Viendo el final de Castle cuando Beckett se queda con el taco en su garganta y no le dice a Castle lo que siente. Tan solo porque aparece su ex, que al parecer están en negociaciones por volver. Me hizo recordar cuando Miranda de Sex and the City está a punto de decirle a Steve que está enamorada de él, pero antes él la interrumpe y le dice «no te preocupes ya no estoy enamorado de ti» – Qué baldado de agua fría….

Omero enamoradoViendo esto me ha dado mucho para pensar. Nunca he sido muy expresiva, decir «te quiero» para mi era sumamente difícil, y eso que tuve personas muy especiales en mi vida. Pero me pregunto, si en este momento viviera esa situación, si sería capaz de decirle, aunque lo vea con otra, aunque me diga que ya no me quiere. Me pregunto si  ¿tendría el valor de decirle lo que siento? aunque sea solo por sacarme el taco de adentro. La verdad es que no podría soportar lo que viven estos personajes. Como soy ahora creo que lo diría. Estoy un 98% segura que podría hacerlo.
Cuando era más joven tal vez no. Era tímida en ese sentido y no quería enamorarme. Recuerdo que intensamente me gustaron unas cinco personas (pocas para la cantidad de novios que tuve). Pero la más intensa de todas y con la cual no tuve ni siquiera la intención de un beso fue a mis 16 años. Recuerdo que estuve tan encaprichada con un chico, o como en mi época le decíamos «tragada», pero nunca  fui capaz  de decirle algo. La traga fue tal que yo no lo podía ver. Sentía que el mundo se me paralizaba. No era capaz de hablar, el corazón se me salía del pecho… Mis amigas sufrían mis delirios cuando lo veía, pues la de moretones que les hice en sus brazos. Hoy en día ellas lo recuerdan y  me lo echan en cara.
Pero lo cierto es que nunca me atreví a decirle lo que sentía y gracias a este sentimiento perdí una mala amiga. Pues él me gustaba tanto y fue una traga que duró tanto tiempo. Por lo cual todas mis amigas cercanas sabían lo que sentía. Esta «amiga» en particular siempre me decía que cómo me fijaba en él si era tan feo. Al principio pensaba que era su manera de ayudarme a sacármelo de la cabeza. Hasta me encarreto con su primo para que pasara página. Según ella para ayudar. Lo que realmente quería era tener a ese feo y puedo apostar que al principio no sentía algo por él. Solamente era para presumir que ella lo pudo conseguir y yo no. En ese momento descubrí que hay personas tan manipuladoras y falsas que son capaces de  decir y hacer cosas que luego tienen que tragarse, tan solo por envidia. Lo bueno es que a pesar de que duraron bastante, para mi gusto, ella sufrió mucho en esa relación y el tipo poco a poco se me salió. Gracias a esta experiencia aprendí a escoger mejor mis amistades..
Como dato curioso nos volvimos más amigos gracias a esa relación. Pues le causaba curiosidad que siendo tan amigas, de la noche a la mañana Enamoradosnos separamos totalmente. Y a ella le molestaba que él me visitará o hablara conmigo. Yo la aleje de mi vida por completo. Al parecer él nunca supo lo que yo sentía. Pues hoy en día cuando hablamos y recordamos aquella época, me pregunta por una traga que invente cuando hablando «como amigos» me preguntó quién me gustaba. De esta manera pude ocultar que era él por quien suspiraba y hasta consejos me daba para engatusar a mi «traga». Era muy chistoso.
Sin embargo, viendo estos programas, me pregunto: ¿Por qué no le dije que era él? ¿Habría cambiado en algo las cosas? No creo que hubiese cambiado el presente que vivo, pero en su momento hubiese sido genial. Lo que sentía por él es de las cosas más agradables que he sentido por alguien jamás y en ese entonces con tanta inocencia en mi, era realmente intenso.
Lo bueno de que nunca hubiese pasado nada es el recuerdo que tengo de él. Siempre será el chico que me paralizaba el mundo cuando lo veía acercarse. Por quien me sentaba en la puerta de mi casa, esperando que pasará por allí. Fue genial esa época y me encanta recordarlo de esa manera. Hoy en día cuando lo veo con sus años y kilos de más, no siento nada de nada. Así que agradezco que haya pasado lo que pasó, pues así como estamos estamos bien y me parece genial tener estos bonitos recuerdos 😉

4 comentarios

  1. jajajaj que chistoso! Por un lado, algo parecido me pasó a mi, hace unos años, es solo verlo para comenzar a tartamudear =D y tuve una disque amiga que me lo quito y me lo restrego en la cara, nunca mas los volvi a ver ni a hablar con ellos, hoy en día tienen un nene y se odian casi a muerte, o por lo menos eso es lo que se por medio de amigas =D

  2. Ay no, recuerdos aquellos que no volveran, definitivamente era la mejor época, cuando se vivia ilusionadas, sin esperanzas, porque el amor platónico, ni siquiera lo voltiaba a ver a uno, era rico sentirse así, más con la inocencia de esos años, que no se le ocurria a uno que se podia manipular a alguien para que se fijara, como ocurre en estos tiempos, ya es muy dificil que el pajaro se vaya vivo, yo me acuerdo de un chico que pasaba a caballo, todos los días chorreaba la baba, viendolo pasar y me imaginaba que era como el principe de las novelas, que me montaria en su caballo y me llevaria a algún sitio bien bonito.
    Dutante mucho tiempo me duró la ilusión, aunque el tonto ese ni siqueira me volteaba a ver, para ver, que hace algunos años, lo vi tan feo, que no me imaginé de que me pegué, y ahi si me quiso echar los perros, cuando ya para que, se le pasó el tiempo de ser el principe, para convertirse en sapo, jajaajaj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.