No quería que este día se acabara sin escribir algo sobre nuestros primeros 11 años juntos. Digo “primeros”, porque al paso que vamos serán muchos más y confieso que de momento espero de corazón que así sea.
Digo “de momento”, porque el que me conoce sabe que soy muy realista y siempre digo que las cosas no son para siempre, aunque hay muchas excepciones y desearía formar parte de ellas, tengo los pies muy puestos en la tierra y sé que a veces la vida da muchas vueltas y lo que hoy creemos que es nuestro o sentimos, mañana puede ser algo sumamente diferente.
Así que hay que apegarse con la convicción de que cuando llegue el día que ya no sea tuyo puedas dejarlo en libertad.

Sin embargo, de esto no es de lo que voy a hablar en este post, para nada, lo que voy a compartir con ustedes son nuestros primeros y maravillosos 11 años juntos.
Hemos vivido muchas cosas, unas muy buenas, otras no tanto, pero sobre todo nuestro amor, cariño, respeto y lealtad se han afianzado con cada suceso que hemos vivido y compartido.
Tal vez por eso hoy tenemos una buena relación, nos llevamos bien, nos respetamos, nos queremos, pero sobre todo somos nosotros mismos, con nuestros defectos y cualidades, siendo mejores personas cada día.
Hoy recordamos el momento del “Sí quiero” el primero de muchos “sis”:
Ser novios, un gran paso, al menos para mi que no estaba segura si quería una relación en ese entonces. 19 años tenía, una vida de adolescencia maravillosa, donde disfruté de muchos amigos, fiestas, “parches”, todo lo que en aquella “inocente” época se podía vivir, yo lo hice “casi todo” y eso me sirvió para dar un paso adelante a una relación que desde un principio prometía ser muy seria y creo que fue un buen momento para hacerlo.
Jaime dice que se enamoró desde el primer momento, cosa que no creo 🙂
Yo la verdad me demoré un poco más, siempre he sido de ocultar sentimientos y había tenido una mala experiencia, no quería volver a ser engañada y sentir la frustración de una relación fallida, pues no solo había perdido un novio, lo que más me dolió fue que perdí un gran amigo.
Así que me demoré un poco para enamorarme, confiar y entregarme de cabeza en esta nueva etapa, pero cuando me sentí preparada lo hice y aquí estamos, 11 años después, nos encanta celebrar esta fecha, porque desde el principio todo fue muy bonito.
Hablábamos mucho y compartíamos sueños, deseos y pensamientos, después de tanto tiempo las cosas siguen igual, aunque yo debo decir que quiero más que en ese entonces…
Recuerdo que el día que nos hicimos novios, también era un sábado, fuimos al cine a ver Vertical Limit con Sonia y un amigo y después nos sentamos en un bar a tomar algo y a bailar. Allí, en medio de esta canción, Jaime me hizo la pregunta, esa que en mi época no se usaba “¿quieres ser mi novia?”… y esta se convirtió en una de nuestras canciones:

Nota: Las fotos son de nuestro viaje a Roma en octubre de 2009, uno de los lugares que más me han gustado, por eso las he incluido en este post.
Si quieres leer lo que escribí sobre nuestros 10 años, pues leer esta nota titulada: 10 años han pasado volando

4 comentarios

  1. Ahh, que bonito, yo sí creo que Jaime se enamoró de primera vista, por que a la segunda, seguro no cae,jajajaa, mentiras, pero él si se veía más enamorado que media de montañero, me consta, él tratando de que usted le diera lado y como una villana de las novelas rosas, haciéndolo sufrir, pero bueno, creo que valió la pena tanta insistencia y ahora los dos pueden recordar esos momentos con una sonrisa, sin resquemores de ninguna clase..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *