Siguiendo con el tema de las relaciones de pareja, hoy vamos con la segunda parte y con otra de las historias que vamos a analizar. Esta será la de Jennifer Connelly (Janine Gunders) y Bradley Cooper (Ben Gunders) quienes forman una pareja desde la universidad y después de una relación muy larga el paso obvio es el matrimonio.
Él aunque siente que ama a su novia, tiene la impresión de que fue obligado a casarse antes de tiempo, pues Janine le dio un ultimátum: «nos casamos o esto se acaba». Por lo cual sin él estar muy convencido decidió irse por el matrimonio. Así que llevan juntos más de 11 años, donde su mujer se ha vuelto una controladora y él un  hombre sumiso, fiel, pero en el fondo algo infeliz de su situación.
Ella es una adicta del orden y a la verdad. Al punto de querer saber siempre la razón de todo. Hasta el más mínimo detalle. Es una obsesiva, que desespera con sus aires de detective, pues odia los secretos, así que el pobre trata siempre de complacerla y no hacerla enojar. Qué trabajo el que le toca.
Pareja feliz...Sin embargo, un día sin querer queriendo conoce a Scarlett Johansson (Anna Taylor) una mujer joven, llena de vida, simpática, por la que siente una extraña atracción y al parecer es algo mutuo.
Pero antes de dar un paso más, él le dice «estoy casado» y ella aunque es un choque y piensa alejarse, habla con una amiga que le da un «buen consejo». El diálogo que vemos es más o menos así:
Anna: “anoche conocí un chico maravilloso y creo que hay química, pero es un hombre casado, que embarrada”
Amiga: “¿pero crees que tú también le gustas?”
Anna: ”claro que sí había chispa, química. Es perfecto”
Amiga: “pues qué esperas llámalo. Conozco a alguien que su hermana encontró al hombre de su vida, pero ya estaba casado. Sin embargo el se divorcio por ella y ahora viven felices”
Anna: “¿tú crees que eso podría pasarme a mí?”
Amiga: ”desde luego. Tal vez es un hombre desdichado que no ama a su mujer. Vamos «a por él» llámalo
Efectivamente Anna lo llama, con la excusa de recordarle lo que él le prometió «ayudarle con su carrera musical» (ya que justo trabaja en el medio). Cuando ella llama, él le dice que lo siente que no puede ayudarle y que por favor no lo vuelva a llamar.
Ella queda algo triste, pero su amiga tan sabia le dice, «te llamara, no lo dudes..» Y efectivamente unos días después él la llama. Arrepentido por no ayudarla en algo que había prometido…
Después de verse de nuevo y hablar. Él le dice que siente atracción por ella, pero que es un hombre casado. Ella también le manifiesta su atracciónAmantes, pero en vista de la situación del tipo, deciden ser amigos. Porque aunque este casado puede tener amigas guapas y ella puede tener amigos casados… Qué gran farsa.
Obviamente días después se hacen amantes y ella tiene la esperanza de que algún día deje a su mujer.
Después de un tiempo Ben le cuenta a su esposa que tuvo una aventura. En otras palabras le dijo: «me acosté con otra«. Su esposa queda en shock, pero cuando éste le dice que se iba a ir de casa donde un amigo, ella le responde: «¿acaso no piensas hacer algo para recuperar nuestro matrimonio?»
Ante la actitud de la mujer, el tipo se queda con ella. Pero en una acción desesperada de su esposa por recuperar la pasión en su relación, ya que, obviamente, piensa que ella es la culpable de que él se busque otra. Le cae por sorpresa a la oficina, pero el sorprendido es él, que estaba en plena faena con su amante, quien tuvo que esconderse en el armario, mientas su esposa afuera le seduce y él obviamente no puede decir que no.
La amante no podía hacer nada y se queda encerrada escuchando lo que pasa… Creo que esta debe ser la pesadilla de cualquier amante 😉
AmigasCuando terminó con sus «obligaciones«. Anna sale hecha una fiera y le dice que no se volverán a verse nunca…
Algo triste por la situación la busca, pero ella no le contesta el teléfono y desaparece de su mapa. Cuando llega a casa su esposa a decidido, simplemente porque se dio cuenta que él fumaba (algo que llevaba tiempo negando), dejarlo por mentiroso. A que es irónico.
Así el tipo queda solo sin la una y sin la otra. La amante se va para África y la mujer empieza a descubriese nuevamente, pero esta vez sola… A él no le va tan mal, porque al fin va a poder hacer todo lo que no pudo en su juventud. Ser un mujeriego descarado 😉
Esta historia me da para decirles varias cosas:
Primero si alguien que conoces por casualidad te Amigasgusta tanto, pero este personaje resulta estar casado, ¿por qué te vas a meter en medio?
Claro que hay mujeres que les encantan los hombres casados (y también hombres que les gustan las mujeres casadas). Eso es verdad, pero si tú no eres como ellas y tienes la opción de salirte del embrollo antes de que empiece, pues hazlo.
Ahí la que pierde siempre serás tú (la amante), pues difícilmente alguna vez él te mirará con los ojos con los que mira a su mujer u a otra que realmente le importe.
Además hay casos de hombres que dejan a su mujer por la amante, y después de estar un tiempo (algunos años) con ellas, la dejan por otra. O la amante, que ahora es la mujer se vuelve una obsesiva celosa, pues cree que él le hará lo mismo que le hizo a su ex mujer. Que pereza vivir así.
Así que si tu mejor amiga te dice que le gusta un chico casado. Por favor dile que huya, que si él de verdad siente algo por ella, no va a permitir que ella este metida en esta situación. Por el contrario buscará la manera de terminar su actual relación. Por respeto a su mujer, familia y a su nueva «amante» o mejor aún, pareja de vida.
Así que no le digas a tu amiga, «ve por él que tal vez deja a su mujer por ti», recuerda el refrán: «no hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti»
Lo otro es la actitud de la mujer. Es verdad que hay personas que Amigosquieren hacer de todo por recuperar a sus parejas infieles. ¡Pero a ver! Al menos cuando te lo diga insúltalo, hazlo sentir una mierda. Pero no le digas: «¿qué vas a hacer por recuperar nuestro matrimonio?»
¿Es que acaso no te quieres es nada? Ponlo a sufrir, trátalo mal, dile hasta misa. Pero haz algo. Si él de verdad te quiere y quiere recuperar tú confianza hará algo. Pero no pretendas que con este tipo de actitud, el tipo diga «ahhhh tan bella aquí me quedo…» Por el contrario seguirá en las suyas porque a ti no te importa que te sea infiel.
Muchas veces lo he dicho, no se qué haría en una situación como esta. Aunque conociéndome como me conozco, creo que lo mandaría a freír espárragos.
No creo que pueda volver a confiar en una persona que me traicione. Esto para mi sería un motivo más que justificable para el divorcio. Estoy convencida que en la vida cualquier cosa puede pasar, hoy estamos enamorados de una persona, pero tal vez mañana ese sentimiento cambie, pero espero que si me pasa o le pasa a mi pareja, seamos sinceros el uno con el otro. No engañarlo o traicionarlo de esta manera, pues creo que es mucho más doloroso.

2 comentarios

  1. Pues la situación de esta pareja si es patética, y pasa por que los hombres, como todos los machistas, quieren pan y pedazo bajo el brazo, para ellos es muy cómodo tener esposa y amante y a la hora de confrontarlas les da culillo, prefiriendo seguir con su doble vida, sin importarle que salgan lastimadas, pero a la postre los que quedan sin la soga y la ternera es ellos, casi por lo regular sucede que quedan solos o en el peor de los casos, les toca aguantar que su mujer les pague con la misma moneda y les coloque sucursal tambien, jajajaja,

    1. jajaja si es verdad, opino que a la final cada quien tiene exactamente lo que se merece en la vida, por eso es tan importante no hacerle a los demás lo que no quieres que te hagan a ti 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.