Tenemos nuevo Alcalde en Sevilla, Valle y muchos tienen toda su fe puesta en él para que saque adelante nuestro amado pueblo. Por eso hoy todos dicen que hay «una nueva esperanza en el pueblo».
Pero lo cierto es que él no lo puede hacer todo. Es necesario que la gente, los niños, jóvenes, adultos, ancianos, campesinos, trabajadores, desempleados… En fin, el pueblo entero, se ponga la mano en el corazón y ayudemos a nuestra comunidad. Porque el Alcalde no lo puede hacer todo y si nos quedamos con las manos cruzadas esperando que él lo haga todo, no podremos salir adelante, por mas buenas intenciones que tenga él.


AlcaldesÁnimo, porque el trabajo es de todos y para todos. Que estos cuatro años sean el inicio de una época maravillosa para nuestro terruño y que ahora sí la gente valore a sus gobernantes y elijan con la razón no con el bolsillo. Como se ha venido asiendo históricamente en muchos pueblos de Colombia.
Obviamente tener a todos contentos es complicado e imposible. Un desgaste innecesario, pues es una tarea absurda y de nunca acabar.
Como lo dijo el Senador Elmer Arenas, el día de su posesión con la parábola de  el Viejo, el joven y el burro. Preparándonos para lo que va a ser estos cuatro años del nuevo Alcalde. Una lucha entre los que están a favor y en contra, pero a la final lo que importa o debe importar, es lo que el pueblo necesita.
Sea bueno o malo para algunos, es necesario que todos reflexionemos y dejemos de ser egoístas y pensar mejor en el bien de la comunidad y en la manera de aportar para su desarrollo.
Así que la invitación es a que todos trabajemos desde donde podamos para sacar adelante nuestro municipio. Nuestra tierra, que tanto queremos y deseamos ver pujante como fue hace algunos años.
Llena de vida, de calles hermosas de gente sonriente y emprendedora, de jóvenes deportistas, de café y sobre todo gente feliz de vivir en el balcón del Valle.
Ánimo que sí se puede…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.