Anoche en una cena que estábamos en Suiza, la mayoría éramos latinos, solo habían un suizo y un alemán, así que, como en toda reunión, llega la hora de los chistes y un colombiano dice:
– «Cual es el animal, más parecido al hombre» y nadie supo responder, cuando alguien dice «la mujer» y todos soltamos la carcajada, porque esa era la respuesta.
Sin embargo, una de las mujeres se sintió aludida y empezó a decir:
«las mujeres no somos animales. Somos personas que racionamos y por eso somos diferentes a ellos, y que por el hecho de ser negra, tampoco me parezco a un simio….» (otro de los animales que la gente había dicho)
Fue muy chistoso, la mujer esta se rebotó y habló mucho rato sobre el tema. Mientras que todos no entendíamos que había pasado.
Era un chiste, pero la señora se lo tiro por aquello del feminismo y porque la habían comparado con un animal. Eso sí, no dijo nada cuando al hombre lo llamaron animal, debe ser que pensara que ellos sí son animales jajajaja
Una cosa si aprendí, hay personas con las que los chistes no funcionan igual. Después de que se fue, mucho rato después de que se calmo y la reunión siguió su buen curso, pudimos seguir con los chistes y disfrutar el momento.
Porque la verdad para eso son, para gozárselos sin pensar en que soy mujer, en que soy negra, blanca, amarilla, chiquita o grande, aunque algunas personas todo se lo toman tan a pecho y no pueden disfrutar de estos pequeños momento de diversión, cosa que no logro entender.
Pero en fin que como digo hay que tener cuidado hoy en día en presencia de quién se cuentan los chistes. Cuando aprendes a conocer a las personas sabes cuándo debes callar mejor.
Así que obviando eso, la cena y la noche estuvieron genial.

Alguna vez te ha pasado que alguien se rebote por el sentido de los chistes que se cuentan en una reunión.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.