Así es, hoy estamos cumpliendo exactamente 365 días de haber salido de nuestro querido país, de dejar a nuestra familia y emprender una nueva aventura, solos, lo cual no ha sido tan terrible como al principio pude uno llegar a imaginar.
Lo cierto es que nunca lo pensé, pero es lo que se supone debo decir, ¿no?
Hace un año, miércoles de ceniza, para ser exactos, salimos rumbo a México y una semana después ya estábamos en nuestro nuevo hogar (Santiago de Compostela).
¿Qué les puedo contar de este año que ha pasado tan rápido? cómo pasan los días cuando todo es una maravilla, así es, esta experiencia ha sido más que satisfactoria, espero que para ambos, pues para mi ha sido genial.

En RomaComo ya les he contado en otros mensajes hemos conocido y viajado tanto como hemos podido y se nos ha permitido, lo digo en términos económicos, no crean que somos prisioneros o que no nos dejan salir del país sin un permiso, para nada, pero a pesar de que viajar aquí puede llegar a ser económico en comparación con nuestro país, lo cierto es que a veces no se cuenta con dinero o tiempo.
Otras veces es el clima el que no ayuda para que uno pueda salir y tomarse un fin de semana lejos de casa. A pesar de ello hemos estado en varias ciudades de España y en otros países, por lo cual no ha sido un mal año, en lo que se refiere a viajes, de hecho he conocido más en este año que en 28 que viví en Colombia.
Cada sitio ha traído su propia experiencia y podría decirles, de lo que conozco, que la mejor ciudad para caminar es Roma, a pesar de la congestión de  turistas, ya que por donde quiera que mires tienes algo hermoso por descubrir. En octubre tiene un clima agradable para caminar por sus calles y conocer esta increíble ciudad.
El lugar para sorprenderse puede ser París, pues todo es extravagante, dorado y muy pomposo, tal vez por eso el francés es así, tienen su razón para ello.
Si quieres orden y ver que las cosas funcionan como debería, además de paisajes hermosos y montañas increíbles, Suiza es el lugar ideal, un paraíso para la vista, para los pulmones y para uno mismo, hasta el agua, que según leí, es de la más saludables, no sé si es cierto, pero lo que sí es verdad es que es de las más ricas que he tomado y no tuve que comprar una botella de agua en mis viajes a este lugar.
Para descubrir tendrías que ir a Australia, un país multicultural con personas amables y con atardeceres sorprendentes y si quieres sentirte como en casa ve a México, donde las personas son defensoras de su cultura, sus costumbres. Un lugar maravilloso, aunque muy contaminado para mí gusto, pero que te sorprende.En Suiza
Para vivir por ahora España está bien, aunque si pudiera escoger otra ciudad o país lo haría por el solo hecho de conocer otra cultura.
Lo mejor de vivir en España es el poderte comunicar en castellano, lo cual facilita mucho la adaptación. Además porque es un país con historia, donde la gente ha vivido de todo un poco y encuentras personas cerradas, pero también personas amables que te hacen sentir en casa.
Santiago sería el mejor vividero del mundo sino fuera por su clima tan frío, aunque esto no ha sido tan terrible como llegué a imaginar.
Eso sí, concuerdo con que hace falta días más alegres para poder disfrutar de esta hermosa región que es Galicia, pues es una pena que por su clima poco se pueda salir a recrearse y conocer. Claro que mitad de primavera, todo el verano y mitad de otoño este pedazo de España es un paraíso increíble.
Tal vez más adelante cuando conozca un poco más y descubra unos sitios mucho mejores pueda cambiar de opinión, pero por ahora lo que he conocido y lo que he vivido en cada sitio me hace quedar con ganas de más.
Quiero volver a Italia, Francia, Portugal, Australia y sobre todo Suiza, quiero conocer más de España y visitar lugares nuevos como Inglaterra, Irlanda, Noruega, Polonia, Alemania, Holanda, Rusia y porque no Japón e India y desde luego que extraño Colombia, su gente, mi familia, mis amigos, su comida, sus paisajes,.
Sin embargo, he vivido 28 años allá y si tengo la oportunidad de conocer otros sitios, otras personas, otras culturas, otros sabores, ¿por qué lamentarme por no estar en mi país y dejar de aprovechar lo que tengo aquí?
Es verdad que son culturas, paisajes, idiomas, comidas, sabores y olores diferentes, pero no es malo para nada.
Es verdad que aquí no se comen arepas y las empanadas no son iguales y difícilmente consigues una bandeja paisa o un buen ajiaco y no hay la variedad de frutas que encuentras en nuestra amada tierra, pero también es cierto que descubres que se pueden comer otro tipo de comidas que no llegarás a ver en tu país.
Las personas viven de acuerdo a la estación, cosa que no pasa en Colombia, que el orden, el cumplimiento de las normas, el respeto y la tranquilidad pueden ser posibles en un mundo donde todos somos tan diferentes.
Que viajar, tomarte la vida con calma y descansar es un derecho y una necesidad, no un premio y un lujo que pocos pueden darse.
Eso es lo que he aprendido este año y aún no sabemos si serán más, tal vez mañana estemos rumbo a Colombia o a otro lugar, no lo sé, pero lo que si sé es que cada día de este año lo he vivido con intensidad, con amor, con pasión, con entrega y sobre todo con los ojos abiertos a lo nuevo.
Una gran parte de mi corazón está en mi país pero puedo compartir con ellos esto que estoy viviendo así sea por medio de estos mensajes o llamadas o charlas con mi madre por Skype hacen que cada día sea mejor que el anterior y realmente espero que antes de volver a mi país pueda seguir conociendo y llenándome de vivencias, porque en este viejo continente la vida es muy diferente.

5 comentarios

  1. Hola Diana Soy tu compañero en un curso virtual en la UNAD. Que mujer tan interesante… Te felicito, haz aprovechado el tiempo, que bueno tenerte como compañera de curso. Un abrazo.

  2. Este año paso como un soplo, si eso me parecio a mi, que estoy en el mismo sitio, no me imagino, lo que fue para ustedes, que se la pasaron de rechupete, pero igual con las postales que me madaba de cada sitio, a parte de compartir las fotos y las experiencias es una forma de conocer estos sitios mágicos, utilizando un poco la imaginación y soñando, con algún día conocer una mínima parte personalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.