Desde hace días quería escribir sobre unos temas que me han causado mucha curiosidad aquí en España y son los siguientes: hijos, ancianos y matrimonios.
Esta nota, no es un estudio, ni una investigación minuciosa, simplemente quiero compartir algo que he visto, he leído y otras he escuchado, pero no crean que son palabras de una experta, para nada, de hecho me ha llamado mucho la atención investigar sobre el tema, pues la diferencia con nuestro país es muy grande, pero eso es algo que tengo entre mis cosas pendientes, por ahora será solo un escrito de observación nada más.

Hablando de embarazos e hijos

Ahora bien, los que somos de países de América del Sur sabemos, sin necesidad de ver estudios ni nada por el estilo, que el promedio de mujeres en embarazo va desde los 14 a los 25 años. Claro que hay mujeres más “maduritas” en embarazo, pero lo normal es que en la adolescencia ya estén pasando por esta etapa, tanto si quieren como si les toca (como es la mayoría de los casos).
También es cierto que nuestras familias han vivido diferentes etapas. Por ejemplo:
Mis bisabuelos tuvieron entre 10 y 12 hijos. Mis abuelos entre 5 y 7 hijos. Mis padres y tíos entre 3 y 2 y ahora las familias si mucho piensan en tener un hijo. Son pocas las que en esta época se animan a tener dos o más, pues creen que es una locura.
La mujer ya no está en “capacidad” de tener tantos hijos, no porque no pueda o quiera, sino porque mantener un hijo no es como antes que solo se conformaban con usar la ropa usada de su hermano mayor y jugar a la pelota o al escondite, ahora los niños quieren lo último en juguetes y tecnología y no hay bolsillo que aguante ese trote.
Además, las mujeres antes solo cuidaban de sus hijos y de la casa, ahora deben trabajar y fuera de eso estar pendientes de sus hijos, maridos, padres, hermanos, cuñados, suegros y desde luego de la casa, que ese sigue siendo cada vez más un trabajo bien difícil.
Así pues, y después de este recuento, les cuento que aquí la cosa es muy diferente, en un año que llevo no he visto la primera mujer “joven” o adolescente embarazada. Cosa que en Colombia era muy común.
Aquí las mujeres embarazadas son personas de 35 o más años, algunas tienen dos hijos de seguido después de esa edad, pues la mayoría no quieren tener solo un hijo. Pero eso sí cuando hablas con una persona “joven” de 30 años, te dice que aún no quiere tener hijos, que “no es el momento”, cuando en Colombia lo común es que a los 30 ya tengas todo ese asunto finiquitado.
De hecho mis amigas me dicen que me estoy quedando vieja y que prácticamente voy a ser abuela, pues nada que me animo a tener niños. Si supieran que aquí ellas son unas adelantadas por ponerse a tener hijos a los 24, seguro no me molestarían tanto.
Aunque la cosa también es que en Colombia difícilmente una mujer a los 35 o 40 puede tener un hijo sano, no sé a que se deba eso, pero aquí las mujeres de esa edad parece que tienen los hijos sin problemas, mientras que en mi país el médico te dice que ya estás muy “vieja” para procrear a esa edad, ¿Qué tal? Ignorantes, qué se yo….
Pero fuera de eso los casos de hijos que nacen muertos o con graves enfermedades es muy común, por eso a veces las mujeres no quieren arriesgarse a estas edades.
También es cierto que España es un país más abierto para el tema de la sexualidad y la prevención, no hay censuras tan fuertes en los programas de televisión, ni en los anuncios publicitarios. Aquí es muy normal escuchar en la calle a un padre dándole lecciones a sus pequeños hijos sobre el tema y también es normal que los hijos cuestionen lo que sus padres les impongan a edades que en Colombia un niño no le puede ni alzar la voz a su progenitor.
Claro que eso era en mi época, ahora los niños aquí y allá tienen todo el derecho de insultar y maldecir a sus padres sin que estos puedan hacer nada, con el cuento ese del “maltrato infantil” ahora los chiquitos pueden hacer lo que quieran y los padres moralmente no los pueden reprimir, pues los pueden acusar de maltratadores…
Por eso ahora estos chicos son unos malcriados, presumidos y contestones, qué les puedo decir… yo soy de las que piensa que una palmada a tiempo evita tantas cosas malas en el futuro, pues conozco niños que han amenazado a sus padres en público en centros comerciales con pataleta incluida, ¿Tan solo porque no le compran el último juego para su computador?
¿Y qué hace el padre? pues nada, complacer a su engendro y endeudarse porque qué tal que en la noche su hermosa criatura lo salga asfixiando con la almohada…
De mi infancia les cuento que solo recuerdo dos pelas y con eso aprendí a ser una niña juiciosa, a no mentir y a respetar a mis padres. No tuvieron que volver a pegarme, pues esas pelas llegaron justo a tiempo.
Sin embargo, mis hermanos como eran tan terribles recuerdo que se llevaron más de una muenda y gracias a Dios son unos chicos, más o menos decentes y muy respetuosos, para nada exigentes y mucho menos odiosos y represivos con sus padres…
Creo que me he salido un poco de la conversación, así que en conclusión con el tema de los embarazos la cosa es que a la final cada pareja debe elegir lo que sea mejor para ambos: tener hijos es una gran bendición, pero es una responsabilidad y un cambio en la vida, hacerlo con responsabilidad y compromiso depende de cada cual….

Hablando de la familia

Con este tema viene muy ligado el de la familia que aquí me ha dejado negativamente sorprendida y es que los jóvenes son demasiado independientes, al punto tal que pasan meses y años sin ver o hablar con sus padres.
Esto es muy común y es algo que me parece sumamente triste, pues tiene sus puntos buenos, pero también sus cosas malas y hay de todo desde luego. Desde familias que viven con sus suegros (cosa que pasa en Colombia) hasta los casos que les cuento de personas que solo ven a sus padres o hermanos porque toca, pero que no los consideran familia como tal.
En nuestro país la familia es sumamente importante, es el núcleo de las relaciones y es la estabilidad que a muchos nos da el sentirnos unidos a otras personas que son importantes y por quienes daríamos todo, no solo material, sino más que todo emocionalmente…
Pero en fin, ese es otro tema para pensar y que no estaba en el inventario, continuemos mejor….

Las personas mayores

El asunto de los ancianos aquí es una cosa maravillosa, ellos son los reyes del lugar, sin contar que son personas sumamente saludables y llenas de vida, esta semana salió una noticia de una señora que cumplió 100 años en Galicia y cuando la vi, sonriente, con tanta vitalidad, contando que vive sola y hace sus propias cosas a esa edad, me dio tanta envidia, pues qué difícil es ver en nuestro país una mujer a esa edad con esa energía.
Empezando que para que una persona en nuestro país llegue a esa edad es toda una azaña, lo otro es que si llega, seguro estará en cama, tomando miles de medicamentos y dependiendo de sus hijos (si está de buenas) o de los cuidados en un ancianato, como es común con nuestros viejitos.
Aquí las personas a los 80 años aún están trabajando, ya sea manejando taxis, atendiendo bares, restaurantes, tiendas o siendo guías en los centros históricos. Aquí las personas mayores no se quedan quietas, se acuestan tarde, se levantan temprano, hacen el mercado, salen a caminar, se reúnen con sus amigos en un bar a tomar una copa, luego van a comer, luego vuelven y salen a cotillear en la calle, jugar cartas, en la noche cenan con su familia, leen, ven televisión.
Son personas sanas, pensionadas, sin problemas de salud (en la mayoría de los casos, obviamente hay excepciones, como en todo), pero sobre todo sin preocupaciones, tienen descuentos en vuelos nacionales e internacionales, sin contar con los programas turísticos que les hacen en temporadas bajas, eventos solo para ellos, que son una verdadera maravilla, pues viajan con enfermeras, cuidadores y personas que estarán pendientes de sus comodidades y necesidades. ¿No les da algo de envidia vivir una vejez así?

Hablando de los matrimonios

En cuanto a los matrimonios, resulta que hay algo muy curioso, aquí parece que las parejas viven juntas, pero cuando preguntas te dicen “es mi compañera o compañero”, les preguntas ¿Están casados? “noo para nada”.
Aquí viven juntos, pero no hay “derechos” de unión. Eso no lo he podido entender muy bien. Nosotros cuando vivimos con alguien ya estamos casados, así no hayas firmado un documento.
Claro que confieso que yo llevaba un año viviendo con Jaime y siempre decía que era mi novio, cosa que le molestaba mucho, pero que era verdad. En Colombia no hay unión de hecho, sino después de 2 años de convivencia, así que después de los dos años, ya podía decir que era mi esposo, pero aquí he conocido parejas que llevan 5 o 10 años viviendo juntas y aún no se reconocen como tal. Tendré que investigar más sobre ese asunto.
Para terminar esto que se me ha hecho bastante largo, les contaré que he descubierto por qué aquí las personas viven tanto y tan relajadas, pues resulta que existen muchos beneficios para sus nacionales y residentes.
Aquí que hay subsidio de desempleo: durante cuatro meses el Gobierno te paga una prestación en caso de que no tengas trabajo y fuera de eso te capacita y te ayuda a conseguir un nuevo trabajo. Las personas aquí poco se preocupan por ese tema, algo que en Colombia, por ejemplo, es sumamente importante e índice de grandes preocupaciones en las familias.
Otra cosa es el sistema de salud, es gratuito tanto para nacionales como para personas en situación irregular, la mayoría de medicamentos te los venden con receta médica (algo que podríamos pensar que es muy malo), pero lo cierto es que cuando te los dan, te dan en cantidades industriales, cosa que no tendrás que volver al médico por pastillas en varios meses, además que salen a precios muy económicos.
Aquí las personas saben disfrutar de las vacaciones, el tiempo libre es valiosísimo y lo disfrutan y defienden, mientras que en nuestro país sino trabajamos 20 horas al día nos sentimos mal, aquí si no descansan y se toman su tiempo relajándose y disfrutando de la vida como debe ser se ponen de mal genio y por eso el respeto por el tiempo de los demás y por tu propio tiempo es de vital importancia en este país.
Si en nuestra tierra aprendiéramos eso, seguro seríamos un poco más consientes de lo importante que es llegar a tiempo a una reunión de trabajo o familiar y de lo importante que es hacer una parada en nuestro agitado día laboral para descansar la mente y el cuerpo.
Otra cosa que hace que las personas vivan más aquí es que aunque tengan que pagar una hipoteca por 40 años (en nuestro país lo máximo son 17 o 20 años, según recuerdo), lo cierto es que a los 60 la mayoría estará disfrutando de su ranchito propio. Además, tndrá una pensión satisfactoria, tendrá beneficios y descuentos en viajes y muchas otras cosas y podrá pasar sus últimos años tranquilos como debería ser en todas las partes del mundo, ¿No crees?

8 comentarios

  1. Por pura curiosidad abrí tu página web y me llevé una gran sorpresa. Me gustó mucho la página, también tu manera de escribir y los temas que tratas. El paralelo entre la situación de Colombia y España, sobre los hijos, el trabajo y las pesonas mayores me pareció muy interesante y bien escrito.
    Por lo anterior quisiera tomarme la libertad de hacerte una pequeña observación. En la frase que sigue, que copio textual, el porque debe ser despegado.
    «Para terminar esto que se me ha hecho bastante largo, les contaré que he descubierto porque aquí las…»
    Un abrazo,
    Mujer madura, sin hijos por elección propia.

    1. Muchas gracias por tu mensaje y por la corrección al escrito, el bendito problema del porque o por qué jajaja, terrible….
      Me complace mucho leer estos mensajes tan positivos, no a todo el mundo le gusta lo que uno escribe y más aún no todos se identifican con ello…

  2. Que bonita tu manera de plantear tu experiencia … A mi también me siguen llamando la tención cosas. COmo por ejemplo que las parejas que lleven muchos años conviviendo, decidan casarse antes de tener hijos. He ido a varias bodas y todos tenían tres y cuatro años viviendo juntos, y querían celebrar la boda antes del embarazo, que normalmente es bien avanzada la treintena… Aqui siempre veo pocos niños, siempre me parece que falta la risa y la algarabía infantil… pero es que la maternidad es vista de otro modo…
    Hay una cosa que me recuerda esto que mencionas sobre los ancianos. La primera vez que vine a España, cuando no pensaba en vivir aqui, sino que vine de vacaciones, me gustó mucho que las ciudades estuvieran preparadas para los discapacitados: aceras, semaforos, rampas para entrar en restaurantes, baños especiales… tengo un tía octogenario que ha caminado con muletas y su vejez hubiese sido muy diferente si contara con más comodidaes en su ciudad para salir con cierta seguridad…
    Es lo que tiene vivir en varios lugares… se ve el mundo, sus costumbres y uno puede elegir qué le gusta más y qué le gusta menos…
    Un abrazo!

    1. Rosario, es verdad entre más viajas y conocemos agradeces tantas cosas que uno no logra apreciar sino cuando tiene la necesidad, lo que dices de estar en lugares más preparados para las personas mayores o discapacitadas es una bendición y tendría que ser un privilegio que se pudiera gozar en todos los países…
      Un abrazo a todas 🙂

  3. Que buen tema! Aquí algunas personas piensan que si tienen un hijo a los 35 años, cuando el niño tenga 15 años ya los papás no van a aparecer eso, los padres, sino que van a parecer unos abuelos al lado del niño, y la gente comenta: «sonu nos abuelitos y con esos niños tan chiquitos?, morirán pronto y dejarán el niño solo a medio educar…» Tema complejo!
    Me parece excelente que le den a los ancianos el trato que se merecen y lleguen a vivir tantos años, supongo que así podriamos disfrutar más de nuestros abuelos alcagüetas y mejor aún de los bisabuelos y muy seguramente conoceriamos a algún tatarabuelo 😉

    1. Caro eso lo dicen las mujeres que antes de terminar el colegio se llenaron de hijos y es la forma de decirle a las otras que se quedan atrás, aunque lo otro puede ser que como en nuestro país los viejitos duran menos entre más rápido tengan los hijos, más podrán disfrutarlos, es una cosa compleja como dices, pero a la final es una decisión que cada persona debería tomar conscientemente y sobre todo con más cabeza fría que con la calentura del momento.

  4. Buenisima la nota, ójala por aqui hicierámos una minima parte de lo que hacen alla, para conservar la longevidad, que las jóvenes no vivieran tan aprisa su sexualidad, o que por lo menos se cuidaran para no tener tanto niño a tan corta edad, donde todavía no saben de responsabilidades, mucho menos de criar familia.
    Sería una nota llegar a determinada edad, sin las preocupaciones del diario acontecer.

    1. Amparo aquí el tema es mucho más abierto y parece que las mujeres son un poco más inteligentes en ese sentido, bueno eso es algo que también se puede manejar si tienes salud básica gratuita, cosa que no pasa en nuestro querido país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.