Cuando viajas a cualquier país te puedes llevar una sorpresita con los grandes consumos que llegas a generar sin darte cuenta. Y por eso te llevas las manos a la cabeza cuando ves que todo tu presupuesto, que tan cuidadosamente habías elaborado y juntado, se esfumó.
Para que no te pase tan a menudo, tengo una serie de ideas que te permitirán ahorrar dinero tanto antes de salir de viaje como durante el mismo.
Ahorrar antes y durante el viaje
Entremos en contexto, como sabes me encanta viajar y en los últimos años he visitado más de 34 países y en muchos de ellos he estado temporadas de hasta 3 meses. Me encanta estar todo el tiempo que puedo en un mismo lugar, te permite conocer mucho más la cultura y la dinámica de la ciudad.
Sin embargo, el factor que más nos interesa a la hora de hacer un plan de viaje es el dinero, por eso he pensado en dejarte un par de ideas que pueden ayudarte.

Compra en mercados y tiendas de barrio, no en supermercados

Sí, cuando echas esa mirada rápida te parece más conveniente y más barato hacer tu compra en un supermercado, pero no te engañes.
Cuando vas a comprar solamente un par de cositas, sales de allí con dos billetes menos en la cartera. Y lo sabes. En un supermercado todo está cuadrado al milímetro para que hagas compras por reflejo, compulsivas y del tipo “ya que estoy…”, que terminan aumentando la factura una barbaridad.
Si vas a una tienda o a un mercado de barrio, es mucho más sencillo para ti evitar las compras neuróticas y llevarte solamente aquello que buscas. Y de una incluso acabas ahorrando más, porque con frecuencia puedes reciclar envases y comprar a granel.
Además, esta forma de comprar te permite establecer y controlar mejor tu presupuesto. Una tienda o colmado de barrio fluctúa menos sus precios por lo general; mientras que un supermercado los revisa prácticamente a diario… Tanto a la baja como al alza. Y esos cambios, quieras que no, se notan.
Y puede parecerte que no vas a ahorrar, pero créeme a largo plazo se nota que sí que has ahorrado.

Revisa tus sanguijuelas y parásitos

Nuestros padres solamente pagaban luz, agua, coche, teléfono y comunidad, y poco más.
Hoy en día nosotros pagamos luz, agua, gas, hipoteca o alquiler, comunidad, coche, teléfono, internet, televisión, servicios de streaming (Netflix, Spotify, etc.), suscripciones variadas (apps, gimnasio, formaciones, libros y/o revistas, etc.), seguros… Y alguna cosa más que se me haya olvidado.
Por eso la idea va de reducir al mínimo imprescindible los gastos superfluos, y de optimizar aquellos que no puedes suprimir.
Para este fin puedes optar por planes de servicios convergentes en materia de telecomunicaciones, y aprovechar los descuentos de fidelización que ofrecen las empresas que proveen estos paquetes.
Si puedes disfrutar de teléfono en casa, móvil con datos, conexión a internet y televisión con una única factura y sin sorpresas, divino. Y si esta empresa además te regala suscripciones a servicios como Netflix, HBO, Spotify o similares, ¡pues mejor que mejor!
Y ojo, deja de crear cuentas por cada persona que habita en casa. A veces sale mejor para el bolsillo tener una sola cuenta de Netflix o de Amazon que tres o cuatro polulando por ahí.

Transfiere los dos consejos anteriores a cualquier contexto

Esto que te acabo de contar funciona también para ahorrarte costes extra cuando estás de viaje. Puede que ya lo sepas y puede que no, pero te lo cuento igual.
Cuando te da por salir de tu continente las cosas se pueden desmadrar bastante.
Pensando en ello, el otro día me dio por buscar posts que sirvan de ejemplo. Y encontré uno que hablaba sobre todo lo que necesitas saber sobre tu seguro de viaje a EEUU que me hizo pensar en costes sumergidos.
Los costes económicos del viaje no se recuperan (aunque puedas llegar a ganar como para cubrirlos), y el tiempo que toma conseguir los trámites de acceso al país y llegar hasta allí tampoco (y eso sí que no hay forma de compensarlo).
Por eso, para el otro tipo de costes que tenemos, que son las cuestiones que pueden encarecer el viaje y que al mismo tiempo lo hacen más cómodo, hay que vigilar y decidir bien.
Continuando con el ejemplo del post que encontré, no comprarías ni un seguro baratero que te deje con el culo al aire cuando más lo necesitas, ni uno exageradamente caro que te cubra más de lo que jamás necesitarás. La idea, desde luego, es tener algo que cubra justo lo que necesitas, ni más ni menos.
También es importante saber los lugares donde vas con bastante antelación, esto te servirá para elegir bien y ahorrarte en costos si compras tiquetes de transporte con bastante tiempo.
Por eso a la final, si de verdad quieres viajar y el problema que te frena es el tema del dinero, puedes solventarlo con un poco de orden en tus gastos mensuales, y te aseguro que tendrás un ahorro considerable en pocos meses que te vendrá genial para ese viaje que sueñas con hacer.
Yo llevo un par de meses ahorrando porque quiero darme una escapada próximamente. Así que todo es posible, con un poco de visión, claridad y propósito.
Cuéntame ¿Cuáles trucos tienes hoy para ahorrar antes y durante el viaje?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.