Tras unas horas de descanso, algo de trabajo y ya listos para enfrentar el día, tomamos uno de los primero trenes que van a KL Senter, una de las estaciones de tren más importantes del país y donde teníamos que tomar el otro tren que nos llevaría cerca de la casa de nuestro anfitrión. Como ya lo habrán deducido, nuestro viaje no es que este muy planeado. Tenemos alguna información de aquí y allá, algunos blogs interesantes que hemos estado revisando, así como datos de interés. Pero en general no sabemos mayor cosa, por lo que es una aventura totalmente y aunque pretende ser una “aventura low cost”, lo cierto es que a veces olvidamos ponerle atención a pequeños detalles, que después descubrimos.

Tren en KLTransporte desde el aeropuerto
Por ejemplo, para llegar del aeropuerto a la estación KL Sentral se puede tomar un taxi, un tren o un bus. Los dos primeros pueden ser los más costosos. El taxi puede costar más de 80MYR (20€) y el tren (que fue lo que tomamos) cuesta 70MYR (17,5€) por los dos pasajes. Sin embargo, después descubrimos que el bus, aunque demora más, cuesta tan solo: 10MYR (2,5€). Así que sí, este fue nuestro primer gasto costoso. Por no ser más precavidos en estos temas y buscar la manera de ahorrar. Aunque eso sí, viajar en el tren es todo un lujo. Es cómodo, llegas bastante más rápido que en bus, tiene aire acondicionado a tope y fuera de eso Internet. Lo dicho, vale lo que cuesta pero te deja un buen mordisco en la billetera 🙂
El dilema de comprar un tiquete sin monedas
Calles Data
Tras llegar a KL Senter debíamos tomar otro tren que nos dejaría en la estación recomendada por nuestro host. A las 6 de la mañana no hay oficinas abiertas y toca comprar los tiquetes en las maquinas expendedoras. Todo sería maravilloso si las maquinas recibieran nuestros billetes, como no lo hacía fuimos a cambiar billetes por monedas y tampoco. Dimos vueltas, porque muchas tiendas no tenían monedas para cambiar. Un dato que debe ser importante tener en cuenta, ya que al parecer las monedas son importantes para comprar los tiquetes que te sirven para el transporte público y los tenderos no las cambian a menos que compres. Así y todo no te dan todo el cambio en monedas.
Cuando ya nos estábamos dando por vencidos, abrieron las ventanillas y pudimos comprar los tiquetes sin problema. Estos tiquetes son mucho más económicos. El costo de cada uno hasta nuestro destino es de 1MYR (0,25€) y nos llevó en menos de 20 minutos. Así las cosas eran como las 7:20am cuando llegamos. No al final del trayecto, pero al menos un paso más cerca de ello.
Sorteando obstáculos mientras buscamos a nuestro anfitrión
Tras varios intentos de buscar la dirección dada por nuestro host en el mapa del móvil. Emprendimos el camino que nos llevaría a su hogar. El camino no fue nada “pacifico”, por el contrario era toda una trampa de obstáculos. En este sector no saben lo qué es un andén, ni mucho menos tienen idea de cómo utilizarlo. La mayoría son trampas mortales, bastante inseguro e inestable. Por lo que es necesario tener mucho cuidado.
Cara de ZombiesAsí que tras varios minutos de caminata insegura por el barrio, llegamos a lo que se supondría sería la calle de nuestro anfitrión. Sin embargo, no lo era. Mientras nos comunicábamos con él y cuadrábamos dónde vernos, nos dieron casi las 9 de la mañana. Al fin cansados, nos sentamos y esperamos que apareciera y antes de darnos por vencidos el chico llegó con su gran sonrisa y buena actitud, que no tienes forma de enojarte salvo sonreír y agradecer que haya aparecido al fin.
Nos ubicó en su casa, que es bastante agradable. Sin lujos, pero muy acogedora y nos dejó listos para dormir y eso hicimos. Yo caí muerta en el acto. Qué cuentos de comer, ni nada (ya habíamos picado las cositas que traíamos del avión) y era hora de descansar. Así que nos tiramos en la cama y nos levantamos casi a las 6 de la tarde. No totalmente descansados, pero al menos, mucho menos zoombies de lo que éramos antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.