Seguro que muchas personas al igual que yo están familiarizadas con el dicho “es como montar en bicicleta” cuando nos referimos a algo que es sumamente fácil o que difícilmente se puede olvidar. En estos días viendo el nuevo video de Ricardo Arjona (Vida) dónde sale una persona montando en bicicleta, llegaron a mi mente muchos recuerdos sobre mi infancia (gracias también a la letra de la canción).
Aunque esos recuerdos llegaron principalmente a la bicicleta, ya que al menos en la mía fue de las cosas que aprendí cuando era muy pequeña y creo que me han marcado para siempre. Recuerdo haber tenido triciclo, bicicleta con ruedas atrás, pero nada cuando llegó la bicicleta que podía manejar yo solita, la hicieron especialmente para mi y fue genial cuando pude montar la primera vez sin caerme.
Desde luego fueron muchas las «costaleadas» que me pegué (caídas), pero montar en bicicleta llego a ser lo mejor del mundo.
Montando en bicicletaHacer programa con mis amigas para montar patines, bicicleta, jugar al balón o a las muñecas fue de las mejores cosas de mi infancia. Claro que una vez tuve una caída tan fuerte montando patines que casi me quedo sin mandíbula y ni que decir de la bicicleta, aún le tengo un poco de miedo a bajar las lomas muy empinadas (en mi pueblo hay más de una), ya que una vez perdí el control y casi me mato.
A pesar de ello, siempre lo intento de nuevo, procuro vencer mis miedos y volver a probar, porque eso fue hace tanto tiempo, que justo ahora cuando acabo de cumplir 30 años, me doy cuenta que estoy creciendo (en edad, al menos) y muchas cosas van quedando atrás, muy lejos de mi, tan solo en mi memoria, que no es que sea la mejor del mundo.
Por eso me toca escribir cuando me acuerdo o con preguntarle a mis amigos (de infancia) o a mi familia, porque no logro retener todo lo que me ha pasado en la vida. Lo bueno es que tengo a mi lado grandes personas que siempre me recuerdan lo que hice, eso sí solo las cosas buenas, porque las malas las borre del disco duro y a nadie le pido que me las recuerde.
Aquí les dejo dos apartados de la canción que nos dejan entrever, desde luego, que aquí estamos solo de paso.

…mientras el cabrón del calendario
no te hace jamás ningún favor.

Recibí el 2000 con pirotecnia
ya no rento ni padezco soledad
desde el parto ya comparto la epidemia
de este síndrome de la caducidad.

Para ver el video completo dar clic aquí.

5 comentarios

  1. Que chistoso! Yo nunca monte en bicicleta, por obvias razones, pero sabes que hacia cuando pequeña? me hacia en la punta de una calle empinada y me soltaba… imaginate como llegaba abajo, eso eran solo gritos y risas =D Que bonito recordar viejos tiempos.

    1. jajaja Caro tu eres la embarrada, me imagino como sería eso, la locura jajaja..
      No podemos olvidar que recordar es vivir, a mi me encanta cuando algún momento, situación, canción o conversación, me hacen recordar algún bello momento de mi infancia o de mi vida 🙂
      Un abrazo 🙂

  2. Ahhh, que chevere recordar las montadas en bicicleta, de las caidas que me pegue, las cicatrices que me quedaron, del miedo que me da motar de día, solo lo hacia de noche y tardecito, cuando no hubiera mucho carro estorbando, las pocas veces que monte en el día era caida segura, una vez casi que me destortillo contra el coliseo, en la actualidad ni de fundas me monto en un aparato de esos, escasamente en la estática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.