Mi experiencia con la educación virtual es muy positiva. Gracias a la existencia de dicha modalidad puedo vivir donde quiera y estudiar en una Universidad en Colombia.
Igualmente, si lo quisiera luego podría hacer un curso, Maestría o Diplomado en una institución de Australia, Estados Unidos, Argentina, Londres o cualquier otro lugar sin tener que trasladarme allí. Desde luego, no hay nada como la experiencia de vivir y estudiar en otro país, pero las oportunidades y las posibilidades existen.
Ahora ya no hay excusas que valgan para no estudiar, para no seguir adelante y aprender un oficio, una profesión, para hacer lo que siempre has querido, académicamente hablando.
EstudiandoMuchas personas me preguntan cómo es eso de estudiar de manera virtual. Si es más fácil y mejor que asistir a una Universidad donde tienes que ir todos los días, cumplir horarios y vértelas con tutores y compañeros que en muchas ocasiones en vez de ayudar entorpecen el proceso.
Lo cierto es que esto no es mejor ni peor, simplemente es diferente. Estudiar de manera virtual no es menos exigente que cuando pasas muchas horas en un salón de clase con un profesor al frente.
De hecho estudiar de manera virtual puede llegar a ser mucho más riguroso, porque careces precisamente de ese maestro que siempre está allí una o dos horas hablando interminablemente sin que nadie le pare bolas.
Cuando estudias de manera virtual aprendes a valorar eso, pero sobre todo aprendes a ser responsable con tu tiempo y con el tiempo de los demás. Cuando estudias desde casa, eres tú el dueño de tu proceso de aprendizaje y de aprovechar cada segundo que el tutor te brinda para explicarte o guiarte frente a un problema.
No es más sencillo, por el contrario puede llegar a ser más difícil que cuando vas a clase todos los días y puedes ver cara a cara a tu tutor y compañeros.
Estudiando a tope
Aquí los compañeros están al otro lado de un computador y en mi caso al otro lado del charco. Puede que sean buena gente, pero difícilmente les veras la cara y en muchas ocasiones después de terminar una materia no volverás a saber de ellos.
Porque hacer relaciones de manera virtual es mucho más difícil que hacerlas personalmente. Así las cosas, todo puede llegar a ser más complejo y en ocasiones te sentirás solo, agobiado y abandonado. Pero todo depende de lo que tú quieras de la vida y de cómo estés asumiendo tu educación.
En general, para mi ha sido una gran experiencia, no ha sido nada fácil, nunca fui autodidacta y me cuesta mucho concentrarme y estudiar sola. Pero lo llevo poco a poco, paso a paso y aunque me demore unos años más para terminar, no tengo afán.
Disfruto el momento, el proceso y sobre todo la oportunidad de poder estudiar de esta manera que para mi es muy práctica, ya que puedo estar en cualquier parte del mundo presentando un examen, un trabajo, tener los módulos de estudio en mi ordenador y siempre estar conectada con mi aula de clase y con mis compañeros, que algunos semestres son los mejores del mundo, pero en otras ocasiones son tan normales como serian cualquier otra persona que está estudiando por estudiar.Leyendo
Así que si me preguntas si te recomiendo o no estudiar de manera virtual, solo puedo decirte, que todo depende de ti, de tu compromiso, de lo que quieras hacer con tu vida, de la disponibilidad de tiempo que tengas, pero sobre todo de la paciencia y las ganas de aprender, que a la final son las cosas que nos dan el empujen y nos mantienen al lado del cañón, listos para seguir adelante.

¿Tu qué prefieres estudiar a distancia o de manera tradicional? ¿Alguna experiencia para contar?

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.