La vida nos lleva a muchos cambios en nuestra rutina. Por ejemplo: cambiar de casa, de universidad, de trabajo, de pareja…
Nuestra existencia está llena de momentos y emociones, pero ¿Cómo reaccionamos ante estos cambios?
Cada persona es diferente a otra y por eso lo que para algunos es una gran oportunidad de conocer, aprender, experimentar… Para otros es la catástrofe, porque están acostumbrados a una monotonía a un mundo cuadrado, donde todo es como lo vienes haciendo y [piopialo]un cambio puede ser perjudicial y bien difícil de asimilar.[/piopialo]


CambiosYo he tenido muchos cambios en mi vida.
Cuando era adolescente tuve muchos “noviecitos”, lo cual generaba un cambio cada que terminaba y empezaba con otro, ya que era conocer otra persona, otro grupo de amigos y dejar el anterior atrás o decidir ser amiga de tu ex. Lo cual también era otra experiencia diferente llena de sobresaltos y sensaciones que no puedes controlar.
Esos fueron los primeros cambios que experimenté. Sin contar los obvios que fueron salir del jardín a la escuela y de ésta al colegio.
Hasta ahí era normal. Pasados los años llego el cambio de hogar. Me fui a vivir a Cali y fue un cambio muy grande hasta ese momento, ya que dejar de vivir cómodamente con tus padres a vivir con reglas, control en casa de tíos como invitada fue muy difícil.
Cambiar costumbres, amigos, empezar a trabajar, fue un cambio de vida total, pero fue un cambio para bien, donde aprendí, me equivoqué y asumí mis errores con responsabilidad y mente abierta para el aprendizaje y la experiencia nueva.
En mi primer trabajo tuve muchos cambios.
Al principio acostumbrarme a trabajar con bases de datos en C++, y luego pasar a una en Fox –Pro me demostró y me enseñó que siempre en sistemas hay algo mejor. Algo que te facilita la vida y hace todo más ágil y hermoso.
Después de unos meses entré a estudiar y fue un cambio porque entrar a una universidad, conocer gente, una metodología de estudio diferente no es fácil, pero aprendí.
Pasado el tiempo vino mi primer trasteo en Cali, cambio de barrio solamente porque seguí con mis tíos a régimen militar. Cambié mis novios inestables por una relación serie y real, con responsabilidades y compromisos.
Luego cambié de trabajo y entré a una multinacional, donde la gente, el trabajo y el ambiente es diferentes.
Unos años después de acostumbrarme al calor, a los amigos, al tráfico, al ambiente, decidí un nuevo cambio en mi vida: vivir en Bogotá y con mi pareja, lo cual no es una decisión fácil y llevó mucho tiempo decidir.
Fue necesario dejar atrás lo que había construido y volver a empezar. Conseguir apartamento, trabajo, ubicarme y hacer amigos, pero cada día uno aprende algo, como ya les he dicho: [piopialo]lo importante es no ver los cambios como obstáculos sino como oportunidades.[/piopialo]
Estoy segura que todos hemos tenido cambios en nuestra vida, desde algunos bien pequeños hasta unos mucho más grandes, y de seguro cada uno tiene su propia experiencia sobre estos, para bien o para mal.
Sin conocer ningún caso en particular, puedo afirmar que de todos los cambios vividos son para aprender algo:
No cometer los mismos errores, por ejemplo. O de que gracias a Dios realizaste el cambio y tu vida dio un giro importante y te llevó a alcanzar la meta que veías tan lejos.
Recuerda: [piopialo]no le tengas miedo al cambio, afróntalo con valentía y aprende todo lo que puedas de el[/piopialo]

5 comentarios

  1. 🙂 Creo que los cambios son necesarios, para dejar la rutina y comenzar a afrontar nuevas experiencias y oportunidades que se nos presentan dia a dia.
    El problema que yo veo es que muchas veces, por nuestros propios temores o por aquellos infundados por razones externas, nos NEGAMOS a estos cambios, y es asi como nos quedamos estancados en un estilo de vida, que para muchos resulta comodo y de cierta manera suficiente para sobrevivir.
    Siendo sincera, yo me considero una de esas personas, pero admiro a aquellas que logran vencer todo lo demas y siguen avanzando por este largo camino que es LA VIDA.
    EliLonMac

    1. Eli yo no lo veo como estar estancados, simplemente han descubierto la comodidad en su situación y eso no es algo malo, por el contrario es bueno, si así son felices (eres feliz) ¿Cuál es el problema? 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.