Tras 5 meses de viaje y sin tener un destino claro para el siguiente mes, hemos recibido una oferta en Hong Kong para cuidar una casa con dos perros y dos gatos durante 20 días. Muy similar a lo que hicimos en Kuala Lumpur durante un mes y medio. Así que con ofertas como estás te preguntas ¿Y por qué no? Lamentablemente Hong Kong no estaba en nuestro mapa de viaje por lo costoso, pues cada que buscábamos «una oficina» aquí, nos dábamos cuenta que con ese dinero nos podríamos ir a estar más cómodos en otro sitio, así que ¿Para qué gastar más de la cuenta habiendo tanto por conocer en Asia?

Los bellos atardeceres en Lantau
Los bellos atardeceres en Lantau

Sin embargo, con esta oportunidad vimos solucionado nuestro mayor problema: alojamiento. Así que decidimos contactar a los dueños y ver qué resultaba. Tras dos entrevistas y varias charlas por e-mail, a la final nos han elegido y estaremos en Hong Kong durante un mes. En este primer relato en este país te contaré qué estamos haciendo, dónde nos estamos quedando a quién estamos cuidando y alguna otra cosilla más, tal vez no en ese orden, eso seguro, pero de eso tratará el tema de hoy, tal vez no aprendas mucho, tal vez sí, intentaré dejarte alguna información interesante 🙂 Empecemos:

En dónde nos hemos quedado

Hong Kong a pesar de ser tan «pequeño» está conformado por tres islas, nosotros nos hemos quedado en una llamada Isla Lantau que se escribe así: 大嶼山 (qué bonito) 😀 Según Wikipedia (que todo lo sabe) dice que La isla de Lantau es conocida a menudo como «los pulmones de Hong Kong«, debido a su abundancia de bosques nativos y la escasez relativa de los desarrollos residenciales de gran altura que caracterizan a islas como Hong Kong y Kowloon.

De esto puedo dar fe, hay mucho verde por aquí, montañas, bosques, árboles, lagos, el mar se encuentra a una corta y agradable caminata, animales que viven al aire libre como el buey, culebras, pájaros, mariposas que pueden acompañarte durante las caminatas, es maravilloso. No hay perros y gatos callejeros, al menos no he visto ninguno. La gente por aquí normalmente tiene uno, otro o ambos. Espero que no los tengan para comérselos luego. Eso sí, ni idea 😛
La casa que debemos cuidar consta de 4 pisos. En el primero está la sala comedor y la cocina, todo abierto, además cuenta con un pequeño patio con plantas. En el segundo piso hay dos habitaciones y media, dos baños y un balcón que comunica las dos habitaciones. En el tercer piso se encuentra el cuarto principal con baño, un cuarto adicional que aquí lo tienen como estudio y balcón que une ambos cuartos. En el cuarto piso se encuentra la zona de lavado y la terraza, que es bien grande. Sí, tal como estás pensando, el cuidar la casa significa también limpiarla y vaya tela que es limpiar todo esto más cuando perros y gatos sueltan más pelo que yo 😀
Aunque no te afanes, la ventaja es que las gatas no bajan al primer piso y se la pasan, principalmente, en el cuarto de los dueños. Mientras que los perros solamente suben al segundo piso y a los otros cuando los invitas. Les gusta estar donde uno está, pero las gatas no se mueven de sus dominios. Es bastante curioso porque en KL las gatas se la llevaban muy bien con la perra, pero aquí no es el caso 😀

Qué estamos haciendo

Nuestra responsabilidad aquí es cuidar la casa, limpiarla, ventilarla, remojar las plantas y atender a las mascotas. Eso quiere decir que sacamos los perros dos veces al día a dar caminatas de 30 minutos o 1 hora todos los días (llueva o haya sol). Estamos una parte del día con las gatas (en sus dominios, porque ya te dije que no bajan). Todos se alimentan dos veces al día. Como las gatas, obviamente no salen y cagan en su cajita, hay que limpiarla todos los días y abrirles el grifo para que tomen agua, pues no toman de la cubeta. Son exigentes las niñas. Además a Luna (la pequeña), hay que sobarla mientras come. Eso no nos lo dijo la dueña, pero he descubierto que le encanta 😀 Espero no haberle creado un mal hábito a la pobre.
Los perros están entrenados, así que siempre que se alimentan o se sacan hay que manejar un ritual, para no perder su entrenamiento (obviamente). Debo decir que esta parte es genial, porque no es lo mismo un perro entrenado que un perro sin entrenar, además, que hemos podido enseñarles un truco y cuando lo hacen es emocionante, te da un subidón que ni te imaginas (jajaja) 😀

Fuera de este «trabajo», seguimos metiéndole la ficha a nuestros proyectos para permitirnos seguir traviajando, pero sobre todo seguimos haciendo lo que nos gusta y nos apasiona. Y si te lo preguntas sí, aún seguimos juntos, no nos hemos matado en estos 6 meses de duras pruebas. Hemos sabido sobrevivir 🙂
Y respondiendo esa otra pregunta que te has hecho, hemos podido hacer turismo. Nos faltan muchas cosas por ver y seguro no veremos muchas otras, pero hemos disfrutado sabes qué… Algo que me encanta: vivir como local. Tener vecinos, hablar con ellos, saludarlos por la mañana, ir a la tienda y que te reconozcan, que el del bus te deje pagar menos (por un pequeño error) simplemente porque «te conoce», mercar donde mercan (eso me encanta, no podría decirte cuanto). Hacer amigos cuando sacamos los perros… En fin, esto es lo que disfruto, ver monumentos, atracciones y hacer «plan de turismo» me gusta, pero si me pones a elegir, me quedo con lo primero, me hace disfrutar las pequeñas cosas de la vida.

Mito o realidad

Cuando dije que venía por esta zona me dijeron:

Buey caminando libremente por la calle
Buey caminando libremente por la calle

1) Los chinos no saludan, son bastante huraños. Aunque sonríen son malacarosos – Eso no es verdad, al menos no en Lantau. Aquí la gente te saluda, te sonríe y hasta te preguntan cosas y quieren hablar contigo. Los vecinos de por aquí son bastante amables.
2) En Hong Kong es muy costoso todo – Eso es verdad. El alquiler aquí es venenosamente caro y comer fuera es muy costoso, pero como no pagamos arriendo y tenemos una gran cocina completamente a nuestra disposición, hemos disfrutado de las comidas hechas en casa (Sí he cocinado y si vieras como me queda de rico lo que hago. Aprendí a hacer unas lentejas al curry que te mueres y mi sopa de calabaza y de tomate me sigue quedando de rechupete) 😀 Solamente hemos salido a comer un par de veces y más por antojo que otra cosa 😀
3) En Hong Kong solamente hay edificios quedarse un mes es demasiado – Falso. Hong Kong es una gran isla y tiene más que edificios. Hay parques naturales, de hecho estamos en uno. Las playas son geniales y hay montañas grandísimas que son un espectáculo. Mucho verde, azul, lluvia. Hace una temperatura genial en está época, aunque el calor ya empieza a asomar sus narices y nosotros contentos porque ya pronto nos vamos (el bochorno si que no me gusta) 😀
[su_box title=»Participa >.<» style=»noise» box_color=»#f6bec1″ radius=»10″]Esto es al menos lo que a mi me dijeron, pero cuéntame, cuando te dicen Hong Kong ¿Qué piensas, qué se te viene a la cabeza de lo que has escuchado, visto o leído por ahí? [/su_box]

A quién estamos cuidando

Estamos cuidando, como ya te he dicho, a un perro llamado Troy, una mezcla entre pastor alemán y otra raza que ni idea. Tiene una mirada preciosa, es súper obediente y es todo un caballero. Su hermana es una perra llamada Truffle (son de la misma raza pero diferente pinta), ella es algo traviesa, inquieta pero mucho más valiente que Troy. Ambos de 2 años más o menos. Son bastante grandes y pesan lo que no te imaginas, yo calculo que unos 40 kilos, Jaime dirá unos 30, ve tu a saber, la cosa es que yo no los puedo cargar 😀

También tenemos a nuestro cargo, dos gatas, una de 3 años y otra de 1, sus nombres son Pixie y Luna (respectivamente). Ambas son bastante malgeniadas, no les gusta que las toques si no es cuando ellas quieren, tampoco se dejan cargar y les encanta que hagas la siesta con ellas. Cuando llevas mucho rato sin subir empiezan a maullar a gritos que hasta los perros se erizan y cuando subes te empiezan a regañar. Te miran de una manera y maúllan diferente, es más chistoso (Si puede ser que este loca, eso seguro, pero así me parece). Por las mañanas vieras la serenata que me hacen si no subo a darles de comer y consentirlas 🙂 Sus dueños son ingleses y llevan 7 años viviendo en Hong Kong y tan solo un mes viviendo en esta casa 🙂

A continuación te dejo fotos de todos para que conozcas las bellezas que estamos cuidando 😀 y a quienes empezaremos a extrañar cuando sigamos nuestro camino. Si aún extraño a Snuggles 🙁

Conclusión

Te cuento que Hong Kong al igual que en su momento Kuala Lumpur ha sido toda una sorpresa. Cuando resultó esto, pensamos que sería chévere tener un escampadero seguro durante un mes, mientras terminábamos un trabajo y luego poder seguir y terminar nuestra aventura. Sin embargo, nos hemos llevado una gran sorpresa. Hong Kong es mucho más de lo que imaginas, es un país genial. Si no fuera porque es tan costoso sería un paraíso. Es tranquilo, seguro y la gente es muy amable. Hay mucha variedad para comer, muchas culturas que conviven y sobre todo hay mucho verde y azul (colores que me encantan). Así que sí, Hong Kong me ha gustado y no sabes cuanto 🙂
[su_box title=»Participa >.<» style=»noise» box_color=»#f6bec1″ radius=»10″]Esta aventura cada vez está llegando más a su fin, así que si hay algo que quieras saber de los lugares que hemos conocido o de los que (tal vez) visitaremos, por favor escríbeme o comenta y cualquier cosa en la que pueda ayudarte con gusto. [/su_box]

6 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.