Después de ver alguna iglesia más, muchos turistas caminando, otros montando bicicleta mientras conocen la ciudad, hemos encontrado esta señora en la puerta de su casa, exhibiendo su arte y con una canastita para que los turistas le dejen una propina, fue genial, cuando la vi recordé a mi madre, es una buena idea ¿no crees?
Tejedora en Brujas

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.