Hoy durante el desayuno nos pusimos a hablar sobre los regalos de Navidad, aquellos que marcaron nuestra infancia y por algún motivo son los que más recordamos hoy en día. Fue curioso escuchar lo que cada uno esperaba cada año, los rituales que hacían y aquel regalo que mas disfrutaron. Digo que fue curioso, porque todos somos de épocas diferentes y desde luego las costumbres cambian un poco y aquí no solo juega la época, sino también el país, lo que hace que la cosa varié un poco mas.


Esto me hizo recordar mi infancia, desde luego, pues es la época que mas nos hace disfrutar de la Navidad, del Niño Dios o Papa Noel, nos llena de ilusión recibir regalos, saber si fuimos merecedores de aquel detalle que pedimos en nuestra carta al Niño Dios, que mes atrás realizamos, diciendo muchas veces, primero, todas las cosas buenas que hicimos y luego haciendo la lista interminable de cosas que pedíamos.
No recuerdo hasta que edad hice esa carta, creo que igual después de saber que el Niño Dios no existía la seguía haciendo, porque me gustaba y quería que mis padres vieran lo que pedía y lo bien que me había portado 🙂 me imagino que leían las cartas, puede que no, eso no lo se la verdad.
Sobre los regalos, recuerdo muchos, pero creo que uno de los que mas disfrute fue un triciclo que me dieron cuando tenia como 4 años (me imagino), y un perro de peluche inmenso, súper divino, me encantaba. También recuerdo cuando me llego la Barbie, la primera y única que tuve, era el regalo mas esperado en ese entonces, pues ya todas mis amigas tenían una y era genial los juegos que hacíamos, los desfiles de modas, la casa de la Barbie y en fin tantas cosas que pasábamos con ellas, era súper, que época tan feliz.
Ahora solo nos quedan los recuerdos, pero como son cosas buenas, los conservamos y los sacamos a relucir cuando la morriña nos llega de un momento a otro. ¿Tú recuerdas ese regalo especial que esperabas con ansias alguna Navidad?

4 comentarios

  1. que bonitos recuerdos, ese peluche lo hice yo, de los tantos que disfrutó, hace años que deje de hacerlos.
    de mi niñez, recuerdo una muñequita negrita, más linda, se me fué a la quebrada y el río se la llevó, que triste, me quedé si regalo, pues no había con que comprarme otra, luego cada año, siempre esperábamos el estren, poco dinero para juguetes. igual erámos felices con poco, nos entreteniamos muy fácil.

    1. Madre a mi me encantaba ese perro, porque luego no fue capaz de armarlo 🙁 recuerdo que lo desbarato para lavarlo y nunca más volvio a ser el mismo ;(….
      En nuestras épocas nos divertiamos con poco, ahora las cosas han cambiado mucho, así es la vida 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.