Los viajes de regreso al hogar traen consigo, entre muchas cosas, reencuentros con familiares y amigos que hacen que el tiempo que estés en casa sea grato y maravilloso.
Después de mucho tiempo sin ver personalmente a muchas personas de la familia y aquellas amistades que se convierten en mucho más que familia, es indescriptible lo bien que se pasa, los momentos tan gratos que se pueden vivir… En fin, que pocos reencuentros son malos, por el contrario son demasiado buenos.

En Sevilla
Esto fue antes de salir y perderme totalmente en el tequila

A mi éste resiente encuentro, me ha servido para reunirme con primos, tíos y tías que llevaba años sin ver; amigas y amigos que al pasar los años siguen como si nada, con la misma sonrisa fácil, sinceridad y palabras que te hacen pasar un rato inolvidable. Me ha ayudado a valorar y extrañar aquello que no tengo donde estoy actualmente, pero que agradezco, por el solo hecho de saber que siempre estarán allí de alguna manera y sobre todo que estuvieron cuando realmente contaba.
Pero bueno, no estamos para dramas, tan solo quiero rememorar y sobre todo dejar constancia de lo bueno que lo pase en los últimos meses mientras veía y compartida con mi familia y amigos. Yo al menos la pase bien, espero que ellos y ellas se hayan divertido igualmente, y sobre todo que tengamos nuevos recuerdos para recapitular en otro momento que nos volvamos a encontrar, porque eso sí, no me cabe duda de que muchas de las aventuras han ido a formar parte de nuestra pequeña historia.
Sin más, aquí algunas imágenes de lo mejor de las fiestas navideñas y del último viaje a Colombia:

PD. Esta semana que tenga mejor Internet subo más fotos…
A pesar de la demora, ya pude subir algunas fotos más… Espero les gusten, aunque hay muchas más que luego tratare de poner en otras notas 🙂
 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.