Los miedos al escribir un blog son inevitables y todos los bloggers hemos pasado por uno, o varios, de estos temores en algún momento de nuestra carrera.
Como cualquier otra profesión, cuando eres blogger temas ser juzgada, rechazada, incomprendida, hacerlo mal, el qué dirán los demás, no tener nada que contar, que nadie te lea y en fin… un sin número de miedos que vienen asociados al tema de escribir un blog y desnudarte en la red.

miedos al escribir un blog
Foto de: Shutterstock

Cuando estaba pensando en todos los miedos que sentí cuando empecé y que aún siento, se me ocurrió reunir testimonios de las personas con las que más contacto tengo de este mundillo y sobre todo, ver si compartimos los mismos temores.
Es por esto que a continuación descubriremos juntas los miedos que yo tenía en mente, más 17 testimonios de bloggers que seguro conoces y en caso de que no, te encantará conocer.
Descubrirás que cuando se escribe un blog hay muchos más miedos que el qué dirán, así que vamos a descubrir cuáles son y qué podemos hacer para combatirlos:

Miedo al fracaso

Cuando emprendes un nuevo proyecto, el miedo al fracaso es inevitable y desde luego cuando tienes un blog ese miedo no desaparece.
Un blog pasa a convertirse en tu proyecto, ya sea que al principio sea más un hobbie que un trabajo, eso no importará, el miedo al fracaso, a no poder continuar, a no dar la talla, estará acompañandote siempre, por más que lleves un mes o diez años con tu blog.
Natalia de Mujeres Emprendedoras Online ha sentido esto y nos cuenta su experiencia con este miedo y qué hace para contrarrestarlo:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Mi mayor miedo cómo blogger es el miedo al fracaso. Miedo a que llegue un día que no tenga nada nuevo que ofrecer y contar a mis lectoras, que todo lo que sepa ya se lo haya transmitido y me quede sin ideas para innovar en mi proyecto.
El día que sienta que no puedo aportar valor es el día en que se terminará mi sueño de tener un blog y poder ayudar a otras chicas a emprender sus negocios online.
Espero que nunca llegue ese día. La sensación de fracasar es una sensación que te come por dentro y no paras de darle vueltas a la cabeza y de preguntarte ¿por qué? ¿qué no he hecho bien?
Es cierto que de los errores se aprende, lo sé de buena mano. Para eliminar este miedo, lo que hago es estar siempre en continua formación, leer y poner en práctica nuevas técnicas para innovar en mi proyecto online.»[/su_note]
El fracaso es un miedo que tenemos, en lo que sea que hagamos en la vida, por eso es importante encontrar formas para sentirnos más seguras y lo que hace Natalia al capacitarse y estar en constante aprendizaje ayuda a estar en movimiento y que al fracaso le cueste alcanzarla.
Carolina Gonzalez de Enkuentrat, va más allá con este miedo y nos dice:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Mi miedo es sencillamente que el blog no funcione y me vea avocada a volver a los trabajos de mierda»[/su_note]
Comprendo este miedo, porque lo siento cada día. Nada peor que meterle la ficha a un proyecto y que este no funcione. Te diré que la mejor fórmula para superarlo está en ti misma.
Deberás construir un camino seguro para tu proyecto y para ello tendrás que estudiar mucho, hacer networking, rodearte de personas con ideas similares a la tuya, dejar la competencia a un lado, la deslealtad y la mala vibra.
[su_heading size=»17″]En Internet no hay competencia, realmente, hay aliados y unirse a ellos marcará la diferencia entre enfrentarte sola al mundo virtual o hacerlo acompañada.[/su_heading]
El problema aquí es que vivimos aún en un mundo que cree en el individualismo y tenemos muchas cucarachas en la cabeza, ideas y conceptos mal aprendidos.

Cambia esas creencias limitantes y tu ruta se irá llenando de caminos llenos de oportunidades donde el fracaso no existe, así no salgan las cosas como tienes planeado al principio.

Miedo a que nadie te lea

Así como un médico tiene miedo a que sus pacientes se mueran, un arquitecto tiene miedo a que su construcción no quede bien o el pintor tiene miedo a que su obra no sea entendida.
Las personas que escriben en un blog tienen miedo a que nadie las lea, a no conectar con la persona a la que quiere llegar, ese lector ideal del que tanto se habla y que tanto cuesta 1) encontrar y 2) cautivar.
Es normal sentir este miedo y es tan común que te puedo decir que es uno de los que más sentimos los blogger nuevos y veteranos. Te comparto algunos testimonios:
Alicia Barcelona de BCN Mola dice:
[su_note note_color=»#fff7fa»]»Mi mayor miedo es hablar sola!! Crear contenido que una piensa es interesante y después no ser así.»[/su_note]
Francisco de el Síndrome de la Mochila comparte el mismo temor:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Mi mayor miedo como bloguero es que no me lea ni el Tato. Voy a empezar a escribir más contenido específico para hombres y me da miedo no conectar con ellos y pasar desapercibido, que ninguno me lea, comente, comparta o le dé un like.
Las mujeres suelen ser más activas que los hombres. Sin embargo, no voy a dejar que el miedo me paralice, lo veo como una manera de aceptar que me tomo este objetivo como algo serio y que respeto a las audiencias. Así que vamos con todo a vencer al miedo paralizante.»[/su_note]
Marian Ruiz de Frontera Esdrújula enfoca su miedo sobre todo a no encontrar su público objetivo y este miedo viene súper ligado con el miedo a que nadie te lea:
[su_note note_color=»#fff7fa»] «Mi mayor miedo como blogger es no encontrarme con mi público objetivo, bien porque ese público no está en las redes o porque, si lo está, no demos con la clave para llegar a él.
Miedo a que el esfuerzo no termine de verse compensado. ¿Imagináis qué triste, nosotras y él (ese público que se moriría por nuestros huesos) caminando en paralelo, sin solución de encuentro?
Si no terminamos de dar con ese público objetivo, ¿será tal vez por no atinar con los contenidos, con lo que le gusta?
No sé si me estoy explicando bien. En realidad, todo el mundo habla de definir muy concretamente su sector, su target, pero nadie cuenta cómo se tiende el puente entre lo que le gusta a una (en este caso, a dos bien avenidas) y las necesidades objetivas de gente (una persona y otra y otra) que no se conoce.
¿O se trata de ir haciendo lo que a una le gusta mientras espera pacientemente a que suene la flauta?»[/su_note]
Algo que también comparte Laia Moret de Dream Travel Girl, además de otros miedos que veremos más abajo:
[su_note note_color=»#fff7fa»]»Creo que mi mayor miedo como blogger es el fracaso, es decir, que a nadie le interese lo que escribo (que nadie lea), que no sea de ayuda, no conectar con la gente.También tengo miedo a recibir comentarios negativos (sé que eso llegará un día u otro y que es normal, pero me da miedo que me eso me haga perder confianza)»[/su_note]
Isabel Conesa Magallón de fabricando contenidos también comparte este miedo:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Mi mayor miedo es no llegar a conectar con el lector o que mi contenido no interese a nadie.» [/su_note]
Marian, Laia e Isabel, manifiesta algo sumamente importante, “conectar» con alguien, en este caso especifico con tu lector ideal, con esa persona por la que escribes y a quien quieres llegar con tus escritos.
No es sencillo y es verdad que se habla en todas partes de la importancia de tener un lector ideal, de describirlo y demás, pero poco se habla de cómo hacer para realmente conectar.
Diría que mucho de esta conexión se logra a punta de prueba y error. No será a la primera, no será sencillo, pero encontrar tu propia voz es un paso importante para llegar a ello y se logra escribiendo mucho y equivocándote aún más.

El puente se irá construyendo poco a poco y tendrás que poner mucho cuidado, estar atenta a lo que se dice en la red y sobre todo, cuando los comentarios lleguen y los e-mail no paren, tendrás que fijarte muy bien en lo que quiere la gente que te lee.

miedos al escribir un blog
Foto de: Shutterstock

Miedo a perderlo todo

Eliana Vasquez de Espacios de Soledad también tiene un miedo que viene genial con el apartado anterior, porque no tener repercusión en lo que escribes es algo a lo que nos enfrentamos todos los días como blogger.
Además, ella menciona un miedo que comparten otras personas como Álvaro López de Autorealizarte y es el miedo a perder todo lo que has construido en tu tiempo como blogger: perder tu lista de contactos, tus comentarios, tus imágenes, tus escritos…
Ana Bizarro de acción con alegría nos cuenta:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Mi mayor miedo es perder TODA la información. Hago copias, pero le he cogido tanto cariño a mi blog que si un día desapareciese me sentiría «desnuda» y “vacía”«[/su_note]
Este es un miedo que paraliza y por más precaución que tomemos, por más copias de seguridad que hagamos, este miedo es inevitable no sentirlo, porque cuando escribes en la red, todo queda en un lugar que no puedes palpar realmente y esto a muchas personas les cuesta un montón aceptar.
Eliana nos dice:
[su_note note_color=»#fff7fa»]«Como blogger el temor siempre es que el post publicado no tenga suficiente alcance y llegue a manos de lectores que nunca escriben, muchas veces cuando publicas te preguntas ¿hay alguien al otro lado?
Cuanta gente entra, lee y se va sin decir nada, son lectores silenciosos que abren los correos y entran a los posts y se marchan sin siquiera saludar.
Pero una vez que estableces fieles lectores que se vuelven escritores, comentaristas, personas importantes para el blog porque interactúan y comparten en redes sociales y además son esenciales y grandes difusores, entonces el miedo se va desvaneciendo.
Mi blog se vuelve con el tiempo un nombre reconocido y es por ello que decido comprar el dominio, pero luego de eso ocurrió algo realmente aterrorizante, perdí todos los comentarios de todos mis posts, una recopilación de casi 3 años y no los volví a recuperar nunca más, quedaron en algún lugar del ciberespacio, fue un acontecimiento muy doloroso para mí, el cual no pude resolver y ahora ese miedo me persigue, ya que es agobiante pensar que esto me vuelva a pasar.»[/su_note]
Cuando al fin logras superar el miedo que menciona Francisco y que te lean muchas más personas que Tato y además, crear la conexión, perderlo todo es un miedo inevitable y más aún cuando pasas por la experiencia que vivió Eliana.
Aquí lo único que queda es aprender y seguir adelante, porque dejarse dominar por el miedo no es la mejor estrategia y tampoco lo es ser demasiado paranoica.
[piopialo vcboxed=»1″]Los miedos lo que hacen es ayudarnos a realizar mejor nuestro trabajo[/piopialo]

Miedo a que tu blog te absorba

Alicia de creciendo entre mochilas tiene un miedo bastante curioso y de esos que yo por lo menos nunca había pensado y que es necesario tener en cuenta, es el miedo a que tu blog te absorba.
«Mi mayor miedo es que mi blog me absorba demasiada energía. Ya estoy intentando poner en práctica técnicas para que esto no llegue a suceder, pero ya ha habido días en los que me he ido a dormir y mi cabeza seguía dando vueltas a ideas para el blog, impidiéndome descansar bien.
Por eso decidí poner freno y buscar mecanismos para trabajar eso».
Como cualquier otro trabajo, ser blogger debe ejecutarse con sumo cuidado. A veces nos dejamos absorber porque escribiendo, estando en las redes sociales y compartiendo con las personas que nos leen la pasamos tan bien que olvidamos la hora.
Por ello es importante crear rutinas de trabajo, así como las creas en la oficina, con tus hijos o en el estudio, con el blog se debe hacer lo mismo, sobre todo para no perder foco, pero sobre todo, para tener tiempo para ti misma y los demás.

No olvidemos que el blog, como cualquier otro profesión, requiere de nuestra dedicación, pero no debemos permitir que nos absorba hasta el punto de olvidar nuestra pasión por la vida y otros hobbies que puedes vivir aquí y ahora.

Miedo a las criticas

Cuando se tiene un blog, las críticas terminarán llegando en algún momento y enfrentarse a ellas no es nada fácil, sobre todo cuando estás son destructivas, maliciosas y mal intencionadas.
Marina de psicosupervivencia nos dice:
«Mi mayor miedo son las críticas destructivas. Hay gente que tiene un talento especial para atacarte donde más te duele, y yo soy muy sensible y esas cosas me dejan hecha polvo durante días.
Cada vez lo voy llevando mejor y voy teniendo «la piel más dura», pero a veces noto que me contengo a la hora de escribir para no «molestar» (lo que, por supuesto, es imposible).
Además de eso, me da mucho miedo equivocarme con algo legal o de papeleo y tener un problema gordo (trato de hacerlo todo lo mejor posible, pero soy un poco/bastante despistada).»
Como ves, es muy parecido al miedo que tiene Laia, al pensar que las malas críticas pueden hacerte perder la confianza en ti misma, por eso es necesario aprender a detectar a un troll, personaje que lo único que hace y sabe hacer en la vida es molestar a otros para sentirse bien consigo mismo, es muy difícil, pero es inevitable no encontrarlos en tu vida.
Por ello es importante construirte un escudo que te ayude a tener tu piel protegida y sobre todo saber cómo defenderte o qué hacer, interiormente, para que no te afecte tanto.
Sobre el miedo a los temas legales, ¿qué decir? es también muy normal, es un miedo que todas tenemos sobre todo porque este mundo de Internet es un mundo bastante nuevo, hay leyes que no están creadas aún y tratar de encasillar todo como un trabajo «normal» cuando en Internet las cosas funcionan de otra manera, es un error que se está cometiendo y para el cual falta mucho para prepararnos.

Llegar a un estado donde los deberes y derechos estén alineados costará aún bastantes años, así que por ahora toca hacer las cosas lo mejor posible y rezar, para no meter mucho las patas 😃

Miedo a perder las ganas de escribir

Imagino que en toda profesión llega un momento donde las ganas de ejercer se ven agotadas, es una situación y una sensación bastante normal. Todo profesional llega a hastiarse en algún momento.
Como bloggers las ganas de escribir pueden agotarse, ya sea porque no tienes inspiración, porque estás pasando por un bache o porque sencillamente se te apagó la energía.
La ventaja es que esto es normalmente, es algo pasajero y en unos días o semanas, cuando vuelves a recargarte, a ver la vida más allá de la pantalla, todo volverá a la normalidad, porque has descubierto una pasión y cuando a uno le apasiona lo que hace, no hay felicidad más grande.
Así que no te asustes si pierdes las ganas de escribir ahora, disfruta viendo la vida de otra manera, las ganas de escribir volverán si de verdad ser escritora es lo que te apasiona.
Jennifer López de planeta singular nos dice:
«Yo la verdad que miedo lo que se dice miedo, no tengo a nada, excepto a mis ganas, tengo miedo de perder las ganas de seguir escribiendo post, ya sea hablar de moda, outfits, make up o mi enfermedad, por que sé que el día que eso ocurra, será el día que caiga en el agujero mas profundo.

Muchas veces, sobre todo desde que tengo mi enfermedad, meobligóo a salir a la calle arreglada como yo era hace dos años, solo por el blog, solo por contar algo nuevo y el día que deje de hacer eso, significará que la enfermedad ha conseguido minar mi moral, eso si que me asusta.»

Miedo a exponerme en Internet

Este es un miedo del que te hablé hace unos días y que yo resumo en miedo a desnudarse en Internet y es un miedo inevitable, por más que lleves mucho tiempo, sentirás miedo a exponerte, a decir más de la cuenta, a que te “pillen” y no puedas retractarte de lo dicho.
Como dice Pilar Marina:
«Uno de mis mayores miedos, es exponerme. Internet es delicado y no quiero que conozcan mucho de mi vida privada. Por eso trato de no poner mucho de mi, aunque siento que es difícil poner un límite.»
La verdad es que no es tan difícil poner ese límite cuando tienes claro 1) a quién escribes y 2) qué sabes tú del tema y cómo puedes ayudar a las personas con lo que escribes.
Como dice el eslogan de una marca muy famosa en Colombia: “el límite lo pones tú” y solamente tú sabrás cuándo es demasiado y cuánto estarás dispuesta a dar.

Le diría a las personas que tienen este miedo, que no teman ser ustedes mismas, encontrar su voz y ser honestas y fieles a sus ideales debe ser lo principal, nunca será demasiado lo que digas, porque por más que compartas habrá una parte de ti que es tuya y que difícilmente la verán y descubrirán otros, a no ser que tu quieras que la descubran.

Miedo a no dar valor con tus escritos o quedarte en blanco

Así resumo el miedo que ha compartido Laura Rese de redheadsenseblog:
«Mi mayor miedo es dejar de aprender, porque creo que hay que estar formandose continuamente y si llega un punto que tú dejas de aprender, ya ser blogger no tiene sentido para mi.
En mi blog explico todo basado en mi experiencia y lo que aprendo, si empiezo a sacar post por sacarlos sin haber aprendido nada ni haber tenido una experiencia… Para mi ya sería el fin, a eso es a lo que le tengo miedo, a empezar a escribir por escribir y no porque tenga algo que contar.»
Por más que todo esté ya dicho en Internet, la verdad es que aún falta mucho por descubrir. Cada día hay algo nuevo para aprender y compartir. El tema está en encontrar las palabras para hacerlo y en no perder el norte en lo que te gusta.
Elisa Martinez de la casita de cucho tiene un miedo que va más allá de no aprender, su miedo es a quedarse en blanco y que en algún momento la creatividad se vaya de su lado.
«Mi mayor miedo es quedarme en blanco o no tener creatividad en algún momento, algo que me pasa a menudo y no tener la capacidad de poder seguir adelante con mi proyecto ya que es algo que hago para mantener mi mente ocupada y sobretodo algo que empecé a raíz de estar de duelo por mi pareja y pasar unos momentos muy duros, el blog me devolvió la vida la verdad.»
Es normal, sentir que no tenemos nada que decir, nada que compartir y la creatividad e inspiración a veces se van de vacaciones.
La buena noticia es que no es para siempre y llegará un momento en que volverá, el asunto es estar atenta cuando llegue para poder disfrutar nuevamente de tu pasión.
Para terminar con esta recopilación de miedos, te comparto el de la escritora y blogger Virginia Gil ella nos habla de los diferentes miedos que ha sentido cuando ha creado un blog y de lo importante que estos son para seguir adelante y tener éxito con nuestros proyectos:
«Mi miedo como bloguera se ha repetido en cada comienzo de blog (llevo 3) y a medida que he ido dando pasos, el miedo se ha alejado.
Por un lado, miedo a que nadie me leyera, a estar sola con mis palabras ya expuestas. Miedo a no gustar, a no tener ningún comentario o a tenerlos todos de forma negativa. ¿Miedo al fracaso?
Por otro lado y de forma paradójica, miedo a gustar demasiado, a verme desbordada por comentarios, a no ser capaz de controlar la situación… ¿Miedo al éxito?
Miedos que, si somos conscientes, solo cumplen la misión de destapar inseguridades y de ayudarnos a seguir creciendo.»

miedos al escribir un blog
Foto de: Shutterstock

Mis miedos al escribir un blog

Puedo decirte que yo me siento identificada con cada uno de estos miedos expuestos en este escrito.
Durante años he sentido miedo a no ser entendida, a no ser lo suficientemente buena o a no lograr dar el mensaje que tengo en mi cabeza.
Cada que publico pienso ¿Lo hice bien? y sabes cuál es la respuesta que siempre digo: “pude hacerlo mejor”, lo bueno es que ya no me doy tan duro, porqe he aprendido que para bien o para mal esto es lo que sé ahora y esta es mi experiencia en este momento.
Tal vez en unos años podré decir lo mismo de otra manera, escribirlo mejor, pero ahora esto es lo que hay y yo estoy contenta con ello y satisfecha de compartir lo que ahora sé.
No fue sencillo llegar a esto, durante mucho tiempo me di palo, me demoraba semanas en publicar un texto de 300 palabras, le daba vueltas en mi cabeza buscando la mejor estrategia. Hasta que un día dije: si me pongo con esto nunca podré publicar nada y esa no es la idea.
Así que ahora me lanzo con lo que sé, comparto desde mi experiencia y luego, en unos días o años, cuando mire atrás, me daré palo por lo mal que lo hice, pero también me daré una palmada en la espalda diciendo: “lo hiciste muy bien, porque eso era lo que sabías en ese momento”.
Así que sí, yo también tengo miedo al qué dirán, al fracaso, a no tener ideas, a que se me acabe la pasión, a que llegue un momento en que decepcione a alguien. Pero una cosa es cierta, hoy soy la mejor versión de mi misma y eso ya de por sí es genial.
Espero estos miedos te ayuden a descubrir que no estás sola, que en este mundo de los blogs somos muchas personas las que tenemos miedo y estamos a su vez luchando contra él a cada paso que damos.
Te animo a que des tú también el paso y dejes el miedo atrás, si hoy tienes miedo a fracasar, a exponerte demasiado, a no encontrar lectores o que todo se te pierda en el ciberespacio, crea tus salvoconductos,busca soluciones y no te quedes en los problemas.
Ser blogger es una carrera maravillosa y te garantizo que cada que das clic en publicar estás cambiando tu mundo y con ello el mundo de los demás de alguna manera.
Tal vez no llegarás a cientos de personas los primeros años, pero si llegas solamente a una lo habrás logrado.
Muchas gracias a las personas que compartieron conmigo sus miedos, sé que no es fácil hablar de ellos, espero sigan luchando contra ellos y sobre todo que sigan siendo parte de mi vida, porque gracias a nuestras pequeñas discusiones en el grupo logramos aprender unas de otras y sobre todo, no nos sentimos solas cuando los miedos acechan.

y tú, te animas a contarnos ¿Cuáles son tus miedos al escribir un blog?

44 comentarios

  1. Muchas gracias por este contenido. Abrir un blog es ya un primer paso que, aunque no requiere de mucha inversión asusta. Estás adquiriendo un compromiso contigo misma y a la vez, dando vida a un proyecto e ilusión que cada vez va a requerir más de ti. En mi caso, la ansiedad reside en no saber el rumbo fijo de éste. Un blog nace y se transforma tal y como tu misma lo vas haciendo y no es fácil saber hacia dónde quieres enfocarlo.
    Más difícil aún es pensar en cómo podrás convertir tu pasión en un negocio. No es fácil sobrellevar la ansiedad que genera esto.
    Me identifico con esos miedos. Gracias por el post. Un abrazo.

  2. Hola 🙂
    La verdad es que todos los que tenemos un blog, creo que en algún momento u otro tenemos alguno de estos miedos.
    Se abre con mucha ilusión, pero es imposible evitar pensar en si alguien te va a leer o si el blog te va a absorber todo el tiempo.
    Yo he tenido momentos en los que me he tenido que tomar un descanso de la blogosfera, porque a veces se me iba el tiempo y no me daba tiempo a nada más, únicamente estando leyendo y comentando.
    Miedo al fracaso, no lo tengo… Ya que para mi, mi blog es una manera de poder desconectar 😀
    Un articulo genial!

  3. Hola!!
    Pues yo tengo un poco menos de miedos por el blog. Bueno yo lo hago mas por hobby, aunque si tenia miedo de fracaso y que no haya visitas y este enterrado muchos bites abajo en la red jaja, pero bueno. Todo con tiempo y esfuerzo tiene sus recompensas :3
    Saludos

  4. Es cierto que los miedos están siempre ahí, pero al final tenemos que tener claro que de si hacemos algo es por que nos gusta y no perder las ganas por que algunos no sientan afinidad con tus metas. Es cierto que hay miedos pero es mejor arriesgarse.

  5. Bueno suelo ser una persona muy segura, cuando hago una cosa y me lanzo a la piscina lo hago con confianza. Pero siempre hay algún altibajo, alguna vez no he tenido ganas de escribir, he temido dedicar demasiado tiempo al blog o he cuidado mucho no exponer mi vida privada, pero tienes razón los miedos nos ayudan a superarnos, un besazo

  6. Uno de los grandes miedos de todo blogger es el miedo a los «HATERS» esos personajillos grises y sin vida propia que se dedican a criticar e infravalorar tu trabajo como creadora de contenidos. Yo lo pasé realmente mal cuando uno me atacó, primero me desilusioné, después me enfadé y por último recordé que todos los «grandes» bloggers y youtubers afirman que «no eres nadie hasta que tienes un hater jodiendote», así que, me sentí halagada, marqué al hater como spam y me alegré, jejejejej
    Un besazo gigante, y gracias por el trabajazo que te has marcado en este post.

    1. jajaja guapa está genial esa actitud, porque es así. Esas emociones se sienten, pero a la final, hay que ver que no es tan malo al final de cuentas y que de ti depender la actitud que tomarás cuando un personaje de este se te aparece. Un abrazo preciosa 🙂

  7. He experimentando varios de estos temores, como el de quedarme en blanco, o que nadie te lea, las criticas que nunca faltan, o cuando no me organizo bien, o cuando le dedico mas tiempo del necesario, al principio no es fácil, uno va tomando ritmo con el pasar de los meses, vas haciendote de un publico que le interesa lo que escribes y comienza a llegar el feedback, todo ese proceso es bonito y emocionante y si llega el día en que pueda decir yo vivo de mi blog sería alucinante, mientras tanto yo disfruto del proceso, un post muy completo Diana, me he sentido identificada! 🙂

    1. Guapa, disfrutar del proceso es genial, no pierdas ese ánimo porque cuando lleguen los días «malos» esa pasión te ayudará a seguir adelante, a no quedarte en blanco y sobre todo seguir haciendo lo que te apasiona. Un abrazo y gracias por su palabras 🙂

  8. Hola!!
    Pues me ha gustado mucho tu post, más que nada porque todo lo que se cuenta en él es verdad. Creo que todos en algún momento u otro tenemos miedo a algo, ya sea a que no nos lean, a no saber qué escribir, etc.
    Me han gustado los testimonios de las personas, es una manera de ver que no estamos solos, que hay más gente como tú.
    Y creo que lo mejor que se puede hacer es seguir adelate y no dejar que te pisoteen o menosprecien. Es tu hobby, y como tal, tiene que ser respetable 😀
    Besos :33

  9. Lo mejor es no tener miedo, todo se irá dando, a veces las expectativas que se ponen son las que las hace temer hasta de lo que no ha pasado.
    Y las penas compartidas son menos.

  10. Miedos!! No tengo todo lo contrario el blog me da mucha felicidad!!! Me llena y es muy gratificante o al menos para mi!! Me esta dando muy alegrías y me encanta porque sobretodo me mantiene ocupada no puedo estar quieta!! Si no me aburro! Un saludo!!!

  11. En mi caso empecé porque quería dar un servicio extra en mi farmacia para mis pacientes y clientes, porque a veces, no puedes tras el mostrador explicar todo como me gustaría hacerlo. En principio no pensaba en nada de todo ésto, pero según te vas metiendo más de lleno empiezas a preocuparte un poco más, porque ves que hay más gente fuera de tu circulo que te lee. Lo único que tengo claro es que le dedico muy poco tiempo porque no pierdo de vista a que me dedico y trabajo 9 horas en contacto con las personas que necesitan mi consejo, pero es cierto que me he planteado todas esas preguntas.
    Buen post. Un saludo.

    1. Guapa, gracias por tu aporte, la verdad es que tener claro lo que quieres hacer te podrá ayudar mucho a superar tus miedos cuando lleguen, eso seguro. Así que tranquila y mucho ánimo con tu proyecto, seguro todo saldrá perfecto 🙂

  12. Cualquier empresa que empresa que emprendas, lleva consigo una dosis de miedo que atenaza pero, me parece a mi que tener miedo es necesario para poder esforzarse cada d´ia a ser mejor.
    Si te soy sincera, tengo un blog porque me gusta leer, indirectamente me sirve para el trabajo que hago por las redes pero, si descubro que se vuelve en una obligaci´on, no lo dejare pero no sera mi prioridad, no porque para mi es una distraccion no mi empleo, desde este punto de vista, el unico miedo que comparto es al que me absorva pero como tengo claro que no quiero competir, si eso sucede, debere plantearme que es lo mas importante para mi.

  13. Pues la verdad es que empecé pensando que me identificaba con un par de miedos, pero a medida que iba leyendo me di cuenta de que me identifico con una barbaridad…
    Miedo al fracaso: este desde luego, lo tengo clarísimo. Quiero hacerlo bien, quiero que funcione y quiero ser tomada en serio.
    Miedo a que nadie te lea: me he dado cuenta leyéndolo, para mí significaría fracaso y tiempo invertido para nada.
    Miedo a las criticas: es un miedo del que era consciente, porque tengo una temática muy exclusiva y que es carnaza de troll a diario, pero me di cuenta de que puedo moderar los comentarios, así que con no publicarlos se me reduce el miedo al troll, pero sí que me queda miedo a la crítica de profesionales de mi campo. Me sentiría muy avergonzada si me critica gente de nombre y con muchos seguidores.
    Miedo a exponerme en Internet: sí, particularmente porque es sobre mi trabajo, y lo que haga hablará de mi competencia e incompetencia como profesional.
    Miedo al éxito: más que al éxito, a las responsabilidades que conlleva y a las expectativas que suscita. Me gusta estar a la altura de las expectativas.
    Y afortunadamente no tengo estos otros:
    Miedo a que tu blog te absorba: sé ponerme frenos. Si algo me absorbe es de entusiasmo, no tiendo a la personalidad obsesiva como para agobirame.
    Miedo a perder las ganas de escribir: si las pierdo dejaré de escribir y punto.
    Miedo a no dar valor con tus escritos o quedarte en blanco: prefiero pasar temporadas de inactividad, pero tampoco me causaría angustia.
    Miedo a perderlo todo: no estoy en ese punto… pero pienso que podría llegar a tenerlo.
    Gracias por tu post. Me ha ayudado a reflexionar y ya sé cuales de tus post leer para sacarme un poco la tontería.
    Saludos!!

    1. Gracias Aurora por compartirnos tu experiencia, la verdad hay muchos miedos que no identificamos en nosotras hasta que leemos más sobre ellos o vemos que otras persoans lo tienen. Así que gracias por compartirnos tu visión. La verdad con solo identificar tus miedos ya tienes mucho del trabajo hecho, así que pa lante, como bien dices los manejas genial, así que todo irá sobre ruedas y cuando vengan nuevos miedos, el asunto está en llevarlo asertivamente, cosa que estoy segura harás. Saludos guapa 🙂

  14. Muchas gracias por el post. Ayuda a ver que hay otras compañeras blogeras y a empezar a intentar por luchar contra nuestros miedos.
    El tema del miedo es algo que siempre ha rondado mi mente, pero por mi forma de ser intento ser muy positivo y buscar acciones que flujan mi energía para superar mis adversidades.

  15. He pasado por varios de los miedos que comentas y al final la pasión que siento por la cosmética, la belleza y escribir pueden más que todos ellos juntos y es que para mí un blog es pasión y si lo haces con pasión nada podrá con él, nunca te faltarán las ganas de escribir, al revés, si no escribo un ratito al día (publique o no) como que tengo mono. Eso sí, con los años he aprendido a ser consciente que para mí ahora mismo el blog no es un trabajo por lo que estoy mucho más relajada y no tengo la presión que tenía antes. Así mucho mejor, siempre hay que evolucionar y tirar para adelante. Muaks

  16. Felicidades por este gran aporte al mundo del blogging y por el trabajo bien hecho, Diana!
    Este artículo es oro puro, además de que es curioso e interesante a la vez descubrir cuáles son los miedos que acechan a otros colegas de la blogosfera.
    Seguiremos lidiando con ellos, haciendo de nuestros miedos nuestros mejores aliados para seguir ofreciendo lo mejor (y también lo peor, ¿por qué no?) de nosotras mismas y seguir avanzando en este camino.
    Un abrazo gigantesco y muchas gracias por la oportunidad de colaborar en este post!
    Ali

    1. Gracias guapa lo que dices es genial, porque no siempre ofrecemos lo mejor y no porque no queramos, sino porque a veces sencillamente no se puede por falta de conocimiento. Tenemos que seguir adelante con miedos y sin ellos y aprender en el camino. Un abrazo preciosa 🙂

  17. Los has recopilado todos y los has explicado muy bien. Creo que todos los que nos movemos por la blogosfera hemos tenido esos miedos en alguna ocasión, pero se superan precisamente porque nos esforzamos en superarlos. De todos ellos el que más me preocupaba a mi era el miedo a exponerme a internet.
    ¡Un saludo y gracias por el post!

    1. Guapa te entiendo es un miedo muy recurrente, sobre todo dependiendo el tema que manejemos en el blog. Pero nada que no se pueda solucionar y superar, sobre todo. Así que ánimo guapa, ya hiciste lo más complicado que es identificarlo 🙂

  18. Primeramente he de darte mi enhorabuena por esta gran entrada. Porque cuentas exactamente lo que todas hemos sufrido en algún momento. Mi mayor miedo es el no poder aportar nada más. Aunque la verdad por esa razón estoy estudiando e investigando constantemente para poder ofrecer lo mejor de mi o al menos, intentarlo. Un saludo.

  19. Chicas, tenemos que poner los miedos a nuestro servicio, ya sabéis, para tomar precauciones, para mirar a izquierda y derecha antes de cruzar la calle, para indagar acerca de lo que no sabemos, para prepararnos, pero nunca permitir que nos paralicen. Tenemos miedo, sí, ¿y qué? No podemos esperar a vencerlo para actuar, sino actuar a pesar de él (¡vamos, miedo, que la vida escapa…!). Os animo a todas, que lo estáis haciendo muy bien (y yo solo espero que se me pegue un poco de lo vuestro). Abrazotes, Diana, y enhorabuena, que eres la caña, que a dinamizadora no te gana nadie.

    1. Marian gracias guapa por tus palabras, me gusta mucho eso de enfrentarnos al miedo y seguir adelante, porque la vida hay que vivirla intensamente y el miedo que nos congela nos hace perder tiempo 😀 Un abrazo preciosa y gracias a ti por aceptar la invitación 🙂

  20. Vaya Diana una súper recopilación la que has logrado en este post, que es para mí un post de lujo. La verdad que no me había puesto a pensar en los miedos, pero me identifico con la mayoría de ellos, de hecho no sabía que el miedo de Ali fuese un miedo, pero es algo que viví en mis comienzos, estaba tan entusiasmada por todo lo que quería hacer con mi blog, tenía tantas ideas, que me sentía completamente desbordada, hasta sacrificaba mis horas de sueño para pensar sobre un montón de cosas para hacer en mi blog, fue algo que con el tiempo tuve que controlar y enfrentar para que no me desgastara tanto.
    También por supuesto tengo miedo a las críticas, como no, sobre todo porque escribo sobre crecimiento personal y muchas personas me han criticado sobre no tener una vida perfecta emocionalmente si escribo precisamente sobre ello, si estoy triste o si me molesto, ocurre que no debo hacerlo porque yo escribo sobre crecer personalmente, como si los grandes coachs del mundo fuesen personas que nunca se molestan o se deprimen.
    Una vez tuve un miedo terrible, se me agotaron las ideas, ya no tenía de qué escribir, me daba cuenta que muchos blogs hablaban sobre lo mismo y yo no quería ser reiterativa, hasta que poco a poco todo lo fui especificando en la mujer y su amor propio y es por esa ruta por la que ahora me encamino.
    Este post me ha encantado porque descubrí que yo también he tenido mucho miedo, aparte del que comenté dentro del post, los otros miedos son indispensables para hacernos más fuertes, una vez que los identificamos y salimos airosos de ellos podemos ser unos «súper bloggers» y podemos ayudar a los demás con nuestras experiencias.
    Gracias Diana por esta grandiosa y magnífica oportunidad de expresar nuestros miedos.
    ¡Un abrazo!

    1. Gracias a ti guapa por tu aporte y por compartirnos este maravilloso comentario. La verdad es normal sentir miedo cuando nos pueden criticar por la manera en que trabajamos y los temas que tocamos. Es inevitable no vivir alguna duda en algún momento, pero hay que seguir adelante, hay que aprender y hacerlo lo mejor posible. Si trabajamos con pasión y amor, las cosas serán más sencillas, eso seguro.
      Un abrazo guapa y gracias como siempre por aceptar mis invitaciones 🙂

  21. Genial el post Diana 🙂
    Leyéndolo me doy cuenta de que tengo más miedos de los que escribí, en realidad los tengo todos, pero no me había dado cuenta. Pero ahora sé que es normal, que todas tenemos nuestros miedos y al compartirlo, ya parece que se hagan más pequeños.
    Muchas gracias por este estupendo post, eres una gran inspiración! 🙂

    1. Eso es verdad guapa, cuando compartimos los miedos estos se hacen más pequeños o insignificantes y es normal que hayas identificado más miedos de los que pensabas, normalmente funciona así, los vas notando cuando ves los miedos reflejados en otras personas. Curioso ¿no? Un abrazo guapa y gracias por tu aporte 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.