No te ha pasado cientos de veces que piensas hacer algo: una llamada, mover algo de lugar, decirle algo a alguien, escribir algo… Pero dices: «en un momento lo hago«. Haces otra cosa y plop se ha ido.
Porque cuando al fin vas a hacer lo que pensaste, alguien lo hizo primero, ocurrió un accidente, se te olvido la gran idea, ya no es importante, etc. Todo por no haberlo hecho inmediatamente. Por esperar, muchas veces, ese «momento ideal» para hacerlo.
El Momento idealDebo decirte, tal vez muy equivocada de mi parte, pero es lo que pienso: que ese momento ideal no existe.
No hay un momento ideal para nada en particular. Nunca hay un buen momento para cortarte el pelo. Para cambiar de novio. Para irte de la ciudad. Para decirle a alguien lo que sientes.
[piopialo vcboxed=»1″]El momento ideal es aquí y ahora.[/piopialo]
Que sí, que mañana puedes llamar a tu amiga porque es su cumpleaños, pero ¿Por qué no hacerlo hoy que es su no cumpleaños?
¿Por qué tienes que esperar a que tu pareja te diga que te quiere, para tú decirle lo mismo, si llevas semanas sintiéndolo?
¿Por qué no visitar a tus padres este fin de semana si es lo que de verdad quieres hacer, en ves de irte de rumba con tus amigos?
¿Por qué no sacar adelante esa idea que tienes en mente pero que para muchos es una locura?
Muchas veces puede que no estemos preparados para lo que vendrá después. Eso es normal y es completamente comprensible. Pero no deberíamos dejar de hacer cosas buscando el «momento ideal» porque, si a eso vamos, nunca llegará ese tan anhelado día.
Así que mi invitación el día de hoy es a que actúes. A que no esperes que llegue ese «flechazo», esa pista que te haga dar el salto.
Si tienes una idea: llévala a cabo. Si quieres a alguien: díselo. Si no quieres ver más a alguien no lo hagas.
Pero deja de vivir de apariencias. Deja de hacer cosas con las que no te sientes a gusto y sobre todo deja de no hacer cosas esperando que llegue el momento ideal, la oportunidad perfecta o un cambio en la situación.
El momento es ahora, el día es hoy. Así que como dicen los españoles: mueve el culo. Haz algo y sobre todo haz que cuente.
Sí, puede que al principio sea una mierda, que lo hagas mal, que la embarres y que luego tengas que volver a hacerlo, repetirlo, disculparte.
Así y todo te aseguro que te sentirás mejor que si no lo hubieses intentando, si no lo hubieses dicho, si no lo hubieses parado.
Mi madre solía decirme: «Es mejor colarada un rato que pálida toda la vida» y mira que tenía y tiene razón.
Así que adelante, corre por tus sueños, por tus anhelos, por esa persona que quieres, por ese proyecto imposible de hacer. Empieza, da el paso y deja de pensar tanto en el tema, de darle vueltas, actúa. Hoy es un gran día para empezar.

¿Por qué mover el culo hoy?

Te preguntarás, después de todo estas palabras, por qué hoy salgo con este tema.
Muy sencillo, porque a mi me ha pasado y por eso he aprendido a hacer las cosas cuando las pienso.
Estoy tratando, en la medida de lo posible, de no dejar las cosas para luego. No es que siempre lo consiga, pero al menos ya tengo conciencia del tema y trabajo cada día por solucionarlo. De ejecutar más, lamentarme menos, pero sobre todo disfrutar el aquí y el ahora. Porque en definitiva nunca habrá un mejor momento que este.
Para finalizar, te invito a que pienses en ello y sobre todo actúa.
Puede que no estés de acuerdo conmigo, pero todos los días son el momento ideal para hacer las cosas maravillosas que tienes en mente.
Haz del mundo un lugar mejor para ti y los tuyos, pero sobre todo no dejes las cosas para luego. Nada peor que vivir lleno de arrepentimientos y pensando «qué habría pasado si…» Créeme, no quieres ser de esas personas, así que vive y disfruta sin remordimientos.
Reflexión:

¿Alguna vez te ha pasado algo que aún el día de hoy lamentas? ¿Crees que estarías en una situación diferente si hubieses tomado un camino que decidiste evitar por alguna razón? ¿Te das cuenta que cada semana estoy un poquito más loca?

6 comentarios

  1. Creo que a todos nos habrá pasado y seguirá pasando, siempre en algún momento de nuestras vidas se quedó lo que pudo haber sido y no fue, nos quedaremos con la duda de si lo que se dejó de hacer hubiera sido mejor o peor.

  2. Ay, neni, pienso totalmente cómo tu…Y por eso me hallo en tanto embrollos, suelo asustar a los chicos con mi entusiasmo y mi sinceridad. Porque si me sale decir un te quiero no me voy a cortar, no sabemos cuanto tiempo nos queda aquí y sé que el mejor momento es el aquí y el ahora. Ya sólo falta encontrar a otra persona que piense cómo yo y todo fluya…
    Es aplicable a todos los aspectos de mi vida, pero en el resto esta filosofía me va de lujo!!
    Chu!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.