Muchas veces nos encontramos haciendo cola para ciertas diligencias y en Bogotá tu ves cola hasta para subirte al transmilenio. Por eso y por ser la capital hay mucha sobrepoblación, ves los centros comerciales llenos todo el tiempo y en esta gran ciudad hay mas de uno, así y todo mantienen a reventar.
Hay parques dentro de la ciudad como el Simón Bolívar pero siempre está lleno. Hasta las bibliotecas, los bancos, ni hablar. Por más tecnología que ofrecen ahora para hacer transacciones les gusta ponernos a hacer cola y perder el tiempo.

Ni que hablar de los realitis, que artos si sacan nuestros canales nacionales y algunos internacionales, y gracias a ellos muchos se van a hacer largas colas para participar y tener la oportunidad. Una en un millón (que en este caso seria mucho más), pero intentando es que se sabe.

¿Por qué les cuento sobre esto?

Pues ya he visto las grandes colas que hace la gente para participar en El factor X, latín América idol, protagonistas de novela…, pero nunca las había vivido en carne propia. Hasta el fin de semana pasado, que estaban en las convocatorias de el Jugador, un reality del canal RCN, donde los concursantes deben responder a diferentes preguntas y engañar a sus rivales para que se salgan antes que uno.
En él no necesariamente gana el que más responda, pues dependiendo de la malicia y astucia puede ganar el que más mal le va. Es muy al estilo de quien quiere ser millonario, del canal caracol, pero mucho más «fácil» de ganar.
La cosa es que Jaime se enteró de las convocatorias y quería ir a presentarse. Estuvieron las convocatorias en Bogotá desde el viernes 30 de marzo hasta el domingo 1 de abril, pero como buenos colombianos fuimos el último día y después de una hora de cola no alcanzamos a pasar pues llegamos a las 4 y a las 5:20 p.m. dijeron que no recibían más gente.
Y detrás de nosotros la cosa seguía, era una de esas colas «larguitas».
Así que perdimos nuestra oportunidad, pero puedo contarles que la experiencia es entretenida, pues gracias a Dios no llovió y la gente que estaba al lado nuestro era bien interesante.
Entonces no la pasamos comadreando y rajando de qué haría uno si se ganara 200 millones de pesos. ¿Qué locura cierto?
Pero bueno algunos tienen suerte, ojalá que el que se los gane los necesite y los utilice bien.
Les dejo algunas fotos que me gustan, porque había detrás de Jaime unos grafittis muy bonitos. Toda una obra de arte callejero.

Espero los disfruten y me cuenten si alguna vez han hecho cola para un reality y cómo les ha ido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *