunque cada uno entiende lo que quiere, no me parece que esa parte este tan mal 😉
      La ventaja que tiene Apple es que el cargador que utilizas para el iPod, es el mismo para el iPhone, iPad y demás lo cual es una maravilla y son extremadamente pequeños. Pero el tema que cambia es el enchufe donde va ese conector a la energía. Mira las fotos en este enlace: http://www.facebook.com/album.php?aid=87926&i
      PD. Lo de los baños iba a poner las imágenes que están en mi FB y lo olvide :S

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.