Hay personas para las cuales el matrimonio es la única finalidad de tener una relación con otra persona. Para otros el hecho de estar con alguien no necesariamente significa ponerse un anillo en el dedo.
Menos aún pensar en una gran ceremonia con un vestido blanco rodeada de muchas personas, que en ocasiones ni conoces. Sin contar con todo lo que viene después de la boda: buenos y malos regalos, críticas por parte de los invitados, por el vestido de la novia, la comida, la música, lo poco, lo mucho.
Eres-de-las-que-se-casan
Por eso es tan común hoy en día contar con empresas que se dedican a llevar estos procesos. Existen proyectos como ideaboda.com que pretenden hacerte la vida mucho más fácil y que no pierdas tu salud y relación, antes de empezar una vida en pareja.
Sin embargo, y aunque no estoy en contra de la institución del matrimonio, tengo súper claro que soy de las que no se casan.

Aunque estuve felizmente casada durante 13 años.

Sí parece una contradicción, lo sé. Sin embargo, lo viví como una experiencia de aprendizaje donde estaba con la persona que quería en ese momento, viviendo la vida que ambos deseábamos.

Y teníamos claro una cosa, estaríamos juntos hasta que alguno de los dos se cansara, se aburriera, o simplemente se enamorase de otra persona.

En los 17 años que estuvimos juntos siempre tuve los pies en la tierra. Lo único que es seguro para mí es que en esta vida un día de estos nos vamos a morir.

Nada es para siempre, ni nada puede asegurarnos que el amor que hoy sentimos dure eternamente.

Y mi experiencia hace que te diga que sigo creyendo en las relaciones, el compromiso, la honestidad, la comunicación, las pareja como tal.
Porque sí, ellas pueden enseñarte mucho sobre ti, las personas y la vida en general, y ser la mejor experiencia que vivas en tu vida.
Sin embargo, también sigo pensando lo mismo. El matrimonio no es la única razón para tener una relación. Algunas parejas simplemente son experiencias fabulosas que se viven y se disfrutan, y listo. No tienen por qué ser mucho más que eso.
Y en ocasiones forzamos la máquina y a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Queremos vivir o hacer vivir experiencias que para algunos no es la finalidad de su vida, por eso es tan importante escuchar y entender que no todos deseamos lo mismo en las relaciones que construimos.
Esa es una de las razones por las que disfruto cada día de mi vida, de la mejor manera posible. [piopialo]Vivo el hoy y soy sumamente feliz, porque el mañana no importa.[/piopialo]
Tal vez amanezca muerta, tal vez muera durmiendo, tal vez pase un terremoto, o un meteorito caiga en mi casa o mil cosas más; y yo preocupándome porque no me casé como «Dios manda», porque no quiero hijos, porque mi familia está lejos, porque…
Muchos son los porqués que tenemos en nuestra vida para analizar.
[piopialo vcboxed=»1″]Cuando lo que deberíamos hacer es estar felices y satisfechos con lo que se tenemos alrededor.[/piopialo]

¿Para qué cambiar las cosas? ¿Para qué buscar algo “mejor”, cuando lo que tienes es lo más espectacular y maravilloso que has tenido en tu vida? ¿Qué necesidad tienes de cambiar eso por un futuro que no sabes si va a llegar?

Tampoco piensen que soy una fatalista que no piensa en el futuro. Claro que pienso en él, y sueño con él todo el tiempo. Pero me preocupo solo de lo estrictamente necesario, sin amargarme y sin querer forzar a nadie a vivir algo que ni yo quiero vivir.
Ese es mi análisis del día y me lo da este capítulo de Bones, una de mis series favoritas.
¿Qué opinas? ¿Eres de las que se casan?

8 comentarios

  1. Imagínate que yo antes pensaba que era bonito casarse, ver personas casadas, y por la iglesia que es como un cuento… pero ahora he visto muchos casos iguales, donde después de varios años casados, la esposa es la que se aburre, busca otra persona para 'desaburrirse' de su esposo y lo deja… Antes pensaba que eran los hombres los infieles… y bueno sí, ellos ponen los cachos y vuelven arrepentidos, pero cuando una mujer se aburre, no hay nada que hacer para que de vuelta atrás. Con tanta cosa y tantas historias de mujeres casadas, aburridas, y luego liberadas, y viviendo la vida loca, creo que es mejor no casarse, y vivir en común acuerdo, hasta que uno de los dos de verdad se aburra y decidan que ya no más… que locura!

    1. jajaja amiga así es. Hoy en día el matrimonio ideal es como el Santo Grial (la gente sabe que existe, pero nadie lo ha visto) 😛 Uhhh me lo acabo de inventar y salió como bonito ¿no?
      Yo soy de esa filosofía. Hay que estar con la pareja hasta que a alguno de los dos se le acabe el amor, sin amarrarse ni obligarse a que tiene que ser hasta que la muerte los separe. Porque hoy en día se pueden separar mucho antes 🙁

  2. Es que el casamiento es más que todo cuestión de fé, me refiero al matrimonio religioso, uno como cristiano quiere ser bendecido por nuestro ser supremo, y almenos yo no le tuve miedo a casarme y mi matrimonio va muy bien, pero bueno es cuestión de cada uno.

  3. Pues pienso que el matrimonio es para todos, me refiero a que todos deberían darse la oportunidad. Es una decisión difícil pero no veo por qué si se hace un compromiso atreverse a la decisión de casarse, votos ante Dios, una confesión pública de tu amor por una compañera.

  4. Pues me parece que así es que hay que vivir la vida, sin preocuparse por el mañana, pero sabiendo que llegará, y cuando llega pues ahi mirar que se puede hacer con el próximo mañana y asi indefinidamente……….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.