Me encanta viajar, conocer y disfrutar de otros lugares, desde que podemos hacerlo y siempre que haya dinero y tiempo aprovechamos y nos escapamos un par de días.
Siempre es bueno cambiar de ambiente, ver otras personas, paisajes, formas de vida, me encanta y lo disfruto mucho.
Sin embargo, también debo decir que volver a casa es de las cosas que más me gusta. Disfrutar de mi espacio, mi cama, mi lugar de trabajo, es algo que después de muchos días empiezo a extrañar enormemente.

Desde luego que estar con la familia siempre es rico o cuando te quedas en un hotel de 3 o 5 estrellas, quién puede decir que no es una delicia, la cosa es que cuando llega el día, como hoy en que estoy volviendo a casa.
Donde vuelves a entrar en tú espacio (ese sitio tuyo que te encanta) para mi es genial la sensación y la disfruto como el día que salgo con las maletas a descubrir un nuevo lugar.
Parece que disfruto todo lo que hago en mi vida, algunas cosas más que otras (desde luego), hoy estoy feliz por poder volver a casa y sentirme de nuevo cómoda en mi espacio.

6 comentarios

  1. Hola, curioso lo leido e interesante, ha servido para entretenerme unos minutos, por eso te doy un notable por el 😉 por cierto alguien es de camas ?

  2. muy bonita le quedó la foto, a mi me pasa lo mismo, por muy bien que lo atiendan en otra parte, no hay como la casita, se extraña desde la almohada.

    1. jajaja casi no se nos ve la cara, pero ahí tamos, foto reciente en Spiez, Suiza… Una belleza ese pueblo…
      Sobre extrañar la almohada, yo también la extraño, hasta el colchón, el televisor y a silla donde me siento a trabajar, todo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.