Los cambios son difíciles de asumir y ahora en España con la nueva Ley Antitabaco que está en vigor desde el 2 de enero de 2011, hay muchos bandos:
Los que dicen “esto nos afecta a todos, tantos los que fumamos como los que no fuman”. Otros que están de acuerdo de poder ahora comer en sitios libres de humo, y desde luego muchos en contra.


Todos tienen razón, desde sus puntos de vista, pero lo cierto es que cuando tienes la posibilidad de saber lo que es salir de rumba o de copas y no llegar a casa pasado a pucho, cuando ni siquiera fumas (porque cuando lo haces qué más da, todo tú huele a humo).
Ahora puedes acostarte y no dejar toda tu casa pasada a cigarro y no solo la alcoba: la cama, la almohada y la ropa o tener que darte una ducha a las 4 de la mañana porque el olor es insoportable.
Esta sensación “sin humo” es indescriptible y estoy segura que muchos ni saben de qué les hablo, porque ya están tan acostumbrados a esto que no lo deben ni siquiera extrañar.
Pero mi pregunta es: ¿Acaso a los fumadores les importa esto? ellos solo ven que ahora no tienen derechos, que se acabo eso de finalizar la comida y fumarse un cigarro con el postre o el café o salir de rumba y fumarse dos cajetillas de una vez, en vez de bailar un poco más.
A ellos no les importa que en su mesa o en la mesa de los lados hayan niños comiendo mientras ellos fuman.
En 33 meses nunca alguien se ha disculpado porque fuma al lado mío, mientras yo estoy empezando mi comida (de las cosas más fastidiosas que he vivido), pero como les digo a ellos eso que les importa, si nosotros ya nos “acostúmbranos” a que son ellos los que tienen derecho y nosotros solo podemos aguantar el humo, porque si no nos gusta, somos nosotros los que nos tenemos que ir, no ellos.
Ahora las cosas han cambiado y la gente de los bares dice que las ventas bajarán porque ahora ya no se comen el postre o toman el café porque no pueden fumar o ya no consumen más cerveza porque no es lo mismo tomar cerveza con el pucho al lado que sin él.
Ellos no han pensado que tal vez ganen algunos clientes que antes no salían precisamente por no tener que soportar el humo de los demás. Eso seguro no saldrá en ninguna estadística.
También están los que dicen que los perjudicados serán los vecinos con la gente fumando en la calle (cosa que hacían o hacen desde siempre).
Además, los fumadores se quejan porque les toca salir a fuera a fumar, teniendo en cuenta la época de invierno, con el frío y la lluvia que hace, es que no hay consideración con ellos. Definitivamente sufren demasiado y la Ley es toda una vergüenza, como dicen.
Tal vez esto dure solo un mes o diez años, eso no lo sabemos, yo solo puedo decir que ayer pude disfrutar entrar a un lugar a comer y no tener que pasar por la sección de fumadores y salir pasada a humo, así estuviera en la sección de no fumadores.
Porque lamentablemente eso es una gran mentira, en los lugares cerrados el humo se pega hasta de donde no se debe, sino qué me dicen de los aeropuertos de España con su “sección de fumadores”, pasas a un par de metros de allí y todo huele a humo, porque eso no sirve para nada, es una gran mentira, pero les encanta promocionar y decir que tienen una sección especial para los fumadores” y la gente se lo cree.
Claro, hasta que pasan por ahí y se dan cuenta que sería igual si fumaran fuera que dentro de esas cajas.
Pero con quejas, reclamos y demás, tratando de buscar la manera de hacerle trampa a la Ley y así digan todos que las ventas bajarán, que el cigarrillo no se venderá más y a los negocios les irá muy mal, lo cierto es que eso no es verdad.
La gente seguirá fumando, más, o menos, eso que importa, pero seguirán en las mismas, porque es un vicio de esos difíciles de dejar y así les toque mojarse para poder fumarse el pucho lo harán porque no tienen alternativa.
Así que lo que nos toca hacer es esperar a ver qué pasa, si en unos días quitan la Ley o tal vez pueda sobrevivir a los primeros meses de cambio, que siempre son los más duros.
Mientras, disfrutaré cuanto pueda, escucharé y veré las quejas de unos y otros, porque como digo todos tienen razón, pero como todo vicio no debería existir y es que en España el tema de fumadores es increíble.
[piopialo]En Colombia no vi tantos fumadores como los hay aquí, es de verdad impresionante.[/piopialo]

Anécdota sin humo o con mucho humo

Para finalizar como anécdota les cuento que al principio cuando llegué, muchas personas con las que tuvimos contacto, fuman y no solo cigarrillos, sino también marihuana y depende la rumba se meten hasta cocaína (cosa más que común por aquí).
Ellos empezaron a ofrecernos, cuando les decíamos “no, gracias”, nos decían, “pero si son de Colombia como que no fuman si ustedes la fabrican”.
La mejor respuesta y con lo que nos los quitamos de encima fue: “nosotros la fabricamos, pero son ustedes los que la consumen” y esa es la verdad.
El hecho de que vivas en un país con x o y características no quiere decir que tu seas así o que tengas esos hábitos ¿Cuándo la gente entenderá que tú puedes ser diferente a tu país de nacimiento o a tu familia?

2 comentarios

    1. jajaja… Es verdad, las comparaciones son odiosas, pero en ese tema los viciosos aquí no se notan porque el país y muchas personas tienen dinero, en cambio allá resaltan porque son uno pobres sin familia, sin ayuda del estado y sin nada (la cruda realidad) 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.