No sé si has tenido un sueño de esos que te levantas y sientes que de verdad lo has vivido. O a veces vives una situación que sientes que es más un sueño que realidad. Seguro lo has vivido, ¿no?
Yo tengo sueños muy vívidos y a veces me cuesta aceptar que no son realidad.

Mi Primera vez en barco
Foto de Shutterstock

Esta semana he tenido el último donde me levanté pensando que de verdad había vivido el sueño.
Aunque bien puede ser una realidad o un recuerdo de algo que he vivido en algún momento en esta vida o en otra. Pero eso ya es bastante extraño de asimilar o entender, lo sé.
El asunto es que quiero compartirte el sueño que tuve, porque el día que lo viva te podré decir: los deja vu existen y este es el mío. O quizás recuerde cuándo y dónde lo he vivido y eso también podría ser interesante.

¿De qué fue mi sueño y por qué te quiero compartir la historia?

Hace unos días hablé con un chico que trabaja en un velero de alquiler por Ibiza que lo tiene viajando rodeado de mar, que es algo que le apasiona un montón.
Nada mal la verdad si te gusta el tema, pues hay que hacer lo que te mueve el piso. Siempre lo he dicho y lo creo realmente.
Pues bien, hablamos durante horas sobre su experiencia y lo maravilloso de su vida, que creo que ha influido mucho en mi sueño.
Aunque también puede ser que he hablado mucho con Sergio sobre esto, y es que cuando se lo conté, le dio por empezar a preguntar a todo el mundo si le gustaría un evento en el mar y cosas así. Así somos, se nos ocurren cosas y queremos ponerlas en práctica, preguntar y ver qué resultaría.
Puede que todo esto diera pie a mi sueño, no lo sé. El asunto es que también puede ser un recuerdo o una premonición. Eso depende a la final de lo que tu quieras creer de lo que te voy a contar.
En mi sueño estaba en un barco haciendo un viaje con varios de mis nuevos amigos emprendedores. Era uno de esos viajes que te mencioné una vez que me gustaría hacer, pero esta vez no era en un crucero como te dije, sino en un barco, algo más pequeño e íntimo.
Estábamos personas que conectamos porque tenemos un espíritu de compartir, de servir y de colaborar. Se podía sentir la amistad en el ambiente.
Y es que en un viaje donde el alquiler de barco puede ser una buena alternativa, además de original y diferente, porque puedes llevarte a quien quiera venir contigo… Con lo cual, eres libre de organizar eventos temáticos a tu antojo.
Es posible que a nosotros nos apetezca hacer algo así en el marco de Emprende Fluyendo, para darle todavía más sentido al nombre… No pierdas detalle. 😉
En mi sueño, la verdad pasaron muchas cosas, porque como te digo mis sueños son bastante vívidos y no dudaría en que si viviera algo de ese sueño, sería bastante parecido. Lo mejor de todo ha sido las sensaciones que me deja y la emoción que viví al ser mi primera experiencia en un barco de alquiler donde pasé varios días en el mar.
Por supuesto, montarte tu propio viaje mediante el alquiler de un barco es una experiencia bastante interesante porque puedes hacerla privada, divertida y por qué no, educativa.
Aun así, es posible que los demás inviten a gente que todavía no conoces, así que tienes una doble oportunidad para una sensación única: conocer mejor a quienes ya estaban en tu vida y ganar nuevas amistades.
Tal vez este sueño sea una señal para que tome mis ganas de salir de viaje y las use como combustible para convencer a estos amigos que salían en el sueño de vivir la experiencia juntos y hacer algo memorable y único el próximo año.
Ya veremos, porque del sueño a la realidad solamente hay un paso ¿No te parece?

¿Has navegado en barco? ¿Qué nos cuentas de la experiencia? ¿Crees que te gustaría?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.