Hace unos días cumpliendo con una de las obligaciones de vivir en este país que es pagar impuestos. Recordé esta caricatura de Mafalda, donde abiertamente habla de los deberes que uno tiene, tanto cuando es niño, como cuando eres una persona adulta.


A muchas personas no les gusta hablar de ello, así como otras hablan tanto que se quejan por todo: “mucho trabajo”, “mucho estudio”, “exámenes”, “tareas”, “muy caros los impuestos este año”, “los pagos de salud”, “hipotecas”, así como el resto de obligaciones que se tengan.
Pero creo que como dice Mafalda, cuando alguien te pregunta por tus deberes u obligaciones, debe estar en la capacidad de esperar que tú le cuestiones los suyos.
Si no, lo realmente inteligente ahí es mejor no preguntar.

8 comentarios

  1. jajajaj si!!! Y todavía abunda la gente metida! jajajaja si fueran amigos no importa, uno se confía lo que sea, pero a un X? jajaja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.