Dormir en un aeropuerto era algo que nunca habíamos experimentado. Definitivamente este viaje está siendo toda una aventura y eso que a penas está comenzando… Como antes les comenté el host que nos iba a recibir los primeros días en Kuala Lumpur tubo un imprevisto, por lo que no podía recibirnos esa noche. Así que sin un plan de respaldo y teniendo en cuenta la hora que era, decidimos quedarnos en el aeropuerto y acampar allí.
Aeropuerto KLHace poco leí un blog de un chico que habla del tema. Les recomiendo la nota «Consejos para dormir en un aeropuerto«. No pensé que me fuera a pasar. Dormir en un aeropuerto nunca ha estado entre mis opciones, pero estar informada nunca esta de más. Según la nota y la página “Sleeping in Airports” dormir en un aeropuerto es todo un arte y hay gente que lo hace cada rato. Habiendo experimentado esto, ahora entiendo por qué lo hacen. Y es que en el aeropuerto encuentras comida 24 horas, donde sentarte o acostarte -si no eres muy quisquilloso-, baños limpios -la mayoría- y si estás de buenas acceso a Internet gratis.
Nosotros teníamos todo esto y como llevábamos 11 horas de vuelo donde la mayoría de ellas la pasamos durmiendo, estábamos con las pilas puestas. Así que trabajamos un buen rato y luego nos turnamos para dormir. Por más que sea seguro el lugar y por más que Jaime me diga que no pasa nada. La verdad es que yo soy una miedica que ve ladrones en cualquier situación. Así que para evitar no dormir bien y tener pesadillas, preferí que nos turnáramos, así me sentía más “segura” y era más cómodo.
Baño en aeropuerto KLTras dos días sin dormir bien, turismo en Istanbul, varias horas de vuelo y un par de sonrisas de bienvenida. Tras la alegrías por haberlo logrado. Pudimos descansar un poco, antes de ir a nuestro encuentro con el anfitrión que tendríamos durante los próximos 5 días.
Como conclusión de esta experiencia decirles que si toca elegir llegar a una ciudad que uno no conoce sin contactos y de noche, la mejor opción es quedarse en el aeropuerto y esperar que amanezca. Todo es mejor con la luz del día. Si te llegan a preguntar algo decir la verdad nunca esta de más y eso sí busca siempre un lugar cómodo para ubicarte, que tenga lo que necesitas. Conectores de energía, luz (si lo requieres) y un asiento cómodo para estirarte o sentarte mientras trabajas o descansas. En definitiva lo repetiría si volviera a surgir la situación 🙂 Y tú, ¿Has pasado la noche en un aeropuerto? ¿Cómo te ha ido?

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.