En estos días he tenido una gran dosis de libros románticos y me causa mucha curiosidad leer que para las personas es tan difícil reconocer cuando realmente aman a alguien.
Decir te quiero, parece ser la mejor forma de estar expuestos al dolor, la humillación y estar a merced de otro, según estos libros. Aunque si nos ponemos a pensar en la vida “real”, parece ser que muchos así lo creen en realidad.

Por qué es tan difícil decir te amo

Yo recuerdo que para mi fue muy difícil decir “Te amo”, pero no porque pensará que me iban a hacer daño o tal vez si, ya no lo recuerdo.
Sin embargo, pienso que la verdad es que nunca lo llegué a sentir, que no era amor lo que pasaba en mi vida en ese momento. Había un cariño, un sentimiento, pero amor era una palabra demasiado grande y precisa para mí.
Creo que por eso nunca la dije o si la dije sería una vez no más y a pesar de ello, creo que sí estuve enamorada una vez y me queda la duda de saber si esa persona lo supo en su momento.
Hoy en día, en cambio, el amor es lo que rige mi vida.
La seguridad de tener a alguien al lado a quien quieres y que estás segura que también te quiere, es demasiado bueno y maravilloso como para no disfrutarlo y aprovecharlo por el temor de que algún día te destroce la vida. Creo que es un riesgo que hay que correr. La vida es muy corta para andarnos con rodeos y lamentaciones.
Y como me he dado cuenta que a pesar de todo soy una romántica, aquí les dejo unas de las declaraciones de amor más bonitas que he leído:

“Podría decirte «te amo»… y así es. Nunca quise amar, ni a ti ni a ninguna otra mujer. Nunca he querido arriesgarme, nunca he querido que me obligasen a averiguar si podía soportar la tensión.
En mi familia, amar no es fácil, no es un simple sentimiento alegre que hace a todo el mundo feliz. El amor, para nosotros, para mí, siempre iba a ser dramático, poderoso, inquietante… una fuerza ingobernable. Una fuerza que me controla, y no al revés.
Sabía que no iba a gustarme… Y no me gusta. Pero… no es, por lo que parece, algo sobre lo que yo pueda decidir. Pensaba que estaba a salvo, que mis defensas eran fuertes e inviolables, lo bastante sólidas para que una mujer no pudiese traspasarlas así como así.
Y durante muchos años ninguna las traspasó. Hasta que llegaste tú. No recuerdo haberte invitado, ni siquiera recuerdo haberte abierto la puerta… Sólo me volví un día y ahí estabas tú… una parte de mí.
No sé qué es lo que logrará convencerte, pero nunca te dejaré escapar. Eres mía, la única mujer con la que puedo imaginarme casado.
Tú puedes compartir mi vida. Puedes ser mi compañera en todas las aventuras que emprenda, no una espectadora distante que lo contemple todo desde la barrera. Tú estarás en el centro de todo, a mi lado. Y allí te querré siempre, a mi lado.
Quiero construir una vida contigo, formar un hogar contigo, tener hijos contigo. Eso es lo que significas para mí. Eres la mujer que quiero, ahora y para el resto de mi vida. El único futuro que quiero es estando a tu lado.”

Libro: La propuesta de un canalla de Laurens Stephanie

“Con mi cuerpo te venero; con mi corazón te adoro. Te amo. Y si quieres que lo repita un millar de veces, lo repetiré. Todo el tiempo que sea necesario, hasta que aceptes ser mi esposa.”

Libro: El juramento de un libertino de Laurens Stephanie

Los libros es que son súper bonitos y dicen lo que a veces nos cuesta decir con nuestras propias palabras ¿No crees?

2 comentarios

  1. Que romantico amiga! Yo creo a veces es difícil no solo decírselo a una persona que te gusta, también a la familia, yo soy de pocas palabras cariñosas, me he dado cuenta de que si tienes a tu familia diciéndotelo todo el tiempo, tu aprendes a hacerlo, pero sino, es de locos que cuando eres adulto tu familia te reproche el que no digas 'te quiero' o 'te amo' cuando nunca te lo han inculcado…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.